40 maneras sencillas de sacarle más provecho a la Cuaresma…

corazon-morado-cuaresma

Sé el primero en levantarte en tu casa, pasa los primeros 15 minutos agradeciéndole a Dios por el regalo de la vida y ofrécele tu día…

Ésta, por supuesto, no es una lista exhaustiva de ideas cuaresmales. ¡Pero es un comienzo! Muchos de los recursos mencionados aquí están disponibles en la página web www.crossroadsinitiative.com(en inglés).

  1. Tómate 30 minutos para orar, pide al Espíritu Santo que te guíe al ir revisando esta lista y haz algunas resoluciones cuaresmales prácticas. Ten cuidado. Si tratas de hacer mucho, puede que no tengas éxito en nada. Si necesitas levantarte temprano o ir a la cama media hora más tarde para poder tener un tiempo tranquilo, entonces ¡hazlo! Apaga tu celular y tu computadora. No lo pospongas y no permitas interrupciones.

     

  2. Sé el primero en levantarte en tu casa, pasa los primeros 15 minutos del día agradeciéndole a Dios por el regalo de la vida y ofrécele tu día.

     
  3. Ve a la Misa diaria.

     
  4. Si no puedes asistir a la Misa diaria, ve a la Misa los viernes además de los Domingos y agradécele a Él por haber entregado Su vida por ti. Tal vez puedas asistir una o dos veces más en la semana.

     
  5. Pasa por lo menos 30 minutos en adoración Eucarística al menos una vez a la semana.

     
  6. Recupera la tradición Católica de realizar visitas frecuentes al Sagrado Sacramento a lo largo de la semana, incluso si es por sólo 5 minutos.

     
  7. Confiésate por lo menos una vez durante la Cuaresma haciendo un buen examen de conciencia. Si no estás seguro de por qué la Confesión es importante, escucha mi CD “Quién necesita la Confesión” (en inglés).

     
  8. Adicionalmente a la penitencia impuesta por el sacerdote, reúne las condiciones necesarias para ganar una indulgencia plenaria. Puedes aprender acerca de las indulgencias plenarias en el libro oficial “Manual de Indulgencias” (en inglés), una publicación de Catholics Book Publishing Company (cuesta aproximadamente 13$)

     
  9. Toma la decisión de leer al menos algo de las Escrituras a diario.

     
  10. Aún si no puedes asistir a Misa diario, consigue un Misal Católico o busca en línea o descarga una aplicación como “Laudate” o “IMissal” para obtener una lista de las lecturas usadas cada día en Misa y lee estas lecturas a diario. Durante temporadas especiales como la Cuaresma, las lecturas de la Misa están coordinadas temáticamente y son una oportunidad para estudiar la Biblia.

     
  11. Ora con la Liturgia de las Horas. Puedes comprar una edición de un volumen o una edición completa de cuatro volúmenes. O las puedes conseguir gratis día con día usando la aplicación “Laudate” en tu Tablet o en tu Smartphone o visitando el sitio web universalis.com. O puedes suscribirte a la publicación mensual llamada “Magnificat” que provee unas cuantas cosas de las Liturgias de las Horas junto a las lecturas diarias de la Misa. Por medio de “Magnificat”, es una excelente forma de comenzar a aprender la Liturgia de las Horas.

     
  12. Conoce a los Padres de la Iglesia y lee algunas selecciones de las Escrituras con ellos. Breves selecciones de los escritos de los Padres sobre temas cuaresmales pueden ser descargados gratis de la biblioteca cuaresmal en el sitio web crossroadsinitiative.com (en inglés).

     
  13. Sigue el Vía Crucis cada viernes ya sea con un grupo o por ti mismo. Si tienes hijos, tráelos contigo.

     
  14. Ora los Misterios Dolorosos del Rosario durante la Cuaresma, especialmente los Viernes y los Miércoles. Los Misterios Gloriosos son especialmente apropiados los Domingos. Los Misterios Gozosos y Luminosos son grandiosos para otros días.

     
  15. Consigue el libro del “Rosario Bíblico” que brinda un verso de las Escrituras entre cada Ave María (también disponible en crossroadsinitiative en inglés). Esto facilita la meditación de los misterios. Otro recurso para profundizar en el entendimiento del Rosario es el set de CD’s “Cómo María y el Rosario cambiaron mi vida” (disponible en inglés)

     
  16. Si nunca has orado un rosario en familia, empieza a hacerlo. Si vas a comenzar una vez a la semana, prueba hacerlo los Viernes o Domingos. Si te es difícil comenzar con las cinco decenas, prueba comenzar con una. Usa el Rosario Bíblico y haz que una persona diferente lea cada una de las Escrituras entre los Ave Marías. Así todos se involucran.

