Evangelio del día: Dios nos libre de caer en el camino de la corrupción…

image

San Mateo 21,33-43.45-46 – II Viernes de Cuaresma: Se les quitará el Reino de Dios y se le dará a un pueblo que produzca sus frutos…

Evangelio según San Mateo 21,33-43.45-46

Parábola de los viñadores asesinos: “En aquel tiempo, Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo esta parábola: “Había una vez un propietario que plantó un viñedo, la rodeó con una cerca, cavó un lagar en él, construyó una torre para el vigilante y luego lo alquiló a unos viñadores y se fue de viaje. Llegado el tiempo de la vendimia, envió a sus criados para pedir su parte de los frutos a los viñadores; pero éstos se apoderaron de los criados, golpearon a uno, mataron a otro, y a otro más lo apedrearon. Envió de nuevo otros criados, en mayor número que los primeros, y los trataron del mismo modo. Por último, les mandó a su propio hijo, pensando: “A mi hijo lo respetarán”. Pero cuando los viñadores lo vieron, se dijeron unos a otros: “Éste es el heredero. Vamos a matarlo, nos quedamos con su herencia”. Le echaron mano, lo sacaron del viñedo y lo mataron. Ahora díganme: cuando vuelva el dueño del viñedo, ¿qué hará con esos viñadores?”. Ellos le respondieron: “Dará muerte terrible a esos desalmados y arrendará el viñedo a otros viñadores, que le entreguen los frutos a su tiempo”. Entonces Jesús les dijo: “¿No han leído nunca la Escritura: La piedra que desecharon los constructores, es ahora la piedra angular. Esto es obra del Señor y es un prodigio admirable? Por esta razón les digo que les será quitado a ustedes el Reino de Dios y se le dará a un pueblo que produzca sus frutos”. Al oír estas palabras, los sumos sacerdotes y los fariseos, comprendieron que Jesús las decía por ellos y quisieron aprehenderlo, pero tuvieron miedo a la multitud, pues era tenido por un profeta”. Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco:

La parábola nos habla de una figura, de aquellos que quieren adueñarse de la viña y han perdido la relación con el Dueño de la viña. Un Dueño que nos ha llamado con amor, nos custodia, y que también nos da la libertad”. Estas personas se han sentido fuertes, se han sentido autónomas de Dios.

Estos, lentamente, se han resbalado sobre aquella autonomía, la autonomía en la relación con Dios: «Nosotros no tenemos necesidad de aquel Dueño, ¡que no venga a molestarnos!». Y nosotros vamos adelante así. ¡Estos son los corruptos! Aquellos que eran pecadores como todos nosotros, pero que han dado un paso adelante, como si se hubieran consolidado en el pecado: ¡no tienen necesidad de Dios! Pero esto solo aparentemente, porque en su código genético está impresa esta relación con Dios. Y como no la pueden negar, se hacen un Dios especial: son Dios ellos mismos. Son los corruptos.

Esto es también un peligro para nosotros. En las comunidades cristianas los corruptos piensan solo al propio grupo: «Bueno, bueno. Es uno de los nuestros» – piensan – pero, en realidad, son ellos para sí mismos.

Judas empezó: de pecador avaro terminó en la corrupción. El camino de la autonomía es un camino peligroso: los corruptos son grandes desmemoriados, han olvidado este amor, con el cual el Señor ha plantado la viña, ¡los ha hecho a ellos! ¡Han cortado la relación con este amor! Y ellos se convierten en adoradores de sí mismos. ¡Cuánto daño han causado los corruptos en las comunidades cristianas! Que el Señor nos libre de resbalar en este camino de la corrupción”. (Homilía en Santa Marta, 03 de Junio de 2013)

Oración de Sanación

Señor Jesús, quiero seguirte como Tú me lo indicas, ser fiel a tus principios y aprovechar todos los dones que me has dado. Quiero ser un sacramento viviente tuyo, ser reflejo de tu bondad, amor y justicia. No me dejes caer nunca en la trampa de buscar los halagos del mundo que me llevan a la vanidad, esa vanidad que me hace luego creer que todo lo he logrado por mis propios esfuerzos. Los dones que me has dado son tuyos Señor, no puedo perder la conciencia de que eres Tú quien siembra y hacer germinar, yo tan sólo soy un colaborador. Confío pacientemente en tu bondad y que algún día vendrás a recoger la cosecha que has dejado bajo mi administración: mi familia. Por eso, te suplico que me des siempre sabiduría y humildad para cumplir con esta misión. Ven a mi vida y dame la fuerza para seguir luchando y no dejarme vencer por la apatía y el miedo. Eres mi escudo y estoy seguro de que tu amor y tu misericordia no se apartan de mi corazón. Amén.

Propósito de Cuaresma

Rezaré un Vía Crucis, por la conversión de los pecadores, por la paz de los países en conflictos y por todos los cristianos que están siendo perseguidos a causa de la fe.

Reflexionemos juntos esta frase

“El misterio de la cruz, misterio de amor, sólo se puede comprender en la oración. Recen y lloren de rodillas ante la cruz”. Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s