Todas las entradas por jesusdivinamisericordia

Acerca de jesusdivinamisericordia

MISIONERO Y APÓSTOL DE LA MISERICORDIA

LECTURAS DEL VIERNES VI DE PASCUA 11 DE MAYO (BLANCO)…

Ahora ustedes están tristes, pero yo los volveré a ver, se alegrará su corazón y nadie podrá quitarles su alegría…


 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

SAN MAYOLO DE CLUNY ABAD

ANTÍFONA DE ENTRADA Ap 5, 9-10

Señor, con tu Sangre has rescatado a hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación, y has hecho de nosotros un reino de sacerdotes para Dios. Aleluya…

ORACIÓN COLECTA

Escucha, Señor, nuestras súplicas, y haz que el efecto santificador que prometió tu Palabra se cumpla en todas partes por la predicación evangélica y que, conforme a lo que anunció, el testimonio de tu verdad lleve a plenitud nuestra adopción filial. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos…

LITURGIA DE LA PALABRA

Muchos de esta ciudad pertenecen a mi pueblo…

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 18, 9-18

En aquellos días, Pablo tuvo una visión nocturna en Corinto, en la que le dijo el Señor: “No tengas miedo. Habla y no calles, porque yo estoy contigo y nadie pondrá la mano sobre ti para perjudicarte. Muchos de esta ciudad pertenecen a mi pueblo”. Por eso Pablo se quedó allí un año y medio, explicándoles la palabra de Dios.

Pero cuando Galión era procónsul de Acaya, los judíos, de común acuerdo, se abalanzaron contra Pablo y lo llevaron hasta el tribunal, donde dijeron: “Este hombre trata de convencer a la gente de que den a Dios un culto contrario a la ley”. Iba Pablo a tomar la palabra para responder, cuando Galión dijo a los judíos: “Si se tratara de un crimen o de un delito grave, yo los escucharía, como es razón; pero si la disputa es acerca de palabras o de nombres o de su ley, arréglense ustedes”. Y los echó del tribunal. Entonces se apoderaron de Sóstenes, jefe de la sinagoga, y lo golpearon delante del tribunal, sin que Galión se preocupara en lo más mínimo. Pablo se quedó en Corinto todavía algún tiempo. Después se despidió de los hermanos y se embarcó para Siria, con Priscila y Aquila. En Céncreas se rapó la cabeza para cumplir una promesa que había hecho. 

Palabra de Dios…

Te alabamos, Señor…

Del salmo 46

R/. Dios es el rey del universo. Aleluya…

Aplaudan, pueblos todos; aclamen al Señor, de gozo llenos, que el Señor, el Altísimo, es terrible y de toda la tierra, rey supremo. R/.

Fue Él quien nos puso por encima de todas las naciones y los pueblos, al elegimos como herencia suya, orgullo de Jacob, su predilecto. R/.

Entre voces de júbilo y trompetas, Dios, el Señor, asciende hasta su trono. Cantemos en honor de nuestro Dios, al rey honremos y cantemos todos. R/.

ACLAMACIÓN cfr. Lc 24, 46. 26

 

 

R/. Aleluya, aleluya…

Cristo tenía que morir y resucitar de entre los muertos, para entrar así en su gloria… R/.

Nadie podrá quitarles su alegría…

Del santo Evangelio según san Juan: 16, 20-23

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Les aseguro que ustedes llorarán y se entristecerán, mientras el mundo se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero su tristeza se transformará en alegría.

Cuando una mujer va a dar a luz, se angustia, porque le ha llegado la hora; pero una vez que ha dado a luz, ya no se acuerda de su angustia, por la alegría de haber traído un hombre al mundo. Así también ahora ustedes están tristes, pero yo los volveré a ver, se alegrará su corazón y nadie podrá quitarles su alegría. Aquel día no me preguntarán nada”.

Palabra del Señor…

Gloria a ti, Señor Jesús…

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe, Señor, con bondad, estas ofrendas de tu familia santa, para que, con la ayuda de tu protección, conserve los dones recibidos y llegue a poseer los eternos. Por Jesucristo, nuestro Señor…

Prefacio I-V de Pascua.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Rm 4, 25

Cristo fue condenado a muerte por nuestros pecados, y resucitó para nuestra justificación. Aleluya…

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Protege, Señor, con amor constante a quienes has salvado, para que, una vez redimidos por la pasión de tu Hijo, se llenen ahora de alegría por su resurrección. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos…

Evangelio del día: Luego del dolor y la tristeza queda la alegría de Jesús…

Imagen1

San Juan 16,20-23a – VI Viernes de Pascua: Ustedes llorarán y estarán tristes, pero su tristeza se transformará en alegría…

Evangelio según San Juan 16,20-23a

Que la alegría inunde su corazón: En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Les aseguro que ustedes llorarán y se entristecerán, mientras el mundo se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero su tristeza se transformará en alegría. Cuando una mujer va dar a luz, se angustia, porque le ha llegado la hora; pero una vez que ha dado a luz, ya no se acuerda de su angustia, por la alegría de haber traído un hombre al mundo. Así también ahora ustedes están tristes, pero yo los volveré a ver, se alegrará su corazón y nadie podrá quitarles su alegría. Aquel día no me preguntarán nada.” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Nosotros debemos decirnos la verdad: no toda la vida cristiana es una fiesta. ¡No toda! Se llora, tantas veces se llora.

Cuando estás enfermo; cuando tienes un problema en tu familia con un hijo, con una hija, la esposa, el marido; cuando ves que el sueldo no alcanza hasta fin de mes y tienes un hijo enfermo; cuando ves que no puedes pagar la cuota del crédito inmobiliario de la casa y se deben ir…

Tantos problemas, tantos que nosotros tenemos. Pero Jesús nos dice:

“¡No tengas miedo!. Sí, estarán tristes, llorarán y también la gente se alegrará, la gente que está contra ti”

También hay otra tristeza, la tristeza que nos llega a todos nosotros cuando vamos por un camino que no es bueno. Cuando, por decirlo sencillamente, vamos a comprar la alegría, la alegría, esa del mundo, esa del pecado, al final hay un vacío dentro de nosotros, hay tristeza.

