LECTURAS DEL MIÉRCOLES I DE CUARESMA 21 DE FEBRERO (MORADO)…

Cuando sean juzgados los hombres de este tiempo, la reina del sur se levantará el día del juicio para condenarlos…

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

SAN PEDRO DAMIÁN CARDENAL Y DOCTOR DE LA IGLESIA

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 24, 6. 3. 22

Recuerda, Señor, que tu ternura y tu misericordia son eternas, y no permitas que nos derrote el enemigo. Sálvanos, Dios de Israel, de todas nuestras angustias.

ORACIÓN COLECTA

Mira con bondad, Señor, la devota entrega de tu pueblo y ya que con sus privaciones se empeña en dominar su cuerpo, haz que con el fruto de sus buenas obras se fortalezca su alma. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo…

ó bien:

Concédenos, Dios todopoderoso, seguir las enseñanzas y los ejemplos del obispo san Pedro Damián, para que, prefiriendo en todo a Cristo, estemos siempre entregados al servicio de tu Iglesia, y así lleguemos al gozo de la luz eterna. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo…

LITURGIA DE LA PALABRA

Los habitantes de Nínive se arrepintieron de su mala conducta…

Del libro del profeta Jonás: 3, 1-10

En aquellos días, el Señor volvió a hablar a Jonás y le dijo: “Levántate y vete a Nínive, la gran capital, para anunciar ahí el mensaje que te voy a indicar”.

Se levantó Jonás y se fue a Nínive, como le había mandado el Señor. Nínive era una ciudad enorme: hacían falta tres días para recorrerla. Jonás caminó por la ciudad durante un día, pregonando: “Dentro de cuarenta días Nínive será destruida”.

Los ninivitas creyeron en Dios, ordenaron un ayuno y se vistieron de sayal, grandes y pequeños. Llegó la noticia al rey de Nínive, que se levantó del trono, se quitó el manto, se vistió de sayal, se sentó sobre ceniza y en nombre suyo y de sus ministros, mandó proclamar en Nínive el siguiente decreto: “Que hombres y animales, vacas y ovejas, no prueben bocado, que no pasten ni beban; que todos se vistan de sayal e invoquen con fervor a Dios y que cada uno se arrepienta de su mala vida y deje de cometer injusticias. Quizá Dios se arrepienta y nos perdone, aplaque el incendio de su ira y así no moriremos”. Cuando Dios vio sus obras y cómo se convertían de su mala vida, cambió de parecer y no les mandó el castigo que había determinado imponerles.

Palabra de Dios. 

Te alabamos, Señor.

Del salmo 50

R/. A un corazón contrito, Señor, no lo desprecias.

Por tu inmensa compasión y misericordia, Señor, apiádate de mí y olvida mis ofensas. Lávame bien de todos mis delitos y purifícame de mis pecados. R/.

Crea en mí, Señor, un corazón puro, un espíritu nuevo para cumplir tus mandamientos. No me arrojes, Señor, lejos de ti, ni retires de mí tu santo espíritu. R/.

Tú, Señor, no te complaces en los sacrificios y si te ofreciera un holocausto, no te agradaría. Un corazón contrito te presento, y a un corazón contrito, tú nunca lo desprecias. R/.

ACLAMACIÓN   JI 2, 12-13

 

R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.

Todavía es tiempo, dice el Señor, conviértanse a mí de todo corazón, porque soy compasivo y misericordioso. R/.

A la gente de este tiempo no se le dará otra señal que la del profeta Jonás…

Del santo Evangelio según san Lucas: 11, 29-32

En aquel tiempo, la multitud se apiñaba alrededor de Jesús y éste comenzó a decirles: “La gente de este tiempo es una gente perversa. Pide una señal, pero no se le dará más señal que la de Jonás. Pues así como Jonás fue una señal para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del hombre para la gente de este tiempo.

Cuando sean juzgados los hombres de este tiempo, la reina del sur se levantará el día del juicio para condenarlos, porque ella vino desde los últimos rincones de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón.

Cuando sea juzgada la gente de este tiempo, los hombres de Nínive se levantarán el día del juicio para condenarla, porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Te ofrecemos, Señor, estos dones que tú mismo nos has dado, para consagrarlos a ti; y concede que, así como los vas a convertir para nuestro bien en sacramento, así también se conviertan para nosotros en remedio de eternidad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Sal 5, 12

Que se alegren, Señor, cuantos en ti confían, que se regocijen eternamente porque tú estás con ellos.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor Dios, que no cesas de nutrirnos con tus sacramentos, concédenos que al permitir que los recibamos como alimento, nos obtengan la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO

Opcional

Protege, Señor, a tu pueblo y purifícalo bondadosamente de todos sus pecados, porque ninguna adversidad podrá hacerle daño, si ninguna maldad llega a dominarlo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Evangelio del día: El signo de Dios es su perdón y misericordia…

image

San Lucas 11,29-32 – I Miércoles de Cuaresma: El signo que Jesús promete es su perdón a través de su muerte y de su resurrección…

Evangelio según San Lucas 11,29-32

El signo que Jesús promete: En aquel tiempo, al ver Jesús que la multitud se apretujaba, comenzó a decir: “Esta es una generación malvada. Pide un signo y no le será dado otro que el de Jonás. Así como Jonás fue un signo para los ninivitas, también el Hijo del hombre lo será para esta generación. El día del Juicio, la Reina del Sur se levantará contra los hombres de esta generación y los condenará, porque ella vino de los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón y aquí hay alguien que es más que Salomón. El día del Juicio, los hombres de Nínive se levantarán contra esta generación y la condenarán, porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás y aquí hay alguien que es más que Jonás Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

¿Cuál es el signo de Jonás?… Jesús promete el signo de Jonás. Antes de explicar este signo, reflexiones sobre “el síndrome de Jonás”, lo que el profeta tenía en su corazón. Jonás no quería ir a Nínive y huyó a España.

