Archivo de la categoría: EVANGELIO DEL DIA

Evangelio del día: Jesús te pide entregar tu corazón al Evangelio…

Imagen1

San Juan 17,20-26 – VII Jueves de Pascua: Padre, te pido por ellos, para que todos sean uno, como Tú, Padre, en mí y Yo en Ti somos uno…

Evangelio según San Juan 17,20-26

Que el mundo conozca al Padre: En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos al cielo y dijo: “Padre, no sólo te pido por mis discípulos, sino también por los que van a creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí y yo en ti somos uno, a fin de que sean uno en nosotros y el mundo crea que tú me has enviado. Yo les he dado la gloria que me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno. Yo en ellos y tú en mí, para que su unidad sea perfecta y así mundo conozca que tú me has enviado y que los has amas, como me amas a mí. Padre, quiero que donde yo esté, estén también conmigo los que me has dado, para que contemplen mi gloria, la que me diste, porque me has amado antes de la creación del mundo. Padre justo, el mundo no te ha conocido; yo sí te conozco y éstos han conocido que tú me enviaste. Yo les he dado a conocer tu nombre y se lo seguiré dando a conocer, para que el amor con que me amas esté en ellos y yo también en ellos.” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

¿Qué pide el Señor al Padre?: La unidad de la Iglesia: que la Iglesia sea una, que no haya divisiones, que no haya altercados. Para esto es necesaria la oración del Señor, porque la unidad en la Iglesia no es fácil.

He aquí la referencia a muchos que dicen estar en la Iglesia, pero están dentro sólo con un pie, mientras el otro queda fuera.

Para esta gente la Iglesia no es la casa propia. Se trata de personas que viven como arrendatarios, un poco aquí, un poco allá. Es más, hay algunos grupos que alquilan la Iglesia, pero no la consideran su casa. Entre estos, hay tres categorías:

1.- Los uniformistas

Son los que quieren que todos sean iguales en la Iglesia. Su estilo es uniformar todo: todos iguales. Están presentes desde el inicio, es decir, desde que el Espíritu Santo quiso hacer entrar en la Iglesia a los paganos…

Son cristianos rígidos, porque no tienen la libertad que da el Espíritu Santo. Y confunden lo que Jesús predicó en el Evangelio y su doctrina de igualdad, mientras que Jesús nunca quiso que su Iglesia fuera rígida.

Estos, por lo tanto, a causa de su actitud no entran en la Iglesia. Se dicen cristianos, se dicen católicos, pero su actitud rígida les aleja de la Iglesia.

2.- Los alternativistas

Estos son los que piensan: “Yo entro en la Iglesia, pero con esta idea, con esta ideología”. Ponen condiciones y así su pertenencia a la Iglesia es parcial.

También ellos tienen un pie fuera de la Iglesia; alquilan la Iglesia pero no la sienten propia; y también ellos están presentes desde el inicio de la predicación evangélica, como testimonian los gnósticos, que el apóstol Juan ataca muy fuerte: “Somos… sí, sí… somos católicos, pero con estas ideas”.

Estas personas buscan una alternativa, porque no comparten el sentir común de la Iglesia.

3.- Los ventajistas o especuladores

Son los que buscan ventajas. Ellos van a la Iglesia, pero para ventaja personal y acaban haciendo negocios en la Iglesia.

Son especuladores, presentes también ellos desde los inicios: como Simón el mago, Ananías y Safira, que se aprovechaban de la Iglesia para su beneficio…

Muchos personajes de este tipo se encuentren regularmente en las comunidades parroquiales o diocesanas, en las congregaciones religiosas, ocultándose bajo las apariencias de bienhechores de la Iglesia…

También ellos, naturalmente, no sienten a la Iglesia como madre.

Jesús dice que “la Iglesia no es rígida, es libre”. En la Iglesia hay tantos carismas, hay una gran diversidad de personas y de dones del Espíritu. Jesús dice: “en la Iglesia tú debes dar tu corazón al Evangelio”, a lo que el Señor enseñó, y no guardarte una alternativa.

El Señor nos dice: “si quieres entrar en la Iglesia, hazlo por amor, para dar todo, todo el corazón y no para hacer negocios en tu favor.

