Evangelio del día: Ser humilde y sencillo te lleva por el camino de la salvación…

profeta

San Lucas 4,24-30 – III Lunes de Cuaresma: Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su tierra…

Evangelio según San Lucas 4,24-30

Ningún profeta es bien recibido en su tierra: “Después agregó: “Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su tierra. Yo les aseguro que había muchas viudas en Israel en el tiempo de Elías, cuando durante tres años y seis meses no hubo lluvia del cielo y el hambre azotó a todo el país. Sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una viuda de Sarepta, en el país de Sidón. También había muchos leprosos en Israel, en el tiempo del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue curado, sino Naamán, el sirio”. Al oír estas palabras, todos los que estaban en la sinagoga se enfurecieron y, levantándose, lo empujaron fuera de la ciudad, hasta un lugar escarpado de la colina sobre la que se levantaba la ciudad, con intención de despeñarlo. Pero Jesús, pasando en medio de ellos, continuó su camino”. Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco

Jesús recuerda dos episodios bíblicos: el milagro de la curación de lepra de Naamán el Sirio, en la época del profeta Eliseo y el encuentro del profeta Elías con la viuda de Sarepta de Sidón que se salvó de la carestía.

Los leprosos y las viudas, en aquel tiempo estaban marginados. Sin embargo, estos dos marginados, acogiendo a los profetas, se salvaron.

Sin embargo, los nazarenos no aceptan a Jesús, porque estaban seguros en su fe, tan seguros en la observancia de los mandamientos que no necesitaban otra salvación.

El drama de la obediencia a los mandamientos sin fe:

“Yo me salvo solo, porque voy a la sinagoga todos los sábados, intento obedecer todos los mandamientos, pero que no venga a decirme este que eran mejores que yo el leproso y la viuda”.

Esos son marginados. Y Jesús nos dice:

“Mira, si no te marginas, si no te sientes al margen, no tendrás salvación”.

Esta es la humildad, el camino de la humildad: sentirse tan marginados que necesitamos la salvación del Señor. Solo Él salva, no la obediencia a los preceptos. Esto no ha gustado, se enfadaron y querían matarlo.

[…] Este es el mensaje de hoy, de esta tercera semana de Cuaresma, si queremos ser salvados, debemos elegir el camino de la humildad.

María, en su Cántico, no dice que está contenta porque Dios ha mirado su virginidad, su bondad y su dulzura, virtudes que ella tenía, no. Sino que el Señor ha mirado la humildad de su sierva, su pequeñez, la humildad. Y esto es lo que mira el Señor. Debemos aprender esta sabiduría de marginarnos, para que el Señor nos encuentre.

La humildad cristiana no es la virtud de decir: “Pero yo no sirvo para nada” y esconder allí la soberbia, no, no La humildad cristiana consiste en decir la verdad: “Soy pecador, soy pecadora”. Decir la verdad: es esta nuestra verdad. Pero hay otra: Dios nos salva. Pero nos salva allí, cuando nos marginamos; no nos salva en nuestras seguridades.

Pidamos la gracia de tener la sabiduría de marginarnos, la gracia de la humildad para recibir la salvación del Señor”. (Homilía en Santa Marta, 24 de marzo de 2014)

Oración de sanación

Dios de amor, de Ti proviene toda bendición y consuelo. Unido a los Santo Ángeles del Cielo, exhalo mi agradecimiento por saber que soy piedra viva de tu amor.

No me imagino el dolor que sentiste cuando fuiste despreciado por tu propio pueblo, por los tuyos, por gente que te vio crecer y trabajar en medio de ellos.

Aquellos enfermos, los pobres y despreciados, fueron los que te abrieron el corazón. Fue la gente humilde la que se llenó de gozo con tu presencia.

Oh mi Dios, quiero descubrirte en lo sencillo, percibir tu acción poderosa en lo cotidiano y tus manifestaciones de poder en gestos humildes e inocentes.

Abro mi corazón para sentirte en todo lo que habitualmente vivo, para que así, pueda recibir tu mensaje de fe con el corazón y proclamarlo con nobleza.

Señor, Tú eres santo, poderoso, invencible, el gigante de la misericordia, el Dios de los triunfos y de las alegrías. Te amo y confío en tu cuido personal.

Ven y escudriña mi corazón y asísteme para que pueda descubrir y desechar de él todo aquello que me bloquea y me impide amar más y sin condiciones.

Te amo, me entrego a tu Palabra de fuerza que todo lo transforma y que todo lo sana. Eres el Señor de señores, Rey de reyes y dueño de mi vida. Amén.

Propósito para hoy

Revisaré todas mis pertenencias, las organizaré y donaré todo aquellos que tengo en buenas condiciones y que no uso con frecuencia.

Frase de reflexión

“Seguir a Jesús significa ponerlo en primer lugar, despojándonos de tantas cosas que ahogan nuestro corazón”. Papa Francisco

Diálogos, oraciones y edición: PildorasdeFe.net | 

Un comentario en “Evangelio del día: Ser humilde y sencillo te lleva por el camino de la salvación…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s