Evangelio del día: La oración del humilde es la que agrada a Dios…

image

San Lucas 18,9-14 – III Sábado de Cuaresma: Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido…

Evangelio según San Lucas 18,9-14

La parábola del publicano y el fariseo: En aquel tiempo, Jesús dijo esta parábola sobre algunos que se tenían por justo y despreciaban a los demás: “Dos hombres subieron al templo para orar. Uno era fariseo y el otro, publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior: Dios mío, te doy gracias porque no soy como los demás hombres: ladrones, injustos, adúlteros; tampoco soy como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todas mis ganancias”. El publicano, en cambio, se quedó atrás y no se atrevía a levantar los ojos al cielo; Lo único que hacía era golpearse el pecho, diciendo: Dios mío, apiádate de mí, que soy un pecador”. Pues bien, yo les aseguro que éste bajó a su casa justificado, y aquél no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido” Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco

El texto del Evangelio pone en evidencia dos modos de orar, uno falso (el del fariseo) y el otro auténtico (el del publicano) El fariseo encarna una actitud que no manifiesta la acción de gracias a Dios por sus beneficios y su misericordia, sino más bien la satisfacción de sí.

El fariseo se siente justo, se siente en orden, se pavonea de esto y juzga a los demás desde lo alto de su pedestal. El publicano, por el contrario, no utiliza muchas palabras. Su oración es humilde, sobria, imbuida por la conciencia de su propia indignidad, de su propia miseria: este hombre en verdad se reconoce necesitado del perdón de Dios, de la misericordia de Dios.

La del publicano es la oración del pobre, es la oración que agrada a Dios que, como dice la primera Lectura, «sube hasta las nubes» (Si 35,16), mientras que la del fariseo está marcada por el peso de la vanidad.

A la luz de esta Palabra, quisiera preguntarles a ustedes, queridas familias: ¿Rezan alguna vez en familia? Algunos sí, lo sé. Pero muchos me dicen: Pero ¿cómo se hace? Se hace como el publicano, es claro: humildemente, delante de Dios.

Cada uno con humildad se deja ver del Señor y le pide su bondad, que venga a nosotros. Pero, en familia, ¿cómo se hace? Porque parece que la oración sea algo personal, y además nunca se encuentra el momento oportuno, tranquilo, en familia…

Sí, es verdad, pero es también cuestión de humildad, de reconocer que tenemos necesidad de Dios, como el publicano. Y todas las familias tenemos necesidad de Dios: todos, todos. Necesidad de su ayuda, de su fuerza, de su bendición, de su misericordia, de su perdón. Y se requiere sencillez.

Para rezar en familia se necesita sencillez. Rezar juntos el “Padrenuestro”, alrededor de la mesa, no es algo extraordinario: es fácil. Y rezar juntos el Rosario, en familia, es muy bello, da mucha fuerza.

Y rezar también el uno por el otro: el marido por la esposa, la esposa por el marido, los dos por los hijos, los hijos por los padres, por los abuelos… Rezar el uno por el otro. Esto es rezar en familia, y esto hace fuerte la familia: la oración. (Plaza de San Pedro, 27 de octubre de 2013)

Oración de Sanación

Mi Jesús, Dios de mi vida, quiero encomendarte todas mis acciones, ideas y todo lo que llevo en mi corazón. Deseo cumplir siempre todos mis compromisos con una actitud humilde y responsable. Acudo a Tu amor de Padre en este momento para que me capacites la mente, cuerpo y espíritu para así saber afrontar con valentía, en serenidad y humildad, toda circunstancia adversa se me presente.

Te pido humildemente perdón por mis faltas, Señor, y al mismo tiempo te doy gracias por sé que me perdonas. Debo entender que cuánto más me acerco a Ti, de tu luz y tu verdad, más saldrán en evidencia mis miserias y mis oscuridades.

Como lo dice San Juan de la Cruz: “Cuanto más subo a la montaña, a lo alto, más veo y reconozco los valles más profundos”. Por eso, infúndeme tu gracia para poder resistir y desprenderme de aquello que destruye y daña dentro de mí

Oh mi Señor, quiero ser humilde y verdadero, sobre todo en la oración, pues en ella me siento que hablo contigo como con un amigo que consuela, por eso no quisiera imponerte nada en ella ni ordenarte que cumplas mis peticiones. Quiero siempre poner por delante el “que se haga tu voluntad y no la mía”. Descubrirme con mis feas verdades ante Ti y reconocer mi “nada” ante tu Gloria, reconocer que Tú eres el TODOPODEROSO en quien quiero descansar

Te confío toda mi vida, la pongo en tus manos. Lléname de tu presencia, de tu alegría, de tu amor que sana, cubre, levanta e impulsa a vivir confiado

Conviértete en el dueño de mi vida. Que mi oración, acciones, ideas, y sobre todo mis palabras, estén cargadas de humildad y pobreza de corazón. Amén

Propósito para hoy

Dedicaré algo de tiempo a escuchar alegremente a un conocido que no me cael de todo bien (practicar la tolerancia y respeto)

Reflexionemos juntos esta frase

“Cuando no se adora a Dios, se adoran otras cosas. Dinero y poder son ídolos que a menudo ocupan el puesto de Dios”. Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s