Y ésta es la tristeza de la mala alegría. La alegría cristiana, en cambio, es alegría en esperanza, que llega.

Pero en el momento de la prueba nosotros no la vemos. Es una alegría que es purificada por las pruebas y también por las pruebas de todos los días:

“Su tristeza se cambiará en alegría”

Pero cuando vas a lo de un enfermo o a lo de una enferma que sufre tanto es difícil decir: «¡Ánimo! ¡Coraje! ¡Mañana tendrás alegría!». ¡No, no se puede decir! Debemos hacerla sentir como la hizo sentir Jesús.

También nosotros, cuando estamos precisamente en la oscuridad, que no vemos nada: «Yo sé, Señor, que esta tristeza se cambiará en alegría. ¡No sé cómo, pero lo sé!». Un acto de fe en el Señor. ¡Un acto de fe!

Para comprender la tristeza que se transforma en alegría Jesús toma el ejemplo de la mujer que da a luz: Es verdad, en el parto la mujer sufre tanto, pero después, cuando el niño está con ella, se olvida

Lo que queda, por tanto, es la alegría de Jesús, una alegría purificada. Esa es la alegría que queda. Una alegría escondida en algunos momentos de la vida, que no se siente en los momentos feos, pero que viene después, una alegría en la esperanza.

Éste, por tanto, es el mensaje de la Iglesia de hoy: ¡no tener miedo!(Homilía en Santa Marta, 30 de mayo de 2014)

Oración de sanación

Jesús, Señor mío, desde que me despierto, Tú me recibes con amor y me vas colmando de fuerzas a medida que se presentan los retos del día. Con tu apoyo quiero dejar atrás mis debilidades y confiar en una victoria segura.

Sé que Tú me has llamado a vivir en la alegría, en la felicidad, aún en medio de las pruebas, en medio de tantas dificultades, luchas y problemas, y a no dejar de confiar en que Tú todo lo haces posible

Envíame tu Espíritu para no dejarme afligir o entristecer por nada que sucede en esta vida pasajera. Tomo como mía las palabras del Salmista (34,19): “El Señor está cercano a quien tiene el corazón herido”.

Confío en que tu asistencia celestial se derrama sobre mí. Inunda mi vida con tu Espíritu poderoso, quiero sentir tu presencia que fortalece el alma y la prepara para todo desafío. Necesito de Ti

Hoy, Tú quieres hacerme feliz y yo también lo deseo. Te entrego todas las situaciones por las que estoy atravesando, esas que me crean angustia y que me quiero robar la paz.

Quiero aprender a disfrutar de todo lo que me has ofrecido en esta vida, vivir cada momento con alegría e intensidad. Ayúdame a cambiar mis tristezas, mis amarguras y dificultades en alegrías y oportunidades.

Confío en tu promesa fiel, confío en tu Palabra que me conforta, en que si me esfuerzo, Tú no me desampararás y me cubrirás con tu sombra poderosa.

Ven y hazme saber como a Josué (v1,9): “No tengas miedo ni te desanimes, porque Yo, tu Señor y Dios, estaré contigo dondequiera que vayas” ¡Amén!

Propósito para hoy

Hoy agradeceré, en una oración especial, los dones que he recibido en mi vida, y haré esa obra de misericordia que he estado posponiendo

Frase de reflexión

“Pidamos por los seminaristas, para que, oyendo la voz del Señor, la sigan con decisión y alegría”. Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com

 

LECTURAS DEL JUEVES VI DE PASCUA 10 DE MAYO (BLANCO)…

Dentro de poco tiempo ya no me verán y dentro de otro poco me volverán a ver…


 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

SAN JUAN DE ÁVILA PRESBÍTERO

ANTÍFONA DE ENTRADA. Cfr. Sal 67, 8-9. 20

Cuando saliste, Señor, al frente de tu pueblo, y le abriste camino a través del desierto, la tierra se estremeció y hasta los cielos dejaron caer su lluvia. Aleluya…

ORACIÓN COLECTA

Señor Dios, que hiciste a tu pueblo partícipe de tu redención, concédenos vivir perpetuamente llenos de gozo por la resurrección del Señor. El, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

LITURGIA DE LA PALABRA

Pablo se estableció en la casa de Aquila, trabajaba y predicaba en la sinagoga…

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 18, 1-8

En aquellos días, Pablo salió de Atenas y se fue a Corinto. Allí encontró a un judío, llamado Aquila, natural del Ponto, que acababa de llegar de Italia con su mujer, Priscila, en acatamiento a las órdenes de Claudio, que expulsó de Roma a todos los judíos. Pablo se acercó a ellos, y como eran del mismo oficio, se quedó a vivir y a trabajar con ellos. Su oficio era fabricar tiendas de campaña. Cada sábado Pablo discutía en la sinagoga y trataba de convencer a judíos y griegos.

Cuando Silas y Timoteo llegaron de Macedonia, Pablo se dedicó por completo a la predicación y afirmó delante de los judíos que Jesús era el Mesías. Como éstos lo contradecían y lo insultaban, se rasgó las vestiduras y dijo: “Que la sangre de ustedes caiga sobre su propia cabeza: yo soy inocente. De ahora en adelante, iré a hablar a los paganos”.

Salió de allí y entró en la casa de Tito Justo, que adoraba a Dios, y cuya casa estaba al lado de la sinagoga. Crispo, el jefe de la sinagoga, creyó en el Señor, junto con toda su familia. Asimismo, al oír a Pablo, muchos de los corintios creyeron y recibieron el bautismo.