Jonás pensaba que tenía las ideas claras: la doctrina es ésta, se debe creer esto. Si ellos son pecadores, que se las arreglen; ¡yo no tengo que ver! Este es el síndrome de Jonás.

Y Jesús lo condena. Por ejemplo, en el capítulo vigésimo tercero de san Mateo los que creen en este síndrome son llamados hipócritas. No quieren la salvación de esa pobre gente.

Dios dice a Jonás: pobre gente, no distinguen la derecha de la izquierda, son ignorantes, pecadores. Pero Jonás continúa insistiendo: ¡ellos quieren justicia! Yo observo todos los mandamientos; ellos que se las arreglen.

He aquí el síndrome de Jonás, que golpea a quienes no tienen el celo por la conversión de la gente, buscan una santidad de tintorería, o sea, toda bella, bien hecha, pero sin el celo que nos lleva a predicar al Señor.

El Señor ante esta generación, enferma del síndrome de Jonás, promete el signo de Jonás. En la otra versión, la de Mateo, se dice: pero Jonás estuvo en la ballena tres noches y tres días…

La referencia es a Jesús en el sepulcro, a su muerte y a su resurrección. Y éste es el signo que Jesús promete: contra la hipocresía, contra esta actitud de religiosidad perfecta, contra esta actitud de un grupo de fariseos.

[…] El signo que Jesús promete es su perdón a través de su muerte y de su resurrección. El signo que Jesús promete es su misericordia, la que ya pedía Dios desde hace tiempo: “misericordia quiero, y no sacrificios”.

Así que el verdadero signo de Jonás es aquél que nos da la confianza de estar salvados por la sangre de Cristo.

Hay muchos cristianos que piensan que están salvados sólo por lo que hacen, por sus obras. Las obras son necesarias, pero son una consecuencia, una respuesta a ese amor misericordioso que nos salva. Las obras solas, sin este amor misericordioso, no son suficientes.

Por lo tanto el síndrome de Jonás afecta a quienes tienen confianza sólo en su justicia personal, en sus obras. Y cuando Jesús dice “esta generación perversa”, se refiere a todos aquellos que tienen en sí el síndrome de Jonás.

Pero hay más: El síndrome de Jonás nos lleva a la hipocresía, a esa suficiencia que creemos alcanzar porque somos cristianos limpios, perfectos, porque realizamos estas obras, observamos los mandamientos, todo. Una grave enfermedad, el síndrome de Jonás.

Mientras que el signo de Jonás es la misericordia de Dios en Jesucristo muerto y resucitado por nosotros, por nuestra salvación. (Homilía en Santa Marta, 14 de octubre de 2013)

Oración de Sanación

Señor, vengo en este momento ante Ti arrepentido de toda palabra malsana que ha salido de mis labios, de todos mis actos impuros y de todo mal pensamiento que se ha cosechado en mi alma.

Ven y ábreme la puerta de tu misericordia. Sé que mis malas acciones han sido impresas sobre tu cruz, una cruz en donde se encuentra mi salvación y a la que continuamente le fallo.

En aquellos tiempos, pueblos enteros volvieron su corazón hacia Ti por medio de la firme predicación de tus profetas, es por ello que deseo escucharte hoy a través de los tuyos

Quiero pedirte hoy, Dios mío, que abras mi corazón y mi entendimiento para responder con firmeza a tu llamado, para tomar conciencia de mi condición de amigo y hermano.

Mi Dios, mi luz y mi inspiración, dirige mis días según tu voluntad, concédeme la gracia de la verdadera conversión y de la perseverancia final. No permitas que nunca dude de ti, de tu amor, de tus promesas.

Te alabo, te bendigo y te glorifico porque eres un Dios grande y poderoso, un Dios que sabe dejar su gracia sobre un espíritu débil como el mío para hacerlo fuerte y resistente a las adversidades

Ayúdame a crecer cada día en la fe, en la esperanza, en la caridad y a mostrar estas virtudes con las obras de misericordia a mis semejantes.

Permite que sea un cristiano auténtico, que ofrezca un testimonio verdadero de tu amor y ser tu colaborador en la construcción de un mundo mejor. Amén

Propósito para hoy

Hablaré sólo cosas buenas y positivas de los demás, alentando y dando esperanzas a todos; sin importar si mi mundo se me esté viniendo encima.

Frase de reflexión

“La verdadera caridad es un poco atrevida: no tengamos miedo a ensuciarnos las manos para ayudar a los más necesitados” Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com


 

LECTURAS DEL MARTES I DE CUARESMA 20 DE FEBRERO (MORADO)…

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre…

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

BEATA JACINTA MARTO NIÑA

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 89, 1-2

Señor, Tú has sido nuestro refugio de generación en generación. Desde siempre y por siempre Tú eres Dios.

ORACIÓN COLECTA

Mira, Señor, a tu familia y concede que mientras afligimos nuestro cuerpo con la penitencia, nuestro espíritu se vea iluminado por el deseo de estar cerca de ti. Por nuestro Señor Jesucristo…

LITURGIA DE LA PALABRA

Mi palabra hará mi voluntad…

Del libro del profeta Isaías: 55, 10-11

Esto dice el Señor: “Como bajan del cielo la lluvia y la nieve y no vuelven allá, sino después de empapar la tierra, de fecundarla y hacerla germinar, a fin de que dé semilla para sembrar y pan para comer, así será la palabra que sale de mi boca: no volverá a mí sin resultado, sino que hará mi voluntad y cumplirá su misión”.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.

Del salmo 33

R/. El Señor libra al justo de todas sus angustias.

Proclamemos la grandeza del Señor y alabemos todos juntos su poder. Cuando acudí al Señor, me hizo caso y me libró de todos mis temores. R/.

Confía en el Señor y saltarás de gusto, jamás te sentirás decepcionado, porque el Señor escucha el clamor de los pobres y los libra de todas sus angustias. R/.

Los ojos del Señor cuidan al justo y a su clamor están atentos sus oídos. Contra el malvado, en cambio, está el Señor, para borrar de la tierra su recuerdo. R/.