     
  17. Haz un hábito de detenerte al menos cinco veces al día, elevar tu corazón y tu mente a Dios, y decir una breve oración como “Jesús, te Amo” o “Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten misericordia de mí que soy un pecador” o “Señor, te ofrezco esto…”

     
  18. Ora todos los días por las intenciones y la salud del Santo Papa.

     
  19. Ora todos los días por los obispos y cardenales de toda la Iglesia Católica.

     
  20. Ora por los sacerdotes y diáconos, en especial los de tu Parroquia.

     
  21. Ora por los millones de Cristianos que sufren de persecución en varios países Musulmanes y Comunistas alrededor del mundo como Sudán, Nigeria, Paquistán, Indonesia, China, Vietnam y Corea del Norte.

     
  22. Ora por la unidad Cristiana, que haya un solo rebaño y un sólo pastor.

     
  23. Ora por la evangelización de todos aquellos que aún no han oído y aceptado la Buena Nueva de Jesús.

     
  24. Ora por tus enemigos. De hecho, piensa en la persona que más te ha herido o que más te molesta y pasa varios minutos cada día agradeciéndole a Dios por esa persona y pidiéndole a Dios que la bendiga.

     
  25. Ora por el fin del aborto en el mundo. Ora por las mujeres embarazadas que contemplan la opción del aborto.

     
  26. Ora por la paz en Afganistán, en Tierra Santa y en el mundo entero.

     
  27. Ora por aquellos sentenciados a la pena capital. Ora por aquellos condenados a muerte y por las familias de las víctimas de homicidio.

     
  28. Encuentra una forma de ayuno apropiada para ti, dada tu edad, tu estado de salud y tu estado de vida. Algunos ayunan a pan y agua los Miércoles y los Viernes. Otros ayunan de dulces o alcohol a lo largo de la Cuaresma. Algunos ayunan un día o varios a la semana, del desayuno hasta la cena y pasan la hora de almuerzo en oración o atienden una Misa. Otros dejan las meriendas entre comidas. El dinero que algunos ahorran por abstenerse de comprar algunas cosas lo proveen al apostolado o al ministerios para servir física y espiritualmente a los pobres.

     
  29. Orar es como respirar – debes hacerlo automáticamente. Pero algunas veces necesitas una pausa y respirar profundo. Eso es lo que es un retiro. Planea un retiro esta Cuaresma. Puede ser simplemente medio día, en la naturaleza o en tu Iglesia. O puede ser un día completo. O durante la noche. Puedes leer muchas cosas durante tu retiro o escuchar muchas charlas. Pero trata de leer las Escrituras, la liturgia, y busca la calma y el silencio tanto como puedas. A lo largo o al final del retiro, escribe lo que sientes que te dice el Espíritu Santo.

     
  30. Busca una biografía de un Santo que te atraiga particularmente y léela durante la Cuaresma.

     
  31. En lugar de videos seculares para tu entretenimiento los fines de semana, trata de ver videos que enriquecerán tu vida espiritual. Sugerencias: Jesús de Nazaret por Franco Zeffirelli, Escarlata y Negro, Assisi Underground (si no están disponibles en tu biblioteca local o en la tienda de videos, todos están disponibles en Ignatius Press)

     
  32. Mientras conduces, apaga la radio secular por un momento y usa ese tiempo para escuchar alguna enseñanza en tu Ipod o de un CD. Algunos muy buenos recursos pueden ser adquiridos en crossroadsinitiative.com o en otros apostolados Católicos y casa de publicación que puedes encontrar en línea

     
  33. Encuentra un comedor para indigentes en tu localidad o algún centro de atención de crisis y ofrécete como voluntario durante la Cuaresma. Sirve a la gente ahí sabiendo que al hacerlo, estás sirviendo a Jesús. Trata de ver a Jesús en cada persona ahí

     
  34. Visita a alguien en un asilo, en un hospital o a alguien que esté enfermo en casa. Nuevamente, ama a Jesús en y a través de la persona que sufre

     
  35. ¿Hay algún divorciado o viudo viviendo en tu vecindario? Si es así, invita a esa persona a tu casa para cenar, o para compartir un café, etc

     
  36. Busca el video de la película “La Pasión de Cristo” de Mel Gibson durante la Cuaresma y velo si consideras que puedes tolerar la violencia (hay también una versión con muchas escenas violentas editadas). Consigue una copia de la “Guía de la Pasión: 100 preguntas sobre la Pasión de Cristo” para ayudarte a sacarle más provecho a la película.

     
  37. Invita a alguien a tu casa a ver la Pasión de Cristo, especialmente si la fe de ese alguien es nominal, o no practica su fe, o no profesa la fe Cristiana. Dales también una copia de la Guía de la Pasión.

     
  38. Pasa algún tiempo concentrándote en tu pareja, fortaleciendo tu matrimonio. Comiencen a orar juntos, o hagan de la oración conjunta algo que sucede más frecuentemente.

     
  39. Pasa algún tiempo concentrándote en tus hijos. Escucha. Ora. Incluso ¡diviértete!

     
  40. Cuando venga la Pascua, no dejes la práctica que comenzaste durante la Cuaresma. ¡Haz de ella una característica permanente de tu vida Cristiana!.


Adaptación y traducción al español por María Vanegas, para PildorasdeFe.net, de artículo publicado en: Catholic Exchange, autor: Marcellino D’Ambrosio, Ph.D.