Palabra de Dios…

Te alabamos, Señor…

Del salmo 97

R/. El Señor nos ha demostrado su amor y su lealtad. Aleluya…

Cantemos al Señor un canto nuevo, pues ha hecho maravillas. Su diestra y su santo brazo le han dado la victoria. R/.

El Señor ha dado a conocer su victoria y ha revelado a las naciones su justicia. Una vez más ha demostrado Dios su amor y su lealtad hacia Israel. R/.

La tierra entera ha contemplado la victoria de nuestro Dios. Que todos los pueblos y naciones aclamen con júbilo al Señor. R/.

ACLAMACIÓN   Cfr. Jn 14, 18

R/. Aleluya, aleluya…

No los dejaré desamparados, dice el Señor; me voy, pero volveré a ustedes y entonces se alegrará su corazón… R/.

Su tristeza se transformará en alegría…

Del santo Evangelio según san Juan: 16, 16-20

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Dentro de poco tiempo ya no me verán; y dentro de otro poco me volverán a ver”. Algunos de sus discípulos se preguntaban unos a otros: “¿Qué querrá decir con eso de que: `Dentro de poco tiempo ya no me verán, y dentro de otro poco me volverán a ver’, y con eso de que: ‘Me voy al Padre’?” Y se decían: “¿Qué significa ese ‘un poco’? No entendemos lo que quiere decir”.

Jesús comprendió que querían preguntarle algo y les dijo: “Están confundidos porque les he dicho: ‘Dentro de poco tiempo ya no me verán y dentro de otro poco me volverán a ver’. Les aseguro que ustedes llorarán y se entristecerán, mientras el mundo se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero su tristeza se transformará en alegría”.

Palabra del Señor…

Gloria a ti, Señor Jesús…

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Suba hasta ti, Señor, nuestra oración, acompañada por estas ofrendas, para que, purificados por tu bondad, nos dispongas para celebrar el sacramento de tu inmenso amor. Por Jesucristo, nuestro Señor…

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN. Mt 28 20

Yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo. Aleluya…

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Dios todopoderoso y eterno, que, por la resurrección de Cristo, nos has hecho renacer a la vida eterna, multiplica en nosotros el efecto de este sacramento pascual, e infunde en nuestros corazones el vigor que comunica este alimento de salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor…

Evangelio del día: Dios puede transformar nuestras tristezas en alegría…

Imagen1

San Juan 16,16-20 – VI Jueves de Pascua: Ustedes estarán tristes, pero dentro de poco esa tristeza se convertirá en alegría…

Del Santo Evangelio según San Juan 16,16-20

Sus tristezas se transformarán en alegría: En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Dentro de poco, ya no me verán, y poco después, me volverán a ver”. Entonces algunos de sus discípulos comentaban entre sí: “¿Qué significa esto que nos dice: ´Dentro de poco ya no me verán, y poco después, me volverán a ver´?. ¿Y que significa: «Yo me voy al Padre»?”. Decían: “¿Qué es este poco de tiempo? No entendemos lo que quiere decir”. Jesús se dio cuenta de que deseaban interrogarlo y les dijo: “Ustedes se preguntan entre sí qué significan mis palabras: “Dentro de poco, ya no me verán, y poco después, me volverán a ver”. Les aseguro que ustedes van a llorar y se van a lamentar; el mundo, en cambio, se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en alegría”. Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

El Evangelio, invita insistentemente a la alegría. Bastan algunos ejemplos: “Alégrate” es el saludo del ángel a María”. (Lucas 1,28). La visita de María a Isabel hace que Juan salte de alegría en el seno de su madre (Lucas 1,41). En su canto María proclama:

“Mi espíritu se estremece de alegría en Dios, mi salvador”. (Lucas 1,47)

Cuando Jesús comienza su ministerio, Juan exclama: “Ésta es mi alegría, que ha llegado a su plenitud”. (Juan 3,29)

Jesús mismo se llenó de alegría en el Espíritu Santo (Lucas 10,21). Su mensaje es fuente de gozo: “Les he dicho estas cosas para que mi alegría esté en ustedes, y su alegría sea plena” (Juan 15,11).

Nuestra alegría cristiana bebe de la fuente de su corazón rebosante. Él promete a los discípulos: “Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en alegría” (Jn 16,20). E insiste: «Volveré a verlos y su corazón se alegrará, y nadie les podrá quitar su alegría» (Jn 16,22). Después ellos, al verlo resucitado, se alegraron. (Jn 20,20).

El libro de los Hechos de los Apóstoles cuenta que en la primera comunidad “tomaban el alimento con alegría” (2,46). Por donde los discípulos pasaban, había una gran alegría (8,8), y ellos, en medio de la persecución, “se llenaban de gozo” (13,52).

Un eunuco, apenas bautizado, siguió gozoso su camino (8,39), y el carcelero “se alegró con toda su familia por haber creído en Dios” (16,34). ¿Por qué no entrar también nosotros en ese río de alegría? (Exhortación apostólica “Evangelii Gaudium”, La alegría del Evangelio)

Oración de Sanación

Mi Señor, en este momento quero solicitarte que llenes de paz a mi corazón y me hagas caminar confiado cada momento de este día a través de toda circunstancia que se me presente

Tú me invitas a la alegría, a que guarde la esperanza y que, aún en medio de pruebas y lamentos, me mantenga firme, sereno y sonriente, porque tu Palabra es promesa de vida que nos ha dado a todos la victoria

Tú me has prometido que puedes transformar todo lo amargo en gozo y que no hay complicación en esta vida que no pueda ser superada a través de la fuerza de tu amor

Quiero confesarte que eres mi mayor alegría y al mismo tiempo pedirte perdón por todas aquellas veces en que me olvidé de tu palabra y de tu presencia y le di mayor peso a mis problemas y adversidades.