Todos estamos llamados a la docilidad al Espíritu Santo. Y es precisamente la virtud la que nos salvará de ser rígidos, de ser alternativistas y del ser ventajistas o especuladores en la Iglesia: la docilidad al Espíritu Santo, aquel que hace la Iglesia. (Homilía en Santa Marta, 05 de junio de 2014)

Oración de Sanación

Mi Señor, gracias por tanto amor y comprensión. Gracias por tu mirada compasiva y acogerme siempre que me siento afligido y lleno de cargas y preocupaciones. Eres mi gran alivio y consuelo.

Uno de tus deseos más profundos es que, entre todos, logremos la unidad, que todos seamos uno cómo Tú y el Padre lo son. Quiero que llegue el día en que mi unión contigo sea sincera, gloriosa, perfecta.

Me esfuerzo a diario en la oración para cumplir con el propósito de vida que me has asignado, asumiendo mi rol en todos mis ambientes y cumpliendo con tus preceptos para ser un multiplicador de tu esperanza.

Abro mi mente y mi espíritu para recibir tu Palabra, meditarla en lo más profundo de mí y hacer que mi corazón sólo tenga trazado la ruta de la reconciliación de todos los que te amamos y te servimos.

Que cada una de mis acciones, sean grandes o pequeñas, sean reflejo de tu bondad. Que todo el que se encuentre conmigo pueda decir que Tú habitas en mi corazón y quiera también formar parte de tu Reino.

Deseo, con la fuerza de tu Espíritu Santo, realizar obras en tu Nombre que edifiquen una mejor sociedad, abierta a cumplir y seguir el camino que nos prometes lleno de gozo y de vida en abundancia.

Te pido que aumentes mi fe, mi amor, ese amor que une a las personas, que acorta distancias, resta diferencias, rompe barreras, derriba los muros

Derrama tu gracia en mi vida y ayúdame a comprender mis fragilidades para asumirlas y transformarlas en oportunidades de crecimiento. Amén

Propósito para hoy

Haré hoy, o en esta semana, una visita de al menos 15 minutos, al Santísimo Sacramento y pediré por todas las necesidades de la Iglesia y por sus misioneros.

Frase de reflexión

“La Virgen María está siempre a nuestro lado, sobre todo cuando sentimos el peso de la vida con todos sus problemas”. Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com

 

LECTURAS DEL MIÉRCOLES VII DE PASCUA 16 DE MAYO (BLANCO)…

Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo…


 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

SAN JUAN NEPOMUCENO MÁRTIR

ANTÍFONA DE ENTRADA

Éste es el varón que no fue abandonado por Dios en el día del combate; recibirá su corona, porque cumplió fielmente los mandatos del Señor. Aleluya…

ORACIÓN COLECTA

Señor, tú que otorgaste a san Juan Nepomuceno valor para morir y no ceder ante los perseguidores, concédenos su fortaleza para callar por tu amor cuanto pueda lesionar al prójimo. Por nuestro Señor Jesucristo…

LITURGIA DE LA PALABRA

Ahora los dejo en manos de Dios, que puede hacerlos crecer y alcanzar la herencia prometida…

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 20, 28-38

En aquellos días, Pablo dijo a los presbíteros de la comunidad cristiana de Éfeso: “Miren por ustedes mismos y por todo el rebaño, del que los constituyó pastores el Espíritu Santo, para apacentar a la Iglesia que Dios adquirió con la sangre de su Hijo.

Yo sé que después de mi partida, se introducirán entre ustedes lobos rapaces, que no tendrán piedad del rebaño y sé que, de entre ustedes mismos, surgirán hombres que predicarán doctrinas perversas y arrastrarán a los fieles detrás de sí. Por eso estén alerta. Acuérdense que durante tres años, ni de día ni de noche he dejado de aconsejar, con lágrimas en los ojos, a cada uno de ustedes.

Ahora los encomiendo a Dios y a su palabra salvadora, la cual tiene fuerza para que todos los consagrados a Dios crezcan en el espíritu y alcancen la herencia prometida. Yo no he codiciado ni el oro ni la plata ni la ropa de nadie. Bien saben que cuanto he necesitado para mí y para mis compañeros, lo he ganado con mis manos. Siempre he mostrado que hay que trabajar así, para ayudar como se debe a los necesitados, recordando las palabras del Señor Jesús: ‘Hay más felicidad en dar que en recibir’ “.

