7 claves para comprender mejor el Sacramento de la Unción de los enfermos…

No es un sacramento sólo para aquellos que están a punto de morir, también se aplica en señal de peligro debido a una enfermedad o la vejez…

1.- ¿Qué es el Sacramento de la Unción de los enfermos?

Es uno de los siete sacramentos del Nuevo Testamento instituido por Cristo, al cual alude Marcos (6,13):

“También expulsaron muchos demonios, y curaron a muchos enfermos poniéndoles aceite”.

La Iglesia cree y confiesa que, entre los siete sacramentos, existe un sacramento especialmente destinado a reconfortar a los atribulados por la enfermedad: la Unción de los enfermos.

2.- ¿Cómo se celebra?

Como en todos los sacramentos, la Unción de los enfermos se celebra de forma litúrgica y comunitaria, que tiene lugar en familia, en el hospital o en la iglesia, para un solo enfermo o para un grupo de enfermos. Si las circunstancias lo permiten, la celebración del sacramento puede ir precedida del sacramento de la Penitencia y seguida del sacramento de la Eucaristía, el «viático» para el paso a la vida eterna.

Este sacramento se les administra a los gravemente enfermos ungiéndolos en la frente y en las manos con aceite de oliva debidamente bendecido, pronunciando una sola vez estas palabras:

“Por esta santa unción, y por su bondadosa misericordia te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo, para que, libre de tus pecados, te conceda la salvación y te conforte en tu enfermedad”

Sólo los sacerdotes (obispos y presbíteros) pueden administrar este sacramento.

3.- ¿Este sacramento lo recibe solamente los moribundos?

No es un sacramento sólo para aquellos que están a punto de morir. El apóstol Santiago escribió en su epístola (5,14-15):

“Si alguno está enfermo, que llame a los ancianos de la iglesia, para que oren por él y en el nombre del Señor le unten aceite. Y cuando oren con fe, el enfermo sanará y el Señor lo levantará; y si ha cometido pecados, le serán perdonados.”

Los cristianos han valorado y  administrado este sacramento, desde los primeros tiempos del cristianismo, no sólo para los que están en peligro de muerte, sino también a la primera señal de peligro debido a una enfermedad o a la vejez

4.- ¿Cuál es el mejor momento para administrarlo?

Por tanto, en cuanto uno de los fieles comienza a estar en peligro de muerte debido a una enfermedad o a su vejez, ha llegado ya el momento apropiado para administrar este sacramento.

Los fieles deben animar a los enfermos a llamar al sacerdote para recibir este sacramento y la comunidad debe acompañar muy especialmente a los enfermos con sus oraciones y sus atenciones fraternas.

5.- ¿Cuáles son los beneficios de este sacramento?

Un don particular del Espíritu Santo. La gracia primera de este sacramento es una gracia de consuelo, de paz y de ánimo para vencer las dificultades propias del estado de enfermedad grave o de la fragilidad de la vejez, es un don del Espíritu Santo que renueva la confianza y la fe en Dios y fortalece contra las tentaciones del maligno, especialmente tentación de desaliento y de angustia ante la muerte.

Esta asistencia del Señor por la fuerza de su Espíritu quiere conducir al enfermo a la curación del alma, pero también a la del cuerpo, si tal es la voluntad de Dios. Además, si hubiera cometido pecados, le serán perdonados.

Por la gracia de este sacramento, el enfermo recibe la fuerza y el don de unirse más íntimamente a la Pasión de Cristo, el sufrimiento, secuela del pecado original, recibe un sentido nuevo, viene a ser participación en la obra salvífica de Jesús. También trae alivio y fortaleza al alma del enfermo, despertando en él una gran confianza en la divina misericordia, lo cual le ayuda a soportar su enfermedad.

Los enfermos que reciben este sacramento, uniéndose libremente a la pasión y muerte de Cristo, contribuyen al bien del Pueblo de Dios.

6.- ¿Se puede administrar más de una vez?

Si un enfermo que recibió la unción recupera la salud, puede, en caso de nueva enfermedad grave, recibir de nuevo este sacramento. En el curso de la misma enfermedad, el sacramento puede ser reiterado si la enfermedad se agrava.

Es apropiado recibir la Unción de los enfermos antes de una operación importante. Y esto mismo puede aplicarse a las personas de edad avanzada cuyas fuerzas se debilitan

7.- ¿Y si el paciente está inconsciente?

Se puede administrar aunque el paciente esté inconsciente. La Penitencia, la Santa Unción y la Eucaristía, en cuanto viático, constituyen, cuando la vida cristiana toca a su fin, los sacramentos que preparan para entrar en la Patria, o los sacramentos que cierran la peregrinación.

Lamentablemente la mayoría de los pacientes que han llegado al último día de su vida, están ya inconscientes o demasiado enfermos para poder beneficiarse plenamente de este sacramento. Este es el motivo por el cual se debe llamar al sacerdote mientras el paciente gravemente enfermo todavía está consciente y puede recibir los máximos beneficios del sacramento.

Es obligación de todo cristiano prepararse del mejor modo para la muerte, y los que rodean a un enfermo tienen el deber (que es grave), de darle a conocer su situación peligrosa y de sugerirle la conveniencia de recibir el sacramento


Publicado originalmente en:
Vidahumana.org