Escucha el Señor al hombre justo y lo libra de todas sus congojas. El Señor no está lejos de sus fieles y levanta a las almas abatidas. R/.

ACLAMACIÓN   Mt 4, 4

 

 

 

R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.

No sólo de pan vive el hombre, sino también de toda palabra que sale de la boca de Dios. R/.

Ustedes oren así…

Del santo Evangelio según san Mateo: 6, 7-15

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando ustedes hagan oración no hablen mucho, como los paganos, que se imaginan que a fuerza de mucho hablar, serán escuchados. No los imiten, porque el Padre sabe lo que les hace falta, antes de que se lo pidan. Ustedes, pues, oren así:

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tu Reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Si ustedes perdonan las faltas a los hombres, también a ustedes los perdonará el Padre celestial. Pero si ustedes no perdonan a los hombres, tampoco el Padre les perdonará a ustedes sus faltas”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Dios creador todopoderoso, estos dones que hemos recibido de tu generosidad, y concédenos que los auxilios temporales que nos das nos sirvan para la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I- V de Cuaresma

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Sal 4, 2

Cuando te invoqué me escuchaste, tú, Dios, defensor mío, y en la tribulación me consolaste; ten piedad de mí y escucha mi oración.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Concédenos, Señor, por la celebración de estos misterios, que, al esforzarnos por dominar los deseos terrenales, aprendamos a amar las realidades celestiales. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO

Opcional

Señor, Dios, que tu bendición fortalezca a tus fieles; que sea consuelo en su aflicción, paciencia en las adversidades y protección en los peligros. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Evangelio del día: Rezar el Padrenuestro. Orar al que te dio la vida…

image

San Mateo 6,7-15 – I Martes de Cuaresma: ¡Tú debes rezarle al Padre nuestro! Tú debes orar a quien te engendró, al que te dio la vida…

Evangelio según San Mateo 6,7-15

Jesús nos enseña el Padrenuestro: “En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Cuando ustedes hagan oración no hablen mucho, como los paganos, que se imaginan que por mucho hablar serán escuchados. No los imiten, porque el Padre sabe lo que les hace falta, antes de que se lo pidan. Ustedes, pues, oren así: Padre nuestro que estas en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tu Reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Si ustedes perdonan las faltas a los hombres, también a ustedes los perdonará el Padre celestial. Pero si ustedes no perdonan a los hombres, tampoco el Padre les perdonará a ustedes sus faltas”. Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco

La oración no es algo mágico, no se hace magia con la oración. A nosotros, Jesús nos enseña: “No debemos ir con tantas palabras donde Él”, porque Él lo sabe todo.

La primera palabra del Padrenuestro es “Padre”, esta es la clave de la oración. Sin decir, sin escuchar esa palabra no se puede orar. ¿A quién debo orar?, ¿al Dios Todopoderoso?, demasiado lejos. Ah, esto no lo siento. Jesús ni siquiera lo sentía.

¿A quién debo orar?, ¿al Dios cósmico?, un tanto habitual en estos días, ¿no?… orar al Dios cósmico, ¿no? ¡Tú debes rezarle al Padre!… Tú debes orar a quien te engendró, al que te dio la vida. No a todos: a todos es demasiado anónimo. A ti, a  mí.

Y también orar a aquel que te acompaña en tu camino: que conoce toda tu vida. Todo: lo que es bueno y lo que no es tan bueno. Él lo sabe todo. Si no empezamos la oración con esta palabra, no dicha de los labios, sino dicha desde el corazón, no podemos orar en cristiano…

Tenemos un Padre. Cercanísimo, ¡eh!, que nos abraza… Todas estas preocupaciones, inquietudes que tenemos, dejémoslas al Padre: Él sabe lo que necesitamos.

Padre, ¿qué?, ¿mi padre? No, ¡Padre nuestro! Porque no soy hijo único, ninguno de nosotros, y si no puedo ser un hermano, será difícil convertirme en un hijo de este Padre, porque es el padre de todos. Sin duda que es el mío, pero también de los demás, de mis hermanos. Y si no estoy en paz con mis hermanos, no puedo decirle «Padre» a Él.

Jesús, después de habernos enseñado el Padrenuestro, subraya que si no perdonamos a los demás, tampoco el Padre perdonará nuestros pecados. Es muy difícil perdonar a los demás, verdaderamente es muy difícil, porque siempre tenemos aquel pesar dentro…

No se puede orar con enemigos en el corazón. Esto es difícil, sí, es difícil, no es fácil. «Padre, no puedo decir Padre, no me viene». Es cierto, yo lo entiendo. «No puedo decir nuestro, porque este me hizo esto, eso y…» ¡no se puede! «Estos deben de ir al infierno, ¿no? ¡no son de los míos!».

Pidamos hoy al Espíritu Santo que nos enseñe a decir «Padre» y a poder decir «nuestro», haciendo la paz con todos nuestros enemigos (Homilía en Santa Marta, 16 de agosto de 2013)

Oración de Sanación

Señor Jesús, quiero hoy que me ayudes a reparar mis fuerzas para que con tu gracia divina pueda salir victorioso de las situaciones adversas y de los enemigos que quieren verme caer

Quiero unirme a Ti en la oración al Padre que nos ama, nuestro Padre, para que su poderoso nombre sea santificado por siempre, y que su Reino y su poder siempre esté dentro de nosotros.

Oh Padre, que nunca prevalezcan mis deseos, sino que se haga siempre tu voluntad perfecta, que ilumina mi vida y que quiere que yo sea feliz cumpliendo con tus promesas y mandatos divinos

Te pido perdón Padre por todas mis faltas. por mis omisiones, por la indiferencia con la que a veces trato a los demás, por mis malas actitudes y mi falta de compromiso en anunciarte y serte fiel.

Dame la gracia de perdonar y de olvidar, sabes bien que eso es lo que quiero. Descubrir tu voz que me invita a la reconciliación a dejar atrás el dolor y las desgracias vividas.

