Evangelio del día: ¿Dónde está tu esperanza? ¿Cuál es tu Roca?…

image

San Mateo 7,21.24-27 – I Jueves de Adviento: No son los que me dicen, «Señor, Señor», los que entrarán en el Reino de los Cielos…

Evangelio según San Mateo 7,21.24-27

La casa sobre la roca: En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No son los que me dicen: «Señor, Señor», los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero esta no se derrumbó porque estaba construida sobre roca. Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: esta se derrumbó, y su ruina fue grande” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Existen cristianos de apariencia solamente: personas que se maquillan de cristianos y en el momento de la prueba tienen solamente el maquillaje. Y sabemos qué sucede a una mujer maquillada cuando va por la calle y comienza a llover y no tiene paraguas: todo se cae, las apariencias caen por los suelos.

La del maquillaje, por lo demás, es una tentación. Por ello no es suficiente decir «soy cristiano, Señor» para serlo verdaderamente. Es Jesús mismo quien dice que no basta repetir «¡Señor! ¡Señor!» para entrar en su reino. Se necesita cumplir la voluntad del Padre y poner en práctica la Palabra. He aquí, por lo tanto, la diferencia entre el cristiano coherente y el cristiano sólo de apariencia.

Por lo demás, es claro cómo nos ama el Señor. Ante todo, un cristiano de vida está fundado sobre la roca. Por lo demás, Pablo lo dice claramente cuando habla del agua que salía de la roca en el desierto: la roca era Cristo, la roca es Cristo.

Por lo tanto, lo único que cuenta es estar fundado solamente en la persona de Jesús, en el seguimiento de Jesús, por el camino de Jesús.

Muchas veces me encontré con gente no mala, gente buena, pero que es víctima de esta manía de la cristiandad de las apariencias. Gente que de sí misma dice «soy de una familia muy católica; soy miembro de esa asociación y también bienhechor de aquella otra».

Pero, la verdadera pregunta que hay que plantear a estas personas es: «dime, ¿tu vida está fundada en Jesús? ¿Dónde está tu esperanza? ¿en esa roca o en estas pertenencias?».

Por eso la importancia de estar fundado sobre la roca. Por lo demás, hemos visto a muchos cristianos de apariencias que caen ante la primera tentación, o sea, ante la lluvia. En efecto, cuando los ríos se desbordan, cuando los vientos soplan -las tentaciones y las pruebas de la vida- un cristiano de apariencia cae, porque allí no hay fundamento, no hay roca, no está Cristo.

Por otro lado, en cambio, están los numerosos santos que tenemos en el pueblo de Dios -no necesariamente canonizados, pero santos- muchos hombres y mujeres que realizan su vida en Cristo, que ponen en práctica los mandamientos, ponen en práctica el amor de Jesús. ¡Muchos! (Homilía en Santa Marta, 4 de diciembre de 2014)

Oración de Sanación

Mi buen Jesús, te doy gracias porque cada día, en el que siento tu presencia, es una clara invitación a transformar mi vida en acciones que reflejen tu generosidad en perdón y tu compasión. Tengo que ser coherente con mi vida de fe. No puedo llamarme cristiano si me desentiendo de los hermanos que atraviesan dificultades y momentos de necesidad. Ayúdame a ser testigo de tu poder y de tu amor

Es fácil decir “Señor, Señor”, pero hacer tu voluntad como la hizo tu Santa Madre y tus amados discípulos, ¡eso sí que cuesta! No permitas que mis miedos no me hagan asumir la responsabilidad de difundir la gloria de tu Reino

Tú conoces mis debilidades y todas mis preocupaciones. Por eso, dame la gracia para ser fuerte en este camino. Cuento con tu bendición que me edifica y hace que viva mi vida centrada en esa Roca sólida que eres Tú. Quiero decirte ese ¡Sí! Definitivo, ese ¡Sí! que abrirá mi conciencia para buscar siempre la santidad y responderte con amor en toda situación. Prepara mi alma para la prueba y haz que mis manos sean fuertes en el combate

Ayúdame a entender que debo trabajar duro por lo que quiero y más aún si deseo participar de las maravillas de tu Reino. Blíndame con tu amor para que, bajo ninguna circunstancia, haga aquello que no te agrada

Que el timón de mi vida, sea tomado por la fuerza del Espíritu Santo y haga que mi rumbo permanezca fijo hacia tu esperanza y tus consuelos. Limpia este corazón vagabundo de las malas emociones, transformándolo en uno limpio y puro que te ame con entrega, pasión y servicio. Amén

Propósito para hoy:

En tu almuerzo, sea en tu trabajo o en tu casa, habla sólo de las cosas buenas que nos ha dado Dios.

Frase de reflexión:

“Quien se dice cristiano no puede permanecer indiferente a las necesidades de los demás”. Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s