Dicho esto, se arrodilló para orar con todos ellos. Todos se pusieron a llorar y abrazaban y besaban a Pablo, afligidos, sobre todo, porque les había dicho que no lo volverían a ver. Y todos lo acompañaron hasta el barco.

Palabra de Dios…

Te alabamos, Señor…

Del salmo 67

R/. Reyes de la tierra, canten al Señor. Aleluya…

Señor, despliega tu poder, reafirma lo que has hecho por nosotros, desde Jerusalén, desde tu templo, a donde vienen los reyes con sus dones. R/.

Cántenle al Señor, reyes de la tierra, denle gloria al Señor que recorre los cielos seculares, y que dice con voz como de trueno: “Glorifiquen a Dios”. R/.

Sobre Israel su majestad se extiende y su poder, sobre las nubes. Bendito sea nuestro Dios. R/.

ACLAMACIÓN   Cfr. Jn 17, 17

 

 

R/. Aleluya, aleluya…

Tu palabra, Señor, es la verdad; santifícanos en la verdad… R/.

Padre, que ellos sean uno, como nosotros…

Del santo Evangelio según san Juan: 17, 11-19

En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo y dijo: “Padre santo, cuida en tu nombre a los que me has dado, para que sean uno, como nosotros. Cuando estaba con ellos, yo cuidaba en tu nombre a los que me diste; yo velaba por ellos y ninguno de ellos se perdió, excepto el que tenía que perderse, para que se cumpliera la Escritura.

Pero ahora voy a ti, y mientras estoy aún en el mundo, digo estas cosas para que mi gozo llegue a su plenitud en ellos. Yo les he entregado tu palabra y el mundo los odia, porque no son del mundo, como yo tampoco soy del mundo. No te pido que los saques del mundo, sino que los libres del mal. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

Santifícalos en la verdad. Tu palabra es la verdad. Así como tú me enviaste al mundo, así los envío yo también al mundo. Yo me santifico a mí mismo por ellos, para que también ellos sean santificados en la verdad”. 

Palabra del Señor…

Gloria a ti, Señor Jesús…

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe, Señor, el sacrificio de reconciliación y alabanza que ofrecemos a tu majestad en la conmemoración del santo mártir Juan Nepomuceno, para que nos lleve a obtener el perdón y nos haga permanecer en continua acción de gracias. Por Jesucristo, nuestro Señor…

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN. Sal 115, 15

A los ojos del Señor es muy penoso que mueran sus amigos. Aleluya…

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Al celebrar con alegría esta festividad y habiendo recibido tus dones celestiales, te pedimos, Señor, que concedas a quienes en este divino banquete proclamamos la muerte de tu Hijo, que podamos participar, con los santos mártires, de su resurrección y de su gloria. Por Jesucristo, nuestro Señor…

Evangelio del día: Estar inmersos en Jesús significa ahondar en su amor…

San Juan 17,11b-19 – VII miércoles de Pascua: Padre, no te pido que los saques del mundo, sino que los preserves del Maligno…

Evangelio según San Juan 17,11b-19

Jesús consagra sus discípulos al Padre: En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo dijo: “Ya no estoy más en el mundo, pero ellos están en él; y yo vuelvo a ti. Padre santo, cuídalos en tu Nombre, el Nombre que Tú me diste, para que sean uno, como nosotros. Mientras estaba con ellos, yo los cuidaba en tu Nombre, el Nombre que Tú me diste, yo los protegía y no se perdió ninguno de ellos, excepto el que debía perderse, para que se cumpliera la Escritura. Pero ahora voy a ti, y digo esto estando en el mundo, para que mi gozo sea el de ellos y su gozo sea perfecto. Yo les comuniqué tu palabra, y el mundo los odió porque ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No te pido que los saques del mundo, sino que los preserves del Maligno. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Conságralos en la verdad: tu palabra es verdad. Así como Tú me enviaste al mundo, yo también los envío al mundo. Por ellos me consagro, para que también ellos sean consagrados en la verdad” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Benedicto XVI

El Señor oró por sus discípulos reunidos en torno a Él…

En la plegaria por los discípulos de todos los tiempos, Él nos ha visto también a nosotros y ha rezado por nosotros. Escuchemos lo que pide para los Doce y para los que estamos aquí reunidos:

“Conságralos en la verdad: tu palabra es verdad. Como tú me enviaste al mundo, así los envío yo también al mundo. Y por ellos me consagro yo, para que también se consagren ellos en la verdad” (17,17ss)

El Señor pide nuestra santificación, la santificación en la verdad. Y nos envía para continuar su misma misión.