No permitas nunca que el enemigo malo se apodere de mí. Tú conoces los problemas y sentimientos que me embargan, las cargas que me preocupan, las circunstancias que me perturban, Todo te los entrego.

Quiero ser un hijo tuyo amado, que sepa obedecerte y amarte por encima de todo y dejar que me hables al corazón.

Con tu ayuda venceré, porque tu amor dura para siempre y tu misericordia llena mi alma de paz y tranquilidad al saberme consolado por Ti. Amén

Propósito de hoy

Haré un acto pequeño acto de caridad con alguien que no tolero mucho sin que nadie se de cuenta.

Frase de reflexión

“Cristo siempre es fiel. Pidamos para que también nosotros le seamos siempre fieles”. Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com


LECTURAS DEL LUNES I DE CUARESMA 19 DE FEBRERO (MORADO)…

Porque estuve hambriento y me dieron de comer, sediento y me dieron de beber…

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

SAN CONRADO DE PIACENZA EREMITA

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 122, 2-3

Como están los ojos de los esclavos, fijos en las manos de sus señores, así están nuestros ojos fijos en el Señor, Dios nuestro, esperando su misericordia. Ten piedad de nosotros, Señor, ten piedad.

ORACIÓN COLECTA

Conviértenos, Dios, Salvador nuestro, y para que nos sean provechosas las prácticas cuaresmales, ilumina nuestro espíritu con la sabiduría del cielo. Por nuestro Señor Jesucristo…

LITURGIA DE LA PALABRA

Juzga a tu prójimo con justicia.

Del libro del Levítico: 19, 1-2. 11-18

En aquellos días, dijo el Señor a Moisés: “Habla a la asamblea de los hijos de Israel y diles: ‘Sean santos, porque yo, el Señor, soy santo. No hurtarán. No mentirán ni engañarán a su prójimo. No jurarán en falso por mi nombre; eso sería profanar el nombre de su Dios. Yo soy el Señor.

No oprimas ni explotes a tu prójimo. No retengas hasta el día siguiente el salario del que trabaja para ti. No maldigas al sordo, ni pongas tropiezos ante el ciego. Teme a tu Dios. Yo soy el Señor.

No seas injusto en la sentencia, ni por favorecer al pobre ni por respeto al poderoso. Juzga con justicia a tu prójimo. No andes calumniando a los tuyos ni des testimonio contra la vida de tu prójimo. Yo soy el Señor.

No odies a tu hermano ni en lo secreto de tu corazón. Trata de corregirlo, para que no cargues tú con su pecado. No te vengues ni guardes rencor a los hijos de tu pueblo. Ama a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor’ “.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.

Del salmo 18

R/. Tus palabras, Señor, son espíritu y vida.

La ley del Señor es perfecta del todo y reconforta el alma; inmutables son las palabras del Señor y hacen sabio al sencillo. R/.

En los mandamientos del Señor hay rectitud y alegría para el corazón; son luz los preceptos del Señor para alumbrar el camino. R/.

La voluntad del Señor es santa y para siempre estable; los mandatos del Señor son verdaderos y enteramente justos. R/.

Que te sean gratas las palabras de mi boca y los anhelos de mi corazón. Haz, Señor, que siempre te busque, pues eres mi refugio y salvación. R/.

 

ACLAMACIÓN   2 Co 6, 2

 

 

 

 

R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.

Ahora es el tiempo favorable, ahora es el día de la salvación. R/.

Cuando lo hicieron con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron.

Del santo Evangelio según san Mateo: 25, 31-46

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando venga el Hijo del hombre, rodeado de su gloria, acompañado de todos sus ángeles, se sentará en su trono de gloria. Entonces serán congregadas ante él todas las naciones, y él apartará a los unos de los otros, como aparta el pastor a las ovejas de los cabritos, y pondrá a las ovejas a su derecha y a los cabritos a su izquierda.

Entonces dirá el rey a los de su derecha: ‘Vengan, benditos de mi Padre; tomen posesión del Reino preparado para ustedes desde la creación del mundo; porque estuve hambriento y me dieron de comer, sediento y me dieron de beber, era forastero y me hospedaron, estuve desnudo y me vistieron, enfermo y me visitaron, encarcelado y fueron a verme’. Los justos le contestarán entonces: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o encarcelado y te fuimos a ver?’ Y el rey les dirá: ‘Yo les aseguro que, cuando lo hicieron con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron’.

Entonces dirá también a los de la izquierda: ‘Apártense de mí, malditos; vayan al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles; porque estuve hambriento y no me dieron de comer, sediento y no me dieron de beber, era forastero y no me hospedaron, estuve desnudo y no me vistieron, enfermo y encarcelado y no me visitaron’.

Entonces ellos le responderán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de forastero o desnudo, enfermo o encarcelado y no te asistimos?’. Y él les replicará: ‘Yo les aseguro que, cuando no lo hicieron con uno de aquellos más insignificantes, tampoco lo hicieron conmigo’. Entonces irán éstos al castigo eterno y los justos a la vida eterna”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Que te sean gratas, Señor, nuestras filiales ofrendas; que santifiquen, por tu gracia, nuestra vida y nos obtengan tu bondadoso perdón. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I- V de Cuaresma

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Mt 25, 40. 34

En verdad les digo que cuanto hicieron con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron, dice el Señor. Vengan, benditos de mi Padre, y tomen posesión del Reino preparado para ustedes desde la creación del mundo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Te rogamos, Señor, que al recibir tu sacramento, experimentemos tu auxilio para el alma y el cuerpo, y así, restaurado todo nuestro ser, alcancemos la plenitud de la salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO

Opcional

Ilumina a tu pueblo, Señor, con la claridad de tu luz, para que pueda descubrir lo que debe hacer y sea capaz de realizar lo que es recto. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Evangelio del día: Juicio final: Ser juzgado por Dios en el amor…

image

San Mateo 25,31-46 – I Lunes de Cuaresma: Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo…