Quiero ser alegre desde hoy, que mi corazón se llene de tu alegría al verse inundado de tu esperanza y sentirse capaz de enfrentar cualquier reto que lo lleve a un futuro lleno de posibilidades

Ven y calma toda angustia y ansiedad que me han causado mis dificultades. Que tu gracia sea la que me haga vencer todos mis miedos y recuperar así la paz y serenidad

Te confío mi vida, todo mi ser, todas las potencias que has sembrado en mí, para que, con la presencia poderosa de tu Espíritu, nada me derrote

Ven y enséñame los caminos a recorrer y así encontrar la verdadera luz y paz que sólo tu alegría es capaz de darme. Amén

Propósito para hoy

Rezaré por el Papa Francisco, Obispos, Sacerdotes, Religiosos, Religiosas y Misioneros, para que puedan cumplir con alegría su labor ministerial

Frase de reflexión

“Saludo a los enfermos y a cuantos sufren. Cristo crucificado está con ustedes: acójanse a Él”. Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com

 

LECTURAS DEL MIÉRCOLES VI DE PASCUA 9 DE MAYO (BLANCO)…

Cuando venga el Espíritu de la verdad, Él los irá guiando hasta la verdad plena…


 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

SAN PACOMIO ABAD

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 17, 50; 21, 23

Te alabaré, Señor, ante las naciones y anunciaré tu nombre a mis hermanos. Aleluya…

ORACIÓN COLECTA

Concédenos, Señor, que así como celebramos solemnemente el misterio de la resurrección de tu Hijo, merezcamos también gozar con todos los santos cuando vuelva en su gloria. El que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos…

LITURGIA DE LA PALABRA

Les anuncio a ese Dios que ustedes veneran sin conocerlo…

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 17, 15-16. 22-18, 1

En aquellos días, los cristianos que ayudaron a Pablo a escapar de Berea, lo llevaron hasta la ciudad de Atenas. Pablo los envió de regreso con la orden de que Silas y Timoteo fueran a reunirse con él cuanto antes.

Un día, mientras los esperaba en Atenas, Pablo sentía que la indignación se apoderaba de él, al contemplar la ciudad llena de ídolos. Entonces se presentó en el Areópago y dijo: “Atenienses: Por lo que veo, ustedes son en extremo religiosos. Al recorrer la ciudad y contemplar sus monumentos, encontré un altar con esta inscripción: ‘Al Dios desconocido’. Pues bien, yo vengo a anunciarles a ese Dios que ustedes veneran sin conocerlo.

El Dios que hizo el mundo y todo cuanto hay en Él, siendo el Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por hombres, ni es servido por mano de hombres, como si necesitara de algo o de alguien; porque Él es quien da a todos la vida, el aliento y cuanto tienen.

De un solo hombre sacó todo el género humano para que habitara toda la tierra, determinó las épocas de su historia y estableció los límites de sus territorios. Dios quería que lo buscaran a Él y que lo encontraran, aunque fuera a tientas, pues en realidad no está lejos de nosotros, ya que en Él vivimos, nos movemos y somos. Como lo ha dicho alguno de los poetas de ustedes: ‘Somos de su mismo linaje’.

Por lo tanto, si somos linaje de Dios, no debemos pensar que Dios es como una imagen de oro, plata o mármol, labrada artísticamente por los hombres según su imaginación. Dios no tomó en cuenta la ignorancia de la gente en tiempos pasados, pues ahora quiere que todos los hombres se conviertan, porque tiene determinado un día en el cual ha de juzgar al universo con justicia, por medio de un hombre designado por Él, y ha dado a todos la prueba de esto, resucitándolo de entre los muertos”.

Al oír hablar de la resurrección de los muertos, algunos se burlaron y otros dijeron: “De esto te oiremos hablar en otra ocasión”. Entonces Pablo se retiró. Sin embargo, algunos se adhirieron a él y creyeron. Entre ellos se contaban Dionisio, el areopagita; una mujer, que se llamaba Dámaris, y algunos más. Después de esto, Pablo salió de Atenas y se fue a Corinto.

Palabra de Dios…

Te alabamos, Señor…

Del salmo 148

R/. La gloria del Señor sobrepasa cielo y tierra. Aleluya…

Alaben al Señor en las alturas, alábenlo en el cielo; que alaben al Señor todos sus ángeles, celestiales ejércitos. R/.

Reyes y pueblos todos de la tierra, gobernantes y jueces de este mundo; hombres, mujeres, jóvenes y ancianos, alaben al Señor y denle culto. R/.

El nombre del Señor alaben todos, pues su nombre es excelso, su gloria sobrepasa cielo y tierra y ha hecho fuerte a su pueblo. R/.

Que alaben al Señor todos sus fieles, los hijos de Israel, el pueblo que ha gozado siempre de familiaridad con Él. R/.

ACLAMACIÓN   Jn 14, 16

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya…

Yo le pediré al Padre y Él les dará otro Consolador, que se quedará para siempre con ustedes, dice el Señor… R/.

El Espíritu de verdad los irá guiando hasta la verdad plena…

Del santo Evangelio según san Juan: 16, 12-15

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Aún tengo muchas cosas que decirles, pero todavía no las pueden comprender. Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, Él los irá guiando hasta la verdad plena, porque no hablará por su cuenta, sino que dirá lo que haya oído y les anunciará las cosas que van a suceder. Él me glorificará, porque primero recibirá de mí lo que les vaya comunicando. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso he dicho que tomará de lo mío y se lo comunicará a ustedes”.

