Evangelio del día: La división cristiana es obra del demonio…

image

San Marcos 3,22-30 – III Lunes Tiempo Ordinario: la división es un pecado grave, porque la hace signo, no de la obra de Dios, sino del demonio…

Evangelio según san Marcos 3,22-30

Falsa acusación de los Escribas. Jesús y Belzebul: Los escribas que habían bajado de Jerusalén decían: «Está poseído por Satanás» y «por el príncipe de los demonios expulsa los demonios.» El, llamándoles junto a sí, les decía en parábolas: «¿Cómo puede Satanás expulsar a Satanás? Si un reino está dividido contra sí mismo, ese reino no puede subsistir. Si una casa está dividida contra sí misma, esa casa no podrá subsistir. Y si Satanás se ha alzado contra sí mismo y está dividido, no puede subsistir, pues ha llegado su fin. Pero nadie puede entrar en la casa del fuerte y saquear su ajuar, si no ata primero al fuerte; entonces podrá saquear su casa. Yo Les aseguro que se perdonará todo a los hijos de los hombres, los pecados y las blasfemias, por muchas que éstas sean. Pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tendrá perdón nunca, antes bien, será reo de pecado eterno. Jesús dijo esto porque ellos decían: “Está poseído por un espíritu impuro”. Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco

Debemos trabajar también por la unidad de todos los cristianos, ir por el camino de la unidad que es el que Jesús quiere y por el que ha rezado.

Frente a todo esto, debemos hacer seriamente un examen de conciencia. En una comunidad cristiana, la división es uno de los pecados más graves, porque la hace signo no de la obra de Dios, sino de la del diablo, el cual es por definición el que separa, que rompe las relaciones, que insinúa prejuicios…

La división en una comunidad cristiana, ya sea una escuela, una parroquia o una asociación, es un pecado gravísimo, porque es obra del demonio.

Dios, sin embargo, quiere que crezcamos en nuestra capacidad de acogernos, de perdonarnos, de querernos, para parecernos cada vez más a Él que es comunión y amor.

En esto está la santidad de la Iglesia: en el reconocer a imagen de Dios, colmada de su misericordia y de su gracia.

Queridos amigos, hagamos resonar en nuestro corazón estas palabras de Jesús: «Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios» (Mt 5,9).

Pedimos sinceramente perdón por todas las veces que hemos sido motivo de división o de incomprensión al interno de nuestras comunidades, sabiendo bien que no se llega a la comunión, sino es a través de la continua conversión.

¿Y qué es la conversión?: “Señor, dame la gracia de no hablar mal, de no criticar, de no chismorrear, de querer bien a todos”. ¡Es una gracia que el Señor nos da! Esto es convertir el corazón, ¿no?

Y pedimos que el tejido cotidiano de nuestras relaciones pueda convertirse en un reflejo siempre más bello y gozoso de la relación entre Jesús y el Padre. Gracias. (Catequesis, Audiencia General, 27 de agosto de 2014)

Oración de Sanación

Señor mío, te doy gracias por las maravillas de amor que has realizado en mi vida y que me han impulsado a estar alegre y esperanzado ante las dificultades de la vida.

Tú eres el Dueño de la vida, el Dueño de la esperanza y de las transformaciones, por eso, hoy te pido que vengas con fuerza a mi corazón y lo sanes de esas heridas que siguen perturbando a mi alma.

Quiero darlo todo por Ti, entregarlo todo por tu proyecto de salvación y contarme entre los que asistirán gozoso a tu banquete celestial y permanecer al lado de la fuente del eterno Amor.

Quiero estar dispuesto a anunciarte y a disipar la oscuridad que habita en este mundo atado al materialismo y el consumismo que nos desvía del camino de tu verdad.

Ayúdame a entender que tu Palabra Sana, que tu Palabra consuela y que jamás divide y es la que me ayude a batallar y ser un vencedor, pues tu Palabra es la que inspira mis acciones.

Enséñame a buscar siempre el bien y a desechar las inspiraciones malignas que me invitan a dejarme seducir por el placer de las riquezas y el poder de sentirme superior.

Ven y dame un corazón limpio, líbrame de resentimientos y de todo lo negativo que no me permite actuar en libertad y amar sin condiciones.

Ven Señor, quita de mí todo miedo y todo dolor, ven a lléname de tu seguridad y confianza para mantenerme firme y servirte para siempre. Amén

Propósito para hoy

Acercarme a ese miembro de mi familia del que me he alejado porque no coincidimos en nada… Buscar algo que nos pueda unir.

Frase de reflexión

“La unidad de amor se realiza cuando anunciamos juntos las maravillas que Dios ha hecho por nosotros”. Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s