Evangelio según San Mateo 25,31-46

El Juicio Final: “Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso. Todas las naciones serán reunidas en su presencia, y él separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos, y pondrá a aquellas a su derecha y a estos a la izquierda. Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: “Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver”. Los justos le responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?” Y el Rey les responderá: “Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”. Luego dirá a los de la izquierda: “Aléjense de mí, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles, porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber; estaba de paso, y no me alojaron; desnudo, y no me vistieron; enfermo y preso, y no me visitaron”. Estos, a su vez, le preguntarán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de paso o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?” Y él les responderá: “Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo”. Estos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna”. Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco

El tiempo de espera de la llegada del Señor es el tiempo que Él se nos da, con misericordia y paciencia, antes de su llegada final, tiempo de la vigilancia; tiempo en que tenemos que mantener encendidas las lámparas de la fe, de la esperanza y de la caridad, donde mantener abierto nuestro corazón a la bondad, a la belleza y a la verdad; tiempo que hay que vivir de acuerdo a Dios, porque no conocemos ni el día, ni la hora del regreso de Cristo…

Lo que se nos pide es estar preparados para el encuentro: preparados a un encuentro, a un hermoso encuentro, el encuentro con Jesús, que significa ser capaz de ver los signos de su presencia, mantener viva nuestra fe, con la oración, con los Sacramentos, estar atentos para no caer dormidos, para no olvidarnos de Dios.

La vida de los cristianos dormidos es una vida triste, ¿eh?, no es una vida feliz. El cristiano debe ser feliz, la alegría de Jesús… ¡No se duerman!

La espera del retorno del Señor es el tiempo de la acción. Nosotros somos el tiempo de la acción, tiempo para sacar provecho de los dones de Dios, no para nosotros mismos, sino para Él, para la Iglesia, para los otros, tiempo para tratar siempre de hacer crecer el bien en el mundo…

Es importante no encerrarse en sí mismos, enterrando el propio talento, las propias riquezas espirituales, intelectuales, materiales, todo lo que el Señor nos ha dado, sino abrirse, ser solidarios, tener cuidado de los demás.

En el juicio final, el Señor será el pastor que separa las ovejas de las cabras. A la derecha se sitúan los que han actuado de acuerdo a la voluntad de Dios, que han ayudado al hambriento, al sediento, al forastero, al desnudo, el enfermo, el encarcelado, el extranjero… Mientras que a la izquierda están los que no han socorrido al prójimo.

Esto nos indica que seremos juzgados por Dios en la caridad, en cómo lo hemos amado en los hermanos, especialmente los más vulnerables y necesitados…

No tengamos nunca miedo de mirar el juicio final; que ello nos empuje en cambio a vivir mejor el presente. Dios nos ofrece con misericordia y paciencia este tiempo para que aprendamos cada día a reconocerlo en los pobres y en los pequeños, para que nos comprometamos con el bien y estemos vigilantes en la oración y en el amor.

Que el Señor, al final de nuestra existencia y de la historia, pueda reconocernos como siervos buenos y fieles. Gracias. (Cf Homilía de S.S. Francisco, 24 de abril de 2013, Audiencia general, plaza de San Pedro)

Oración de Sanación

Mi Señor, Tú me has llamado a ser feliz, a caminar con valentía ante los nuevos desafíos que me va presentando la vida sabiendo que intervienes en cada paso que doy, confiando todo bajo tu cuidado de Padre generoso. Estoy necesitando de tu amor y de tu presencia en este día para que me acompañes con todas tus fuerzas y asuma mis compromisos con valor y optimismo. Tú eres lo mejor que tengo, el brillo que da sentido a mi vida.

Oh mi Dios, ven y toma mis manos y prepáralas para actuar con servicio, compasión y tenga actos de caridad con los demás. Como lo dijo San Juan de la Cruz: “en el atardecer de nuestras vidas seremos juzgados en el amor”. Pues, aquí me tienes Señor, este siervo tuyo quiere y desea siempre estar dispuesto a servirte con amor, a ver tu rostro en los más necesitados y hacerles sentir tu cercanía y tu apoyo incondicional

Quiero amarte y servirte y para eso necesito de tu poder sanador y restaurador, necesito ser fiel a tus principios y estar lleno de tu bondad para poder irradiar la esperanza prometida en tus Palabras

Sólo Tú, Dios de mi vida, puedes llenar de pureza y nobleza mi alma, que es la que necesito para brindar una atención generosa y llena de caridad. Obras son amores, y quiero que mis obras sean en el mejor regalo de amor que pueda ofrecerte. Gracias por tu actuación poderosa en mi vida, por darme parte de tu Gloria y por dirigir mis pasos con sabiduría ¡Quédate cerca de mí!

Cuento con tu bendición y tu gracia que me bastan para entregar tu amor y tu bondad a todos los demás. Confío en tu poder hoy, mañana y siempre. Amén

Propósito para hoy

Cumpliré con mis responsabilidades con alegría y sin quejarme si me asignan algo que parece injusto.

Frase de Reflexión del Papa Francisco

“Se me parte el corazón cuando pienso en los niños de Irak. Que la Virgen María, nuestra Madre, los proteja”. Papa Francisco

 

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com

LECTURAS DEL DOMINGO I DE CUARESMA 18 DE FEBRERO (MORADO)

En aquel tiempo, el Espíritu impulsó a Jesús a retirarse al desierto…

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

SAN ELADIO DE TOLEDO ARZOBISPO

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 90, 15-16

Me invocará y yo lo escucharé; lo libraré y lo glorificaré; prolongaré los días de su vida.

No se dice Gloria…

ORACIÓN COLECTA

Concédenos, Dios todopoderoso, que por las prácticas anuales de esta celebración cuaresmal, progresemos en el conocimiento del misterio de Cristo, y traduzcamos su efecto en una conducta irreprochable. Por nuestro Señor Jesucristo.

LITURGIA DE LA PALABRA

Pondré mi arco iris en el cielo, como señal de mi alianza con la tierra.