Palabra del Señor…

Gloria a ti, Señor Jesús…

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Dios, nuestro, que por el santo valor de este sacrificio nos hiciste participar de tu misma y gloriosa vida divina, concédenos que, así como hemos conocido tu verdad, de igual manera vivamos de acuerdo con ella. Por Jesucristo, nuestro Señor…

Prefacio I-V de Pascua.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. 15, 16.19

Yo los elegí del mundo, dice el Señor, y los destiné para que vayan y den fruto, y su fruto permanezca. Aleluya…

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, muéstrate benigno con tu pueblo, y ya que te dignaste alimentarlo con los misterios celestiales, hazlo pasar de su antigua condición de pecado a una vida nueva. Por Jesucristo, nuestro Señor…

Evangelio del día: Sin la oración no hay sitio para el Espíritu Santo…

evangelio

San Juan 16,12-15 – VI miércoles de Pascua: Cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, Él los introducirá en toda la verdad…

Evangelio según San Juan 16,12-15

El Espíritu Santo los llevará por la Verdad: En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Todavía tengo muchas cosas que decirles, pero ustedes no las pueden comprender ahora. Cuando venga el Espíritu de la Verdad, él los introducirá en toda la verdad, porque no hablará por sí mismo, sino que dirá lo que ha oído y les anunciará lo que irá sucediendo. Él me glorificará, porque recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes. Todo lo que es del Padre es mío. Por eso les digo: “Recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

[…] Sin el Espíritu Santo no podemos entender. Es justamente el Espíritu Santo el que nos hace entender la verdad o, usando las palabras de Jesús, es el Espíritu el que nos hace conocer la voz de Jesús: “Mis ovejas escuchan mi voz y yo las conozco y ellas me siguen”.

La Iglesia sale adelante gracias a la obra del Espíritu Santo, que nos hace escuchar la voz del Señor. ¿Y cómo puedo estar seguro de que esa voz que escucho es la voz de Jesús, de que lo que escucho que debo hacer viene del Espíritu Santo? Hay que rezar.

Sin la oración no hay sitio para el Espíritu Santo. Hay que pedir a Dios que nos mande este don: “Señor, danos el Espíritu Santo para que podamos discernir en cualquier momento qué debemos hacer”, que no es siempre lo mismo.

El mensaje es el mismo: la Iglesia sale adelante, la Iglesia sale adelante con estas sorpresas, con estas novedades del Espíritu Santo. Hay que discernirlas, y, para discernirlas, hay que rezar, pedir esta gracia.

San Bernabé estaba lleno del Espíritu Santo y entendió inmediatamente; Pedro vio y dijo: «Pero, ¿quién soy yo para negar aquí el Bautismo?».

Es el Espíritu Santo quien hace que no nos equivoquemos. “Pero, padre, ¿por qué meterse en tantos problemas. Hagamos las cosas como siempre las hemos hecho, y así estamos más seguros…”».

El problema de hacer siempre lo mismo que hemos hecho, es una alternativa de muerte. Hay que arriesgarse con la oración, mucho, con la humildad, a aceptar lo que el Espíritu Santo nos pide que cambiemos. Esta es la vía. (Homilía en Santa Marta, 28 de abril de 2013)

Oración de Sanación

Mi Dios, mi Rey, que agradable y poderoso es sentir que te tengo cerca de mi corazón y recibir tu gracia que me alivia las cargas y me anima cada día a ser responsable, honesto y cumplidor.

Tu amor no tiene límites, tu generosidad es extrema, por eso también se te conoce como el gran DADOR, no te cansas de darnos, a través de tu Espíritu Santo, innumerables regalos y bendiciones si te somos fieles.

Tú me prometes que a mi vida vendrá el Espíritu de la Verdad a guiarme, a consolarme y a darme fuerzas para que me mantenga siempre caminando por las veredas de tus misterios y de tus promesas.

El Espíritu Santo me ayudará a encontrar el amor en cada una de las Palabras de tu Evangelio y a ser multiplicador de ellas para lograr acercar a los demás a tu presencia divina.

Ayúdame, oh Espíritu Santo, Espíritu de amor, a tener el corazón siempre dispuesto a tu voluntad y mis oídos estén siempre alertas a escuchar tus inspiraciones con las que me motivas a ser feliz.

Tu renuevo de plenitud se abre en cada amanecer y son derramadas sobre los corazones que humildemente se despiertan teniendo sed de Ti. Te abro mi corazón, te entrego mi vida, dame tu alegría.

Oriéntame, oh Santo Espíritu, en lo que debo decir, a despreciar lo que no me lleva a la santidad, a rechazar toda palabra malsana, envidiosa y egoísta.

Oriéntame el corazón, oh dulce Espíritu de Dios, para que conserve la paz y proclame tu Verdad al mundo con amor y sin temor. Amén

Propósito para hoy

Voy a tomar 5 minutos a solas y rezaré a la Virgen de Fátima pidiendo por la Paz en mi familia y la mía propia, por mi país y por la del mundo entero.

Frase de reflexión

“Pidamos por todos los sacerdotes buenos y fieles, que se entregan a los demás con generosidad y abnegación, sin hacer ruido”. Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com

 

LECTURAS DEL MARTES VI DE PASCUA 8 DE MAYO (BLANCO)…

Les conviene que me vaya; porque si no me voy, no vendrá a ustedes el Consolador…

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

NUESTRA SEÑORA DE LUJÁN PATRONA DE ARGENTINA

ANTÍFONA DE ENTRADA Apoc 19, 7. 6

Alegrémonos, regocijémonos, y demos gracias, porque el Señor, nuestro Dios omnipotente, ha empezado a reinar. Aleluya…

ORACIÓN COLECTA

Dios omnipotente y misericordioso, concédenos poder alcanzar una verdadera participación en la resurrección de Jesucristo, tu Hijo. Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

LITURGIA DE LA PALABRA

Cree en el Señor Jesús y te salvarás, tú y tu familia…

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 16, 22-34

En aquellos días, la gente de la ciudad de Filipos se alborotó contra Pablo y Silas, y los magistrados ordenaron que los desnudaran y los azotaran. Después de azotarlos mucho, los metieron en la cárcel y le ordenaron al carcelero que los vigilara bien. Siguiendo esta orden, él los metió en el calabozo de más adentro y les aseguró los pies en el cepo.

