Evangelio del día: El Cuerpo de Cristo es el pan de los últimos tiempos…

San Juan 6,30-35 – III martes de Pascua: Yo soy el pan de Vida. El que viene a mí jamás tendrá hambre; el que cree en mí jamás tendrá sed…

Evangelio según San Juan 6,30-35

Jesús, Pan de vida: En aquel tiempo, los Judíos le preguntaron a Jesús: “¿Qué signos haces para que veamos y creamos en ti? ¿Qué obra realizas? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como dice la Escritura: Les dio de comer el pan bajado del cielo. Jesús respondió: “Les aseguro que no es Moisés el que les dio el pan del cielo; mi Padre les da el verdadero pan del cielo; porque el pan de Dios es el que desciende del cielo y da Vida al mundo. Ellos le dijeron: “Señor, danos siempre de ese pan”. Jesús les respondió: “Yo soy el pan de Vida. El que viene a mí jamás tendrá hambre; el que cree en mí jamás tendrá sed”. Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Además del hambre físico, el hombre lleva en sí otro hambre, un hambre que no puede ser saciado con el alimento ordinario. Es hambre de vida, hambre de amor, hambre de eternidad.

Y el signo del maná contenía en sí también esta dimensión: representaba un alimento que satisface esta hambre profunda que hay en el hombre. Jesús nos dona este alimento, es más, es Él mismo el pan vivo que da la vida al mundo.

Su Cuerpo es el verdadero alimento en forma de pan; su Sangre es la verdadera bebida en forma de vino. No es un simple alimento con el cual saciar nuestros cuerpos, como el maná; el Cuerpo de Cristo es el pan de los últimos tiempos, capaz de dar vida, y vida eterna, porque la sustancia de este pan es Amor.

En la Eucaristía se comunica el amor del Señor por nosotros: un amor tan grande que nos nutre con Sí mismo; un amor gratuito, siempre a disposición de toda persona hambrienta y necesitada de regenerar las propias fuerzas.

[…] Si miramos a nuestro alrededor, nos damos cuenta que hay muchas ofertas de alimentos que no provienen del Señor y que aparentemente satisfacen más.

Algunos se nutren con el dinero, otros con el éxito y la vanidad, otros con el poder y el orgullo. Pero el alimento que nos nutre verdaderamente y que nos sacia es solamente aquel que nos da el Señor!

El alimento que nos ofrece el Señor es diferente de los otros, y tal vez no nos parece tan gustoso como ciertos manjares que nos ofrece el mundo.

Entonces soñamos con otros alimentos, como (hacían) los judíos en el desierto, que echaban de menos la carne y las cebollas que comían en Egipto, pero olvidaban que aquellos alimentos los comían en la mesa de la esclavitud.

El Padre nos dice: “Te he alimentado con maná que no conocías”. Recuperemos la memoria. Este es el deber, recuperar la memoria. y aprendamos a reconocer el falso pan que ilusiona y corrompe, porque es fruto del egoísmo, de la autosuficiencia y del pecado.

Oración del Papa Francisco

Jesús, defiéndenos de las tentaciones del alimento mundano que nos hace esclavos; alimento envenenado; purifica nuestra memoria para que no quede prisionera en la selectividad egoísta y mundana, sino que sea memoria viva de tu presencia a lo largo de la historia de tu pueblo, memoria que se hace memorial de tu gesto de amor redentor. Amén. (Homilía en la Plaza de San Juan de Letrán, 19 de Junio de 2014)

Oración de sanación

MI Señor, te doy gracias por ese amor que me brindas cada día que me conduce por caminos de de paz reparando mis fuerzas y haciéndome sentir que con tu compañía todo lo puedo vencer.

Tú eres el verdadero Pan de vida entregado por el Padre, ese Pan especial que ha bajado del Cielo para darme vida en abundancia y a todos los que quieran seguir tus caminos y vivir según tus designios.

Tu milagro de amor supera en creces el maná con el que alimentaste a tu pueblo en el desierto, es tu misma Vida, es tu sangre preciosa, manantial de vida, tu Espíritu mismo que desea habitar en nosotros.

Eres el alimento que necesito para atravesar los momentos de sequías que se me presenten en mi caminar. De ti saco la fuerza para continuar y luchar por mi salvación.

Tu alimento eucarístico es el único que llena de gozo mi alma, es el motor que me das las fuerzas y pone a funcionar todo en mí para ser un testigo valiente y comprometido con anunciar tu proyecto de salvación

Enséñame a amar como Tú amas, a perdonar como Tú perdonas, a hacer lo que Tú haces y a obrar como Tú obras. Libérame de mis propios miedos que no me dejan amarte a plenitud

Sólo en Ti, Pan de vida, encontraré consuelo y bienestar, sólo en Ti podré sanar mis heridas y caminar seguro por las sendas que me tienes preparado.

Confío en tu amor hacia mí, en toda tu providencia y en tu Pan de vida eterna que renueva mis fuerzas y da tranquilidad a mi vida. Amén

Propósito para hoy

Hoy voy a hablar con alguien sobre el amor que Dios nos tiene y de lo importante que es tener una relación personal con Cristo para experimentarlo

Frase de reflexión

“Es Dios quien da la vida. Respetemos y amemos la vida humana, especialmente la que está indefensa en el seno de la madre”. Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s