Del libro del Génesis: 9, 8-15

En aquellos días, dijo Dios a Noé y a sus hijos: “Ahora establezco una alianza con ustedes y con sus descendientes, con todos los animales que los acompañaron, aves, ganados y fieras, con todos los que salieron del arca, con todo ser viviente sobre la tierra. Ésta es la alianza que establezco con ustedes: No volveré a exterminar la vida con el diluvio ni habrá otro diluvio que destruya la tierra”.

Y añadió: “Ésta es la señal de la alianza perpetua que yo establezco con ustedes y con todo ser viviente que esté con ustedes: pondré mi arco iris en el cielo como señal de mi alianza con la tierra, y cuando yo cubra de nubes la tierra, aparecerá el arco iris y me acordaré de mi alianza con ustedes y con todo ser viviente. No volverán las aguas del diluvio a destruir la vida”.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.

Del Salmo 24

R/. Descúbrenos, Señor, tus caminos.

Descúbrenos, Señor, tus caminos, guíanos con la verdad de tu doctrina. Tú eres nuestro Dios y salvador y tenemos en ti nuestra esperanza. R/.

Acuérdate, Señor, que son eternos tu amor y tu ternura. Según ese amor y esa ternura, acuérdate de nosotros. R/.

Porque el Señor es recto y bondadoso, indica a los pecadores el sendero, guía por la senda recta a los humildes y descubre a los pobres sus caminos. R/.

El agua del diluvio es un símbolo del bautismo, que nos salva.

De la primera carta del apóstol san Pedro: 3, 18-22

Hermanos: Cristo murió, una sola vez y para siempre, por los pecados de los hombres; Él, el justo, por nosotros, los injustos, para llevarnos a Dios; murió en su cuerpo y resucitó glorificado. En esta ocasión, fue a proclamar su mensaje a los espíritus encarcelados, que habían sido rebeldes en los tiempos de Noé, cuando la paciencia de Dios aguardaba, mientras se construía el arca, en la que unos pocos, ocho personas, se salvaron flotando sobre el agua. Aquella agua era figura del bautismo, que ahora los salva a ustedes y que no consiste en quitar la inmundicia corporal, sino en el compromiso de vivir con una buena conciencia ante Dios, por la resurrección de Cristo Jesús, Señor nuestro, que subió al cielo y está a la derecha de Dios, a quien están sometidos los ángeles, las potestades y las virtudes.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.

ACLAMACIÓN Mt 4, 4

 

 

R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.

No sólo de pan vive el hombre, sino también de toda palabra que sale de la boca de Dios. R/.

Fue tentado por Satanás y los ángeles le servían.

Del santo Evangelio según san Marcos: 1, 12-15

En aquel tiempo, el Espíritu impulsó a Jesús a retirarse al desierto, donde permaneció cuarenta días y fue tentado por Satanás. Vivió allí entre animales salvajes, y los ángeles le servían.

Después de que arrestaron a Juan el Bautista, Jesús se fue a Galilea para predicar el Evangelio de Dios y decía: “Se ha cumplido el tiempo y el Reino de Dios ya está cerca. Arrepiéntanse y crean en el Evangelio”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

Se dice Credo

PLEGARIA UNIVERSAL

Con fe, pidámosle a Dios que escuche la oración de su pueblo.

Después de cada petición diremos: Señor, ten piedad (o bien: Kyrie eléison).

Por la santa Iglesia de Dios, para que, perseverando en su esfuerzo cuaresmal, reciba consuelo en la resurrección de Cristo y encuentre en ella la prenda de su gloria futura. Oremos.

Por cuantos tienen autoridad en nuestra patria y en todo el mundo, para que bajo su gobierno, vivamos en paz y concordia, glorificando a Cristo, nuestra esperanza. Oremos.

Por los enfermos y por los que sufren, por los que están lejos de su hogar y por los que no tienen trabajo, para que encuentren en nuestra caridad ayuda y consuelo. Oremos.

Por los hombres y las mujeres que integran las fuerzas armadas, para que Jesús sea su modelo de servicio dedicado, atento y respetuoso. Oremos.

Por todos nosotros, para que nos arrepintamos sinceramente de nuestros pecados y participemos con Cristo en la renovación pascual. Oremos.

Escúchanos, Padre, y danos la vida nueva de Jesucristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Te pedimos, Señor, que nos hagas dignos de estos dones que vamos a ofrecerte, ya que con ellos celebramos el inicio de este venerable misterio. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo, Señor nuestro. Porque El mismo, al abstenerse durante cuarenta días de tomar alimento, consagró la práctica de nuestra penitencia cuaresmal y, al rechazar las tentaciones del enemigo, nos enseñó a superar la seducción del pecado, para que, después de celebrar con espíritu renovado el misterio pascual, pasemos finalmente a la Pascua eterna. Por eso, con los coros de los ángeles y santos, te cantamos el himno de alabanza, diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo…

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Mt 4, 4

No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que viene de Dios.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Alimentados, Señor, de este pan celestial que nutre la fe, hace crecer la esperanza y fortalece la caridad, te suplicamos la gracia de aprender a sentir hambre de aquel que es el pan vivo y verdadero, y a vivir de toda palabra que procede de su boca. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO

Derrama sobre tu pueblo, Señor, la abundancia de tu bendición para que su esperanza crezca en la adversidad, su virtud se fortalezca en la tentación, y alcance la redención eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Evangelio del día: También nosotros somos objetos de las tentaciones del demonio…

Resultado de imagen para jesus llora por jerusalen

San Marcos 1,12-15 – I Domingo de Cuaresma: El Espíritu Santo impulsó a Jesús a retirarse al desierto, estuvo 40 días y fue tentado por el demonio…

Evangelio según San Marcos 1,12-15

Arrepentirse y creer: En aquel tiempo, el Espíritu impulsó a Jesús a retirarse al desierto, donde permaneció cuarenta días y fue tentado por Satanás. Vivió allí entre animales salvajes, y los ángeles le servían. Después de que arrestaron a Juan Bautista, Jesús se fue a Galilea para predicar el Evangelio de Dios y decía: Se ha cumplido el tiempo y el Reino de Dios ya está cerca. Arrepiéntanse y crean en el Evangelio”. Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco

Las tentaciones llevan a escondernos del Señor, permaneciendo con nuestra culpa, con nuestro pecado, con nuestra corrupción.