A eso de la medianoche, Pablo y Silas estaban en oración, cantando himnos al Señor, y los otros presos los escuchaban. De pronto sobrevino un temblor tan violento, que se sacudieron los cimientos de la cárcel, las puertas se abrieron de golpe y a todos se les soltaron las cadenas. El carcelero se despertó, y al ver las puertas de la cárcel abiertas de par en par, pensó que los presos se habían fugado y sacó su espada para matarse. Pero entonces Pablo le gritó: “No te hagas ningún daño; aquí estamos todos”. El carcelero pidió una lámpara, se precipitó hacia dentro, y temblando, se arrojó a los pies de Pablo y Silas. Después los sacó de allí y les preguntó: “¿Qué debo hacer para salvarme?” Ellos le contestaron: “Cree en el Señor Jesús y te salvarás, tú y tu familia”. Y les explicaron la Palabra del Señor a él y a todos los de su casa. El carcelero se los llevó aparte, y en aquella misma hora de la noche les lavó las heridas y en seguida se bautizó él con todos los suyos. Después los invitó a su casa, les preparó la mesa y celebraron una fiesta familiar por haber creído en Dios.

Palabra de Dios…

Te alabamos, Señor…

Del salmo 137

R/. Señor, tu amor perdura eternamente. Aleluya…

De todo corazón te damos gracias, Señor, porque escuchaste nuestros ruegos. Te cantaremos delante de tus ángeles, te adoraremos en tu templo. R/.

Señor, te damos gracias por tu lealtad y por tu amor; siempre que te invocamos nos oíste y nos llenaste de valor. R/.

Tu mano, Señor, nos pondrá a salvo, y así concluirás en nosotros tu obra. Señor, tu amor perdura eternamente; obra tuya soy, no me abandones. R/.

ACLAMACIÓN   cfr. Jn 16, 7. 13

 

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya…

Yo les enviaré el Espíritu de la verdad, y Él los irá guiando hacia la verdad plena, dice el Señor… R/.

Si no me voy, no vendrá a ustedes el Consolador…

Del santo Evangelio según san Juan: 16, 5-11

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Me voy ya al que me envió y ninguno de ustedes me pregunta: `¿A dónde vas?’ Es que su corazón se ha llenado de tristeza porque les he dicho estas cosas. Sin embargo, es cierto lo que les digo: les conviene que me vaya; porque si no me voy, no vendrá a ustedes el Consolador; en cambio, si me voy, yo se lo enviaré.

Y cuando El venga, establecerá la culpabilidad del mundo en materia de pecado, de justicia y de juicio; de pecado, porque ellos no han creído en mí; de justicia, porque me voy al Padre y ya no me verán ustedes; de juicio, porque el príncipe de este mundo ya está condenado”.

Palabra del Señor…

Gloria a ti, Señor Jesús…

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Concédenos, Señor, vivir siempre llenos de gratitud por estos misterios pascuales que celebramos, para que, continuamente renovados por su acción, se conviertan para nosotros en causa de eterna felicidad. Por Jesucristo, nuestro Señor…

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Lc 24, 46. 26

Era necesario que Cristo padeciera y resucitara de entre los muertos, y así entrara luego en su gloria. Aleluya…

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor y Dios nuestro, escucha nuestras oraciones, para que la participación en los sacramentos de nuestra redención nos ayude en la vida presente y nos alcance las alegrías eternas. Por Jesucristo, nuestro Señor…

Evangelio del día: El Espíritu Santo es el gran Consolador que nos guía…

San Juan 16,5-11 – VI Martes de Pascua: Si no me voy, no vendrá a ustedes el Consolador; en cambio, si me voy, yo se lo enviaré…

Evangelio según San Juan 16,5-11

El gran consolador: En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Me voy ya al que me envió y ninguno de ustedes me pregunta: «¿A dónde vas?». Es que su corazón se ha llenado de tristeza porque les he dicho estas cosas. Sin embargo, es cierto lo que les digo: les conviene que me vaya; porque si no me voy, no vendrá a ustedes el Consolador; en cambio, si me voy, yo se lo enviaré. Y cuando Él venga, establecerá la culpabilidad del mundo en materia de pecado, de justicia y de juicio; de pecado, porque ellos no han creído en mí; de justicia, porque me voy al Padre y ya no me verán ustedes; de juicio, porque el príncipe de este mundo ya está condenado” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

[…] Bajo la acción del Espíritu Santo, todo es una gran riqueza, porque el Espíritu Santo es el Espíritu de unidad, que no significa uniformidad, sino reconducir todo a la armonía.

En la Iglesia, la armonía la hace el Espíritu Santo. Un Padre de la Iglesia tiene una expresión que me gusta mucho: el Espíritu Santo “ipse harmonia est”. Sólo Él puede suscitar la diversidad, la pluralidad, la multiplicidad y, al mismo tiempo, realizar la unidad. […]

Si nos dejamos guiar por el Espíritu, la riqueza, la variedad, la diversidad nunca provocan conflicto, porque Él nos impulsa a vivir la variedad en la comunión de la Iglesia.

[…] Así, pues, preguntémonos: ¿Estoy abierto a la armonía del Espíritu Santo, superando todo exclusivismo? ¿Me dejo guiar por Él viviendo en la Iglesia y con la Iglesia?

Los teólogos antiguos decían: el alma es una especie de barca de vela; el Espíritu Santo es el viento que sopla la vela para hacerla avanzar; la fuerza y el ímpetu del viento son los dones del Espíritu. Sin su fuerza, sin su gracia, no iríamos adelante.

El Espíritu Santo nos introduce en el misterio del Dios vivo, y nos salvaguarda del peligro de una Iglesia gnóstica y de una Iglesia autorreferencial, cerrada en su recinto; nos impulsa a abrir las puertas para salir, para anunciar y dar testimonio de la bondad del Evangelio, para comunicar el gozo de la fe, del encuentro con Cristo.

El Espíritu Santo es el alma de la misión. Lo que sucedió en Jerusalén hace casi dos mil años no es un hecho lejano, es algo que llega hasta nosotros, que cada uno de nosotros podemos experimentar.

El Espíritu Santo es el don por excelencia de Cristo resucitado a sus Apóstoles, pero Él quiere que llegue a todos. Jesús, como hemos escuchado en el Evangelio, dice: «Yo le pediré al Padre que les envíe otro Paráclito, que esté siempre con ustedes» (Jn 14,16).

Es el Espíritu Paráclito, el Consolador, que da el valor para recorrer los caminos del mundo llevando el Evangelio.

El Espíritu Santo nos muestra el horizonte y nos impulsa a las periferias existenciales para anunciar la vida de Jesucristo.

Preguntémonos si tenemos la tendencia a cerrarnos en nosotros mismos, en nuestro grupo, o si dejamos que el Espíritu Santo nos conduzca a la misión. (Reflexión en la Plaza de San Pedro, 19 de mayo de 2013)

Oración de sanación

Señor mío, te doy gracias por haber descubierto tu presencia en mi vida. Te confieso que me cuesta mantener el equilibrio mental y espiritual sino me dispongo a conversar contigo en la oración

Mi alma busca tu Paz desde el comiendo del día para fortalecer mi seguridad y salir confiado a librar mis batallas. Mi corazón se siente vacío sino recibe las inspiraciones del Espíritu Santo con el que me das alegría y nueva vida.

Tú llamas al Espíritu Santo el gran Consolador, porque Tú y el Padre me lo han enviado para consolarme en las tribulaciones, para alentarme y fortalecerme en tu amor y en cada obra que en tu Nombre realice.

El Espíritu Santo es mi amigo incondicional, es un peregrino silencioso que acompaña al alma y con su gracia me hace vivir enfocado en tu Palabra. Quiero que sea Él siempre mi consuelo y mi fortaleza.

Dame, Señor mío, sabiduría para poder siempre reconocerlo y agradecerle su presencia en mi vida, por todo lo bueno que me ha dado y por hacerme cumplir con los buenos propósitos.

Como buen Consejero de mi alma, el Espíritu Santo me alienta a vivir unido a tu misericordia. Como fuego esperanzador, aviva la llama de mi Fe y restaura las gracias que con mis faltas me había separado de Ti

Quiero vivir de acuerdo a sus inspiraciones, atento a percibir su llamado y su dulce voz que me invita a socorrer a los que no han logrado conocerte.

Enséñame a amar, oh Santo Espíritu, a ser mejor, a no esperar recompensas por hacer el bien y a recibir tus consuelos con un corazón abierto. Amén

Propósito para hoy

Vigilar mi actitud, mi modo de hablar, la forma en que visto y hasta mis gestos para no alejar la presencia del Espíritu Santo

Frase de reflexión

“El amor de Cristo y su amistad no son una ilusión. Jesús en la cruz nos ha mostrado hasta qué punto son reales” Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com

 

LECTURAS DEL VIERNES V DE PASCUA 4 DE MAYO SANTOS FELIPE Y SANTIAGO EL MENOR APÓSTOLES (ROJO)…

“Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta”…


 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

SANTOS FELIPE Y SANTIAGO EL MENOR APÓSTOLES

ANTÍFONA DE ENTRADA

Éstos son los santos varones que Dios eligió con amor verdadero y les dio la gloria eterna. Aleluya…

Se dice o se canta El Gloria…

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que cada año nos alegras con la festividad de los santos apóstoles Felipe y Santiago, concédenos, por su intercesión, tener parte en la pasión y resurrección de tu Unigénito, para que merezcamos llegar a contemplarte eternamente. Por nuestro Señor Jesucristo…

LITURGIA DE LA PALABRA

Después se le apareció a Santiago y luego a todos los apóstoles…

De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios: 15, 1-8

Hermanos: Les recuerdo el Evangelio que yo les prediqué y que ustedes aceptaron y en el cual están firmes.

Este Evangelio los salvará, si lo cumplen tal y como yo lo prediqué. De otro modo, habrán creído en vano.

Les transmití, ante todo, lo que yo mismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, como dicen las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según estaba escrito; que se le apareció a Pedro y luego a los Doce; después se apareció a más de quinientos hermanos reunidos, la mayoría de los cuales vive aún y otros ya murieron. Más tarde se le apareció a Santiago y luego a todos los apóstoles. Finalmente, se me apareció también a mí.

Palabra de Dios…

Te alabamos, Señor…

Del salmo 18

R/. El mensaje del Señor llega a toda la tierra. Aleluya…

Los cielos proclaman la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día comunica su mensaje al otro día y una noche se lo transmite a la otra noche. R/.

Sin que pronuncien una palabra, sin que resuene su voz, a toda la tierra llega su sonido y su mensaje hasta el fin del mundo. R/.

ACLAMACIÓN Jn 14, 6. 9

 

R/. Aleluya, aleluya…

Yo soy el camino, la verdad y la vida, dice el Señor. Felipe, quien me ve a mí, ve al Padre… R/.

Tanto tiempo hace que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen?…

Del santo Evangelio según san Juan: 14, 6-14

En aquel tiempo, Jesús dijo a Tomás: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre si no es por mí. Si ustedes me conocen a mí, conocen también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto”.

