Evangelio del día: ¡De la cruz brota la Misericordia del Padre al mundo!…

image

San Juan 3,16-21 – II miércoles de Pascua: La Cruz de Jesús expresa dos cosas: toda la fuerza negativa del mal, y toda la misericordia de Dios…

Evangelio según San Juan 3,16-21

“Porque Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él, no es condenado; el que no cree, ya está condenado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. En esto consiste el juicio: la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz, porque sus obras eran malas. Todo el que obra mal odia la luz y no se acerca a ella, por temor de que sus obras sean descubiertas. En cambio, el que obra conforme a la verdad se acerca a la luz, para que se ponga de manifiesto que sus obras han sido hechas en Dios” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

“Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo Unigénito” (3,16). El Padre ha dado al Hijo para salvarnos, y esto ha comportado la muerte de Jesús, y la muerte en la cruz. ¿Por qué? ¿Por qué ha sido necesaria la Cruz?

A causa de la gravedad del mal que nos tenía esclavos. La Cruz de Jesús expresa ambas cosas: toda la fuerza negativa del mal, y toda la mansa omnipotencia de la misericordia de Dios.

La Cruz parece decretar el fracaso de Jesús, pero en realidad, marca su victoria. En el Calvario, los que se burlaban de Él le decían: «Si eres el Hijo de Dios, baja de la cruz» (Cfr. Mt 27,40)

Pero era verdad lo contrario: precisamente porque era el Hijo de Dios Jesús estaba allí, en la cruz, fiel hasta el fin al designio del amor del Padre. Y precisamente por esto Dios ha exaltado a Jesús (Fil 2,9), confiriéndole una realeza universal.

Y cuando dirigimos la mirada a la Cruz donde Jesús ha sido clavado contemplamos el signo del amor, del amor infinito de Dios por cada uno de nosotros y la raíz de nuestra salvación.

De aquella Cruz brota la misericordia del Padre que abraza al mundo entero. Por medio de la Cruz de Cristo el maligno ha sido vencido, la muerte es derrotada, se nos ha dado la vida y se nos ha devuelto la esperanza. ¡Eh! Esto es importante. Por medio de la Cruz de Cristo se nos ha devuelto la esperanza.

¡La Cruz de Jesús es nuestra única y verdadera esperanza! He aquí porqué la Iglesia “exalta” la Santa Cruz, y he aquí porqué nosotros, los cristianos, bendecimos con el signo de la cruz.

Es decir, nosotros no exaltamos las cruces, sino «la Cruz gloriosa de Jesús», signo del amor inmenso de Dios. Signo de nuestra salvación, y camino hacia la Resurrección. Y ésta es nuestra esperanza (Reflexión antes del Rezo del Ángelus, 14 de Septiembre de 2014)

Oración de Sanación

Padre amado, no termino de entender ese amor tan extremo que tienes por cada uno de nosotros. Somos tu mayor debilidad. Pareciese como si te mostraras como un Dios frágil, mendigando nuestro amor. Pero no es así.

Tu Amor es un amor que va más allá de nuestro entendimiento. Tu más grande anhelo es que cada uno termine de buena forma este recorrido en la tierra para así encontrarnos contigo en un abrazo de amor eterno.

Enviaste a tu único Hijo predilecto a sacrificarse en la cruz por amor a nosotros, sólo para que tengamos vida eterna y que la tengamos en abundancia. ¡Gracias, Señor, gracias!

En el mundo de hoy, son muchos los que rechazan el poder de tu Cruz, tu Palabra; y a los que te seguimos nos calumnian, nos desprecian, nos persiguen y hasta desean nuestra aniquilación.

Muchos son los que nos consideran un estorbo para sus inmundicias y buscan que nuestra luz, que es tu luz, se apague y no les haga descubrir el mal camino que llevan, sólo porque allí se sienten cómodos y seguros

Sólo Tú, mi Dios y mi Señor, me provees de lo que necesito para resistir amando y no perderme; y aunque tropiece, sé que Tú seguirás a mi lado como el amigo fiel que siempre rescata.

Te entrego mi vida y mis sueños, dame una Fe firme y fuerte para que nada ni nadie pueda hacerla tambalear y salir victorioso en la batalla

En Ti confío, en tus promesas, en tu amor, en la Salvación, en el poder y la Gloria de tu Cruz que hizo nueva todas las cosas. Amén.

Propósito para hoy

Antes de ir a mi lugar de trabajo pasaré por la Iglesia más cercana y justo al frente sólo me detendré 5 segundos para decirle al Señor: “Gracias Señor por tanto amor”.

Frase de reflexión

“El futuro está en las manos de Dios: en esto radica la esperanza cristiana”. Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s