Es el demonio el que se hace ver en forma de serpiente. Es atrayente y con su astucia trata de engañar, es un especialista en esto, es el padre de la mentira, es un mentiroso. Sabe cómo engañar y cómo estafar a la gente. Lo hace con Eva: la hace sentir bien y así comienza el diálogo y paso tras paso, Satanás la conduce hacia donde él quiere.

En cambio con Jesús es diferente, para el demonio termina mal… El demonio trata de dialogar con Cristo, porque cuando el demonio enreda a una persona lo hace con el diálogo, trata de engañarlo, pero Jesús no cede.

Y el demonio se revela por lo que es, pero Jesús da una respuesta que no es suya, es la Palabra de Dios, porque con el demonio no se puede dialogar, de lo contrario se termina como Adán y Eva, desnudos.

El demonio es un mal pagador, no paga bien. Es un estafador Te promete todo y de deja desnudo. También Jesús terminó desnudo, pero en la cruz, por obediencia al Padre. Otro camino… La serpiente, el demonio es astuto: no se puede dialogar con el demonio.

Todos nosotros sabemos lo que son las tentaciones, todos lo sabemos, porque todos las tenemos. Tantas tentaciones de vanidad, de soberbia, de avidez, de avaricia… Tantas. (Homilía en Santa Marta, 10 de febrero de 2017)

Oración de Sanación

Señor, que irresistible es tu amor cuando me entrego a tu voluntad y siento venir tu presencia que llena mi vida con todo lo esencial para mi felicidad.

Allá afuera hay un mundo que desea confundirme y llenarme de cosas vacías para desprenderme del preciado don de tu compañía. Sé Tú mi protección.

En las tentaciones de mi vida, acudo a los dulces consuelos de tu divinidad para apaciguar mis tormentas y sentirme seguro de que nada me pasará.

Ayúdame a vivir en profundidad la cuaresma de mi vida, a buscar espacios de silencio y soledad para el encuentro contigo y crecer en la oración.

Me dejo ahora guiar por la presencia de tu Espíritu Santo, ese mismo que te llevó a espacios desolados para alimentarte con su Palabra y fortalecerte.

Quiero ser un verdadero discípulo y sé que debo seguirte incondicionalmente hasta ese desierto que me ayudará a crecer en piedad y humildad.

Quiero vivir desde el amor y para el amor, resistiendo a toda presencia oscura que intente bloquear las fuerzas que has puesto en mi corazón.

Confío en tu ayuda, Señor mío, y también en la del Espíritu Santo que me ilumina a la luz de tu verdad y me conduce por caminos de victorias. Amén

Propósito de hoy

Asistiré al Sacramento de la reconciliación y entregaré mis culpas a Dios, haciendo enmienda de todas mis fallas renovando mi amistad con Dios.

Frase de reflexión

“Solo quien sabe reconocer sus propios errores y pedir perdón recibe la comprensión y el perdón de los otros” Papa Francisco

Diálogos, oraciones y edición por: PildorasdeFe.net

LECTURAS EL SÁBADO DESPUÉS DE CENIZA T. DE CUARESMA 17 DE FEBRERO (MORADO)…

No son los sanos los que necesitan al médico, sino los enfermos…

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

LOS SIETE SANTOS FUNDADORES DE LA ORDEN DE LOS SIERVOS DE MARÍA. SERVITAS

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 68, 17

Escúchanos, Señor, porque grande es tu misericordia; por tu ternura, Señor, vuelve a nosotros tus ojos.

ORACIÓN COLECTA

Dios todopoderoso y eterno, mira compasivo nuestra debilidad y extiende tu mano poderosa para darnos tu protección. Por nuestro Señor Jesucristo…

LITURGIA DE LA PALABRA

Cuando compartas tu pan con el hambriento, brillará tu luz en las tinieblas.

Del libro del profeta Isaías: 58, 9-14

Esto dice el Señor: “Cuando renuncies a oprimir a los demás y destierres de ti el gesto amenazador y la palabra ofensiva; cuando compartas tu pan con el hambriento y sacies la necesidad del humillado, brillará tu luz en las tinieblas y tu oscuridad será como el mediodía. El Señor te dará reposo permanente; en el desierto saciará tu hambre y dará vigor a tu cuerpo; serás como un huerto bien regado, como un manantial cuyas aguas no se agotan.

Construirás sobre tus viejas ruinas y edificarás sobre cimientos muy antiguos; te llamarán reparador de brechas y restaurador de hogares derruidos.

Si detienes tus pasos para no violar el sábado y no tratas tus negocios en mi día santo, si llamas al sábado tu delicia y lo consagras a la gloria del Señor, si lo honras absteniéndote de viajes, de buscar tu interés, de tratar tus asuntos, entonces el Señor será tu delicia.

Te asentaré sobre mis montañas, te haré gustar la herencia de tu padre Jacob”.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.

Del salmo 85

R/. Señor, enséñame a seguir fielmente tus caminos.

Presta, Señor, oídos a mi súplica, pues soy un pobre, lleno de desdichas. Protégeme, Señor, porque te amo; salva a tu servidor, que en ti confía. R/.

Ten compasión de mí, pues clamo a ti, Dios mío, todo el día, y ya que a ti, Señor, levanto el alma, llena a este siervo tuyo de alegría. R/.

Puesto que eres, Señor, bueno y clemente y todo amor con quien tu nombre invoca, escucha mi oración y a mi súplica da respuesta pronta. R/.

ACLAMACIÓN   Ez 33, 11

 

R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.

No quiero la muerte del pecador, sino que se arrepienta y viva, dice el Señor. R/.

No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.