Éste es el acto sacerdotal en el que Jesús, el hombre Jesús, que es una cosa sola con el Hijo de Dios, se entrega al Padre por nosotros. Es la expresión de que Él es al mismo tiempo sacerdote y víctima.

“Me consagro, me sacrifico”: esta palabra abismal, que nos permite asomarnos a lo íntimo del corazón de Jesucristo, debería ser una y otra vez objeto de nuestra reflexión. En ella se encierra todo el misterio de nuestra redención. Y ella contiene también el origen del sacerdocio de la Iglesia.

Consagrados en la Verdad, en la Palabra de Dios, para poder desarrollar el servicio sacerdotal

  • ¿Cómo están las cosas en nuestra vida?
  • ¿Estamos realmente impregnados por la palabra de Dios?
  • ¿Es ella en verdad el alimento del que vivimos, más que lo que pueda ser el pan y las cosas de este mundo?
  • ¿La conocemos verdaderamente?
  • ¿La amamos?
  • ¿Nos ocupamos interiormente de esta palabra hasta el punto de que realmente deja una impronta en nuestra vida y forma nuestro pensamiento?¿O no es más bien nuestro pensamiento el que se amolda una y otra vez a todo lo que se dice y se hace?
  • ¿Acaso no son con frecuencia las opiniones predominantes los criterios que marcan nuestros pasos?
  • ¿Acaso no nos quedamos, a fin de cuentas, en la superficialidad de todo lo que frecuentemente se impone al hombre de hoy?
  • ¿Nos dejamos realmente purificar en nuestro interior por la palabra de Dios?

Estar inmersos en la verdad y, así, en la santidad de Dios, también significa para nosotros aceptar el carácter exigente de la verdad;contraponerse tanto en las cosas grandes como en las pequeñas a la mentira que hay en el mundo en tantas formas diferentes; aceptar la fatiga de la verdad, porque su alegría más profunda está presente en nosotros.

Cuando hablamos del ser consagrados en la verdad, tampoco hemos de olvidar que, en Jesucristo, verdad y amor son una misma cosa. Estar inmersos en Él significa ahondar en su bondad, en el amor verdadero.

El amor verdadero no cuesta poco, puede ser también muy exigente. Opone resistencia al mal, para llevar el verdadero bien al hombre.

Si nos hacemos uno con Cristo, aprendemos a reconocerlo precisamente en los que sufren, en los pobres, en los pequeños de este mundo; entonces nos convertimos en personas que sirven, que reconocen a sus hermanos y hermanas, y en ellos encuentran a Él mismo. (09 de abril de 2009)

Oración de sanación

Mi Señor, tu Verdad revelada penetra hasta mis huesos y me santifica en este día renovando mis sueños, llenándome de tu presencia y tus dones.

Quiero vivir tu Verdad, no la falsa verdad de este mundo pasajero. Quiero vivir apegado a tus enseñanzas, que son una revelación de amor del Padre.

Quiero consagrarme a Ti y a tus Palabras que sanan y dan vida, recibir de ellas la fuerza y el impulso para proclamar la esperanza de la vida eterna.

Ruego al Padre, en tu Nombre, que me guarde todo mal, que tu paz haga cuna en mi corazón para acercar a otros a Ti y ayudarles a acoger tu amor.

Ayúdame a despreciar todo aquello que ha separado mi alma de la tuya y ha mantenido a mis sentidos adormecidos por falsas realidades de felicidad.

Soy un testigo de tu compasión divina, alguien que se ha dejado llamar por tu amor y quiere hacer que otros sientan la alegría de vivir en tu eterno gozo.

