Evangelio del día: Dios puede transformar nuestras tristezas en alegría…

Imagen1

San Juan 16,16-20 – VI Jueves de Pascua: Ustedes estarán tristes, pero dentro de poco esa tristeza se convertirá en alegría…

Del Santo Evangelio según San Juan 16,16-20

Sus tristezas se transformarán en alegría: En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Dentro de poco, ya no me verán, y poco después, me volverán a ver”. Entonces algunos de sus discípulos comentaban entre sí: “¿Qué significa esto que nos dice: ´Dentro de poco ya no me verán, y poco después, me volverán a ver´?. ¿Y que significa: «Yo me voy al Padre»?”. Decían: “¿Qué es este poco de tiempo? No entendemos lo que quiere decir”. Jesús se dio cuenta de que deseaban interrogarlo y les dijo: “Ustedes se preguntan entre sí qué significan mis palabras: “Dentro de poco, ya no me verán, y poco después, me volverán a ver”. Les aseguro que ustedes van a llorar y se van a lamentar; el mundo, en cambio, se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en alegría”. Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

El Evangelio, invita insistentemente a la alegría. Bastan algunos ejemplos: “Alégrate” es el saludo del ángel a María”. (Lucas 1,28). La visita de María a Isabel hace que Juan salte de alegría en el seno de su madre (Lucas 1,41). En su canto María proclama:

“Mi espíritu se estremece de alegría en Dios, mi salvador”. (Lucas 1,47)

Cuando Jesús comienza su ministerio, Juan exclama: “Ésta es mi alegría, que ha llegado a su plenitud”. (Juan 3,29)

Jesús mismo se llenó de alegría en el Espíritu Santo (Lucas 10,21). Su mensaje es fuente de gozo: “Les he dicho estas cosas para que mi alegría esté en ustedes, y su alegría sea plena” (Juan 15,11).

Nuestra alegría cristiana bebe de la fuente de su corazón rebosante. Él promete a los discípulos: “Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en alegría” (Jn 16,20). E insiste: «Volveré a verlos y su corazón se alegrará, y nadie les podrá quitar su alegría» (Jn 16,22). Después ellos, al verlo resucitado, se alegraron. (Jn 20,20).

El libro de los Hechos de los Apóstoles cuenta que en la primera comunidad “tomaban el alimento con alegría” (2,46). Por donde los discípulos pasaban, había una gran alegría (8,8), y ellos, en medio de la persecución, “se llenaban de gozo” (13,52).

Un eunuco, apenas bautizado, siguió gozoso su camino (8,39), y el carcelero “se alegró con toda su familia por haber creído en Dios” (16,34). ¿Por qué no entrar también nosotros en ese río de alegría? (Exhortación apostólica “Evangelii Gaudium”, La alegría del Evangelio)

Oración de Sanación

Mi Señor, en este momento quero solicitarte que llenes de paz a mi corazón y me hagas caminar confiado cada momento de este día a través de toda circunstancia que se me presente

Tú me invitas a la alegría, a que guarde la esperanza y que, aún en medio de pruebas y lamentos, me mantenga firme, sereno y sonriente, porque tu Palabra es promesa de vida que nos ha dado a todos la victoria

Tú me has prometido que puedes transformar todo lo amargo en gozo y que no hay complicación en esta vida que no pueda ser superada a través de la fuerza de tu amor

Quiero confesarte que eres mi mayor alegría y al mismo tiempo pedirte perdón por todas aquellas veces en que me olvidé de tu palabra y de tu presencia y le di mayor peso a mis problemas y adversidades.

Quiero ser alegre desde hoy, que mi corazón se llene de tu alegría al verse inundado de tu esperanza y sentirse capaz de enfrentar cualquier reto que lo lleve a un futuro lleno de posibilidades

Ven y calma toda angustia y ansiedad que me han causado mis dificultades. Que tu gracia sea la que me haga vencer todos mis miedos y recuperar así la paz y serenidad

Te confío mi vida, todo mi ser, todas las potencias que has sembrado en mí, para que, con la presencia poderosa de tu Espíritu, nada me derrote

Ven y enséñame los caminos a recorrer y así encontrar la verdadera luz y paz que sólo tu alegría es capaz de darme. Amén

Propósito para hoy

Rezaré por el Papa Francisco, Obispos, Sacerdotes, Religiosos, Religiosas y Misioneros, para que puedan cumplir con alegría su labor ministerial

Frase de reflexión

“Saludo a los enfermos y a cuantos sufren. Cristo crucificado está con ustedes: acójanse a Él”. Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s