Del santo Evangelio según san Lucas: 5, 27-32

En aquel tiempo, vio Jesús a un publicano, llamado Leví (Mateo), sentado en su despacho de recaudador de impuestos, y le dijo: “Sígueme”. Él, dejándolo todo, se levantó y lo siguió.

Leví ofreció en su casa un gran banquete en honor de Jesús, y estaban a la mesa, con ellos, un gran número de publicanos y otras personas. Los fariseos y los escribas criticaban por eso a los discípulos, diciéndoles: “¿Por qué comen y beben con publicanos y pecadores?” Jesús les respondió: “No son los sanos los que necesitan al médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores, para que se conviertan”.

Palabra del Señor. 

Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe, Señor, este sacrificio de reconciliación y de alabanza y concédenos que, purificados por su eficacia, podamos ofrecerte el afecto de un corazón grato a tus ojos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Mt 9, 13

Misericordia quiero y no sacrificios, dice el Señor; pues no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Reanimados por este don de vida celestial, te rogamos, Señor, que lo que en esta vida es sacramento para nosotros, se nos convierta en remedio de eternidad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO

Opcional.

Muéstrate propicio, Señor a tu pueblo, dichoso de haberse acercado a estos santos misterios, para que, habiendo confiado en tu protección, ningún peligro nos aflija. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Evangelio del día: La mirada de Jesús todo lo transforma…

image

San Lucas 5,27-32 – Sábado de Cenizas: El Señor festeja con los pecadores, se festeja la misericordia de Dios que cambia la vida…

Evangelio según San Lucas 5,27-32

No he venido a llamar a los justos sino a los pecadores: “En aquel tiempo, vio Jesús a un publicano, llamado Leví (Mateo), sentado en su despacho de recaudador de impuestos, y le dijo: “Sígueme”. Él, dejándolo todo, se levantó y lo siguió. Leví ofreció en su casa un gran banquete en honor de Jesús, y estaban a la mesa, con ellos, un gran número de publicanos y otras personas. Los fariseos y los escribas criticaban por eso a los discípulos diciéndoles: “¿Por qué comen y beben con publicanos y pecadores?”. Jesús les respondió: “No son los sanos los que necesitan al médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores para que se conviertan”. Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco

Los fariseos critican al Señor que comió con los pecadores. Y los publicanos eran doblemente pecadores, porque eran apegados al dinero y también traidores a la patria porque cobraban los impuestos a su pueblo por cuenta de los romanos. Jesús, entonces, ve a Mateo, el publicano, y lo mira con misericordia:

Y aquel hombre sentado a la mesa de recaudación de impuestos. En un primer momento Jesús lo ve y este hombre siente algo de nuevo, algo que no conocía – aquella mirada de Jesús sobre él – siente un estupor dentro, siente la invitación de Jesús: “¡Sígueme! ¡Sígueme!”.

En aquel momento, este hombre está lleno de gozo, pero también duda un poco, porque es muy apegado al dinero. Sólo bastó un momento – que nosotros conocemos en la expresión del pintor Caravaggio: aquel hombre que miraba, pero que también con las manos, recogía el dinero – sólo un momento en el que Mateo dice si, deja todo y va con el Señor.

Es el momento de la misericordia recibida y aceptada: “¡Sí, voy contigo!”. Es el primer momento del encuentro, una experiencia espiritual profunda.

Luego viene un segundo momento: la fiesta. El Señor festeja con los pecadores, se festeja la misericordia de Dios que cambia la vida.

Después de estos dos momentos, el estupor del encuentro y la fiesta, viene el trabajo cotidiano, anunciar el Evangelio. Se debe alimentar este trabajo con la memoria de aquel primer encuentro, de aquella fiesta.

Y esto no es un momento, esto es un tiempo: hasta el final de la vida . La memoria. ¿Memoria de qué? ¡De aquellos hechos! ¡De aquel encuentro con Jesús que me ha cambiado la vida! ¡Que tuvo misericordia! Que ha sido tan bueno conmigo y que también me ha dicho: “¡Invita a tus amigos pecadores, para que hagan fiesta!”.

Aquella memoria da fuerza a Mateo y a los demás para ir adelante. “¡El Señor me ha cambiado la vida! ¡He encontrado al Señor!”. (Homilía en Santa Marta, 5 de julio de 2013)

Oración de Sanación

Señor de mi vida y de mi historia, Tú conoces mi día a día, mi trabajo, mis proyectos, mis obras, sabes a lo que debo responder y el compromiso que tengo con los míos.

Necesito de tu gracia para vivir en paz, sabiduría para entender que caminas conmigo y derramas tu amor en mi corazón para hacerlo grande y compasivo como el tuyo.

Tú no me has llamado por ser el mejor, sino porque Eres el mejor guía de todos y lo apuestas todo por mí, pones tu confianza en las capacidades que Tú mismo depositaste en mi alma.

Tú no tienes en cuenta la vida de pecado que he tenido, sino que, como a San Mateo, me das una oportunidad de renovarme, me regalas tu mirada dulce que me invita a salir de esa tibieza que habita en mi corazón.

Tú eres de los que poco preguntan, pero mucho agradece, porque sabes bien que tu llamado generará los frutos de amor en amigos y familiares para que, también a ellos, invitarlos al banquete celestial

Mi Dios, mi Rey, mi Salvador, tu mirada y tus palabras me llenan de gozo y de esperanza, porque estuve perdido y me encontraste, fui pecador y me salvaste con el lazo de perdón y de tu compasión.

Sé que Tú nunca defraudas ni le fallas a quien confía su vida en Ti y en tus promesas, es por ello que me entrego enteramente a tu divinidad.

Ven Señor, dame de tu gracia y de tu poder para vencer mis miedos y permite que pueda seguirte con amor y desprendimiento para siempre. Amén

Propósito de hoy

Rezaré y meditaré un misterio del Santo Rosario durante el día, por todos aquellos que están alejados de Jesús.

Frase de reflexión

“Basar la felicidad en los bienes materiales es la mejor manera de llegar a no ser feliz”. Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com