Gracias Señor, por la inmensa bondad con la que has colmado mi vida y por el poder de tu perdón con el que me has librado de los apegos del mundo.

Aquí me tienes, en tus manos, en las manos del Padre, dejándome guiar por el poder de tu Espíritu para llenarme de fortaleza, paz y confianza. Amén

Propósito para hoy

Hacer un examen de conciencia con honestidad, para evaluar la espontaneidad y la profundidad de mi caridad hacia los demás, especialmente con aquellos a los que, supuestamente, amo más.

Frase de reflexión

“¡No perdamos nunca la esperanza! Dios nos ama siempre, incluso con nuestros errores y nuestros pecados”. Papa Francisco.

LECTURAS DEL MARTES VII DE PASCUA 15 DE MAYO MEMORIA DE SAN ISIDRO LABRADOR (BLANCO)…

La vida eterna consiste en que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado…


 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

SAN ISIDRO LABRADOR CAMPESINO

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 20,2-3

De tu poder, Señor, se alegra el justo, se alegra en el triunfo que les has dado. Le otorgaste lo que él tanto anhelaba. Aleluya…

ORACIÓN COLECTA

Señor, Dios nuestro, que en la humildad y sencillez de san Isidro Labrador nos dejaste un ejemplo de vida oculta con Cristo en ti, concédenos que el trabajo de cada día humanice nuestro mundo y sea también una plegaria de alabanza a tu nombre. Por nuestro Señor Jesucristo…

LITURGIA DE LA PALABRA

Quiero llegar al fin de mi carrera y cumplir el encargo que recibí del Señor Jesús…

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 20, 17-27

En aquellos días, hallándose Pablo en Mileto, mandó llamar a los presbíteros de la comunidad cristiana de Éfeso. Cuando se presentaron, les dijo: “Bien saben cómo me he comportado entre ustedes, desde el primer día en que puse el pie en Asia: he servido al Señor con toda humildad, en medio de penas y tribulaciones, que han venido sobre mí por las asechanzas de los judíos. También saben que no he escatimado nada que fuera útil para anunciarles el Evangelio, para enseñarles públicamente y en las casas, y para exhortar con todo empeño a judíos y griegos a que se arrepientan delante de Dios y crean en nuestro Señor Jesucristo.

Ahora me dirijo a Jerusalén, encadenado en el espíritu, sin saber qué sucederá allá. Sólo sé que el Espíritu Santo en cada ciudad me anuncia que me aguardan cárceles y tribulaciones. Pero la vida, para mí, no vale nada. Lo que me importa es llegar al fin de mi carrera y cumplir el encargo que recibí del Señor Jesús: anunciar el Evangelio de la gracia de Dios.

Por lo pronto sé que ninguno de ustedes, a quienes he predicado el Reino de Dios, volverá a verme. Por eso declaro hoy que no soy responsable de la suerte de nadie, porque no les he ocultado nada y les he revelado en su totalidad el plan de Dios”.

Palabra de Dios…

Te alabamos, Señor…

Del salmo 67

R/. Reyes de la tierra, canten al Señor. Aleluya…

A tu pueblo extenuado diste fuerzas, nos colmaste, Señor, de tus favores y habitó tu rebaño en esta tierra, que tu amor preparó para los pobres. R/.

Bendito sea el Señor, día tras día, que nos lleve en sus alas y nos salve. Nuestro Dios es un Dios de salvación porque puede librarnos de la muerte. R/.

ACLAMACIÓN   Jn 14, 16

 

R/. Aleluya, aleluya…

Yo le rogaré al Padre y él les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes, dice el Señor… R/.

Padre, glorifica a tu Hijo…

Del santo Evangelio según san Juan: 17, 1-11

En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo y dijo: “Padre, ha llegado la hora. Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo también te glorifique, y por el poder que le diste sobre toda la humanidad, dé la vida eterna a cuantos le has confiado. La vida eterna consiste en que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado.

Yo te he glorificado sobre la tierra, llevando a cabo la obra que me encomendaste. Ahora, Padre, glorifícame en ti con la gloria que tenía, antes de que el mundo existiera.

He manifestado tu nombre a los hombres que tú tomaste del mundo y me diