Evangelio del día: Sólo palabras de amor y compasión tocan los corazones…

image

San Juan 8,31-42 – V Miércoles de Cuaresma: Si Dios fuera su Padre, ustedes me amarían, porque yo he salido de Dios y vengo de Él. No he venido por mí mismo…

Evangelio según San Juan 8,31-42

El que peca es esclavo del pecado: En aquel tiempo, Jesús dijo a aquellos judíos que habían creído en él: “Si ustedes permanecen fieles a mi palabra, serán verdaderamente mis discípulos: conocerán la verdad y la verdad los hará libres”. Ellos le respondieron: “Somos descendientes de Abraham y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo puedes decir entonces: “Ustedes serán libres”?” Jesús les respondió: “Les aseguro que todo el que peca es esclavo del pecado. El esclavo no permanece para siempre en la casa; el hijo, en cambio, permanece para siempre. Por eso, si el Hijo los libera, ustedes serán realmente libres. Yo sé que ustedes son descendientes de Abraham, pero tratan de matarme porque mi palabra no penetra en ustedes. Yo digo lo que he visto junto a mi Padre, y ustedes hacen lo que han aprendido de su padre Ellos le replicaron: “Nuestro padre es Abraham”. Y Jesús les dijo: “Si ustedes fueran hijos de Abraham, obrarían como él. Pero ahora quieren matarme a mí, al hombre que les dice la verdad que ha oído de Dios. Abraham no hizo eso. Pero ustedes obran como su padre”. Ellos le dijeron: “Nosotros no hemos nacido de la prostitución; tenemos un solo Padre, que es Dios”. Jesús prosiguió: “Si Dios fuera su Padre, ustedes me amarían, porque yo he salido de Dios y vengo de él. No he venido por mí mismo, sino que Él me envió. Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco:

Nosotros podemos y debemos juzgar situaciones de pecado – violencia, corrupción, explotación, etc. –, pero no podemos juzgar a las personas, porque sólo Dios puede leer en profundidad sus corazones. Nuestra tarea es amonestar a quien se equivoca, denunciando la maldad y la injusticia de ciertos comportamientos, con el fin de liberar a las víctimas y de levantar al caído.

El evangelio de Juan nos recuerda que «la verdad os hará libres». Esta verdad es, en definitiva, Cristo mismo, cuya dulce misericordia es el modelo para nuestro modo de anunciar la verdad y condenar la injusticia. Nuestra primordial tarea es afirmar la verdad con amor.

Sólo palabras pronunciadas con amor y acompañadas de mansedumbre y misericordia tocan los corazones de quienes somos pecadores. Palabras y gestos duros y moralistas corren el riesgo hundir más a quienes querríamos conducir a la conversión y a la libertad, reforzando su sentido de negación y de defensa.

Algunos piensan que una visión de la sociedad enraizada en la misericordia es injustificadamente idealista o excesivamente indulgente. Pero probemos a reflexionar sobre nuestras primeras experiencias de relación en el seno de la familia. Los padres nos han amado y apreciado más por lo que somos que por nuestras capacidades y nuestros éxitos. Los padres quieren naturalmente lo mejor para sus propios hijos, pero su amor nunca está condicionado por el alcance de los objetivos.

La casa paterna es el lugar donde siempre eres acogido. Quisiera alentar a todos a pensar en la sociedad humana, no como un espacio en el que los extraños compiten y buscan prevalecer, sino más bien como una casa o una familia, donde la puerta está siempre abierta y en la que sus miembros se acogen mutuamente. (Mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2016)

Oración de Sanación

Mi Señor, tu trazas tu camino a seguir con claridad y justicia, con honestidad y generosidad, con tu gran verdad. Tengo que aprovechar el tiempo para darte lo que realmente te mereces, darte lo que de por sí ya es tuyo y no encerrarme en mi egocentrismo barato que solo conduce por un camino individualista y lleno de frustraciones.

Solicito tu ayuda generosa para que con tu gracia me llenes de sabiduría para saber librarme de las trampas que me tiende el mundo, para no perderme entre tantas distracciones y así olvidarme de la verdad y nada más que la verdad, me hará libre. Ayúdame a dar a conocer tu amor a los demás, a llevar tu mensaje de reconciliación y salvación y sobre todo, darles a conocer tu perdón consolador y a no vivir esclavos de ese pecado que nos enceguece y va apagando la luz de la vida.

Quiero ponerme en sintonía y aprender a vivir como Tú, que toda tristeza siempre la transformabas en alegría. Dame, Señor mío, ánimo y fortaleza para salir adelante, para hacer obras y prodigios en tu nombre y entregarte los frutos de la acción de Tu Espíritu Santo en mi vida. Amén

Propósito de Cuaresma:

Haré un esfuerzo especial en mis conversaciones para no sólo evitar hablar mal de los demás, sino en resaltar sus cualidades

Reflexionemos juntos esta frase:

“Cuiden la creación. Pero, sobre todo, cuiden a las personas que no tienen lo necesario para vivir”. Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s