Al final de esta cuaresma el demonio te va a tentar ¡cuidado!…

El Demonio se le apareció a Jesús en su debilidad, y así trata de aprovechar esto para tentarlo y lograr corromperlo…

El demonio no es un cuento de hadas. Muchos creen que es una fábula o un invento medieval de la Iglesia para asustar a la gente, pero su existencia es real. Es dogma de Fe creer en el demonio. Aquel que no acepte su existencia, niega completamente las enseñanzas en la que Jesús nos advierte sobre las tentaciones que este puede producir en todos nosotros.

¿Recuerdan que Jesús se fue a ayunar 40 días y 40 noches al desierto para ser probado?

Mientras Jesús pasó sus 40 días allí, no le pasó absolutamente nada, no hubo tentaciones ni debilidades, por el contrario, estuvo bajo la asistencia de divinos ángeles. No fue, sino hasta el último día, cuando sintió un poco de hambre (Mateo 4,2), cuando el demonio se le apareció. ¿Curioso esto no?

El Demonio se le apareció a Jesús en su debilidad, y así trata de aprovechar esto para tentarlo y lograr corromperlo. El demonio fue muy inteligente actuando de esta forma, pero Jesús lo fue aún mucho más, ya conocemos la historia.

Reflexión:

En esta cuaresma, los cristianos nos vamos a sentir muy fortalecidos en la fe, haciendo obras de caridad, misionando con los más necesitados, visitando a los enfermos y ancianos, culminando proyectos de evangelización, etc… y el demonio, que es muy inteligente, te va a dejar actuar y sentirte muy bien.

Cuando estemos por finalizar la cuaresma, seguro muchos de nosotros vamos a sentir un poco de cansancio, frustración, apatía, algunos otros habrán tenido riñas con los compañeros de misiones, malestar porque las cosas no salieron como querían, y es allí, en esos momentos de debilidad donde el demonio se te va a aparecer y va a intentar hacerte caer de forma brutal.

No permitas que en tus momentos de debilidad te gane la desesperanza, la frustración, el dolor o la ira, porque en algunos de esos casos o en todos, puede estar presente un demonio disfrazado haciéndote caer en el día 40 de tu cuaresma, cuando sentiste cansancio y debilidad

Ayuno y Oración, es lo que nos recomienda Jesús para vencer todas las tentaciones y librarnos del maligno. ¡Ánimo! Si Dios con nosotros, ¿quién contra nosotros?

Te recuerdo que tenemos a un Dios poderoso, con un amor que trasciende en todas las palabras y acciones. Procura sentir su amor y su poder en cada acción de tu vida, por muy negativa que te pueda parecer.

Te dejo esta pequeña oración para que la reflexiones durante tu cuaresma, hazla tuya:

Oración: Señor, levántame el ánimo, a veces me siento sumido en la tristeza y la desesperanza. Sé que me quieres feliz, por eso te pido que llenes mi corazón de alegría, aún en los momentos de angustias. Confío en Ti y en tu palabra sanadora, y por eso trabajo en mejorar las condiciones en las que se encuentra mi alma. Tú me has dado las capacidades para hacerlo. Me siento inmerso en una sociedad llena de apatía y con muchas rupturas emocionales. Clamo tu fuerza poderosa para poder enfrentarlas con valentía, vencerlas y superarlas. Sé que nunca abandonas al que clama tu protección, por eso me siento ya que tu gracia cae sobre mí y los que amo. Amén


Autor: Qriswell J. Quero,
Fuente: PildorasdeFe.net