Le dijo Felipe: “Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta”. Jesús le replicó: “Felipe, tanto tiempo hace que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conoces? Quien me ve a mí, ve al Padre. ¿Entonces por qué dices: Muéstranos al Padre’? ¿O no crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que yo les digo, no las digo por mi propia cuenta. Es el Padre, que permanece en mí, quien hace las obras. Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Si no me dan fe a mí, créanlo por las obras.

Yo les aseguro: el que crea en mí, hará las obras que hago yo y las hará aún mayores, porque yo me voy al Padre; y cualquier cosa que pidan en mi nombre, yo la haré para que el Padre sea glorificado en el Hijo.

Yo haré cualquier cosa que me pidan en mi nombre”.

Palabra del Señor…

Gloria a ti, Señor Jesús…

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, los dones que te presentamos en esta festividad de tus santos apóstoles Felipe y Santiago, y concédenos vivir nuestra fe con un corazón puro y sincero. Por Jesucristo, nuestro Señor…

Prefacio I o II de los Apóstoles

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 14, 8-9

Señor, muéstranos al Padre y nos basta. Felipe, el que me ha visto a mí, ha visto a mi Padre. Aleluya…

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Purifica, Señor, nuestros corazones por este sacramento que acabamos de recibir, para que, contemplándote en tu Hijo, con los apóstoles Felipe y Santiago, merezcamos alcanzar la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor…

Puede utilizarse la fórmula de bendición solemne…

Evangelio del día: El amor de Dios fue revelado por Jesús…

image 

San Juan 14,6-14 – Fiesta Apóstoles Felipe y Santiago: El que me ha visto, ha visto al Padre. yo estoy en el Padre y el Padre está en mí…

Evangelio según San Juan 14,6-14

El Padre y Jesús son uno: “En aquel entonces, Jesús dijo a sus discípulos: Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí. Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto. Felipe le dijo: “Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta. Jesús le respondió: “Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Cómo dices: “Muéstranos al Padre”? ¿No crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que digo no son mías: el Padre que habita en mí es el que hace las obras. Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanlo, al menos, por las obras. Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago, y aun mayores, porque yo me voy al Padre. Y yo haré todo lo que ustedes pidan en mi Nombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si ustedes me piden algo en mi Nombre, yo lo haré” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Jesús dijo que quien lo veía a Él, veía al Padre. Dice precisamente: «Sí, Padre, porque así te ha parecido bien». Y «nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; ni quien es el Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar».

Al Padre, sólo el Hijo lo conoce: Jesús conoce al Padre. Y así, cuando Felipe fue hacia Jesús y dijo: “muéstranos al Padre”, el Señor le responde: “Felipe, quien me ve a mí, ve al Padre”.

En efecto, es muy grande la unión entre ellos: Él es la imagen del Padre; es la cercanía de la ternura del Padre a nosotros. Y el Padre se acerca a nosotros en Jesús.

En el discurso de despedida, tras la Cena, Jesús repitió muchas veces: «Padre, que todos sean uno, como tú en mí y yo en ti». Y prometió el Espíritu Santo, porque precisamente el Espíritu Santo es quien hace esta unidad, como la hace entre el Padre y el Hijo.

Esto es un poco para acercarnos a este misterio de Jesús. Pero este misterio no quedó solamente entre ellos, se nos reveló a nosotros.

El Padre, por lo tanto, fue revelado por Jesús: Él nos hace conocer al Padre; nos hace conocer esta vida interior que Él tiene. Y ¿a quién revela esto, el Padre?, ¿a quién da esta gracia?

La respuesta la da Jesús mismo, como dice san Lucas en su Evangelio: «Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a los pequeños».

Por ello sólo quienes tienen el corazón como los pequeños son capaces de recibir esta revelación. Sólo el corazón humilde, manso, que siente la necesidad de rezar, de abrirse a Dios, que se siente pobre. En una palabra, sólo quien camina con la primera bienaventuranza: los pobres de espíritu. (Homilía en Santa Marta, 02 de diciembre de 2014)

Oración de sanación

Jesús mío, gracias por tu Palabra sanadora porque a través de ella, llenas de fuerza mi vida y me da ánimo para seguir siempre firme en tu amor y para cumplir la voluntad del Padre que me ama.

Tú pasaste por este mundo haciendo el bien y me mostraste al Padre en las obras que realizaste, asegurándome que Él nunca me abandonará y que nada puede apartarme de su amor

Creo verdaderamente que el Padre está en Ti y Tú en el Padre, y que junto al Espíritu Santo nos hiciste partícipes de las bondades celestiales, regalándonos la bendición de estar hechos a tu imagen y semejanza.

Ven Señor y dame la gracia de la conversión verdadera, esa conversión que empuja al corazón a donarse en amor hacia el otro, que se olvida un poco de sí mismo y se libra del ego y la vanagloria.

Sé que Tú me amas y lo haces en extremo, es por ello que recurro a tu amor y a tu bondad para que me quites todos esos miedos que me atan a una soledad fría y desconsolada.

Me entrego ahora con confianza a tu providencia, a tu amor de Padre que actúa con poder en mi corazón y lo prepara para salir adelante en los nuevos desafíos que cada día se me presentan

Que pueda desde ya sentir tu protección y que la fuerza de tu Espíritu Santo se vea derramada en mi vida y sea el motor de todas mis acciones

Gracias Señor, por el regalo de la vida, por la libertad y por el poder que me das para alcanzar las metas que me he propuesto

Propósito para hoy

Esforzarme por ser discreto y respetuoso en mis conversaciones y acciones, haciendo el bien sin esperar recompensa y sin limitarme por el qué dirán de los demás.

Frase de reflexión

“Los sacramentos, especialmente la Penitencia y la Eucaristía, son momentos privilegiados para el encuentro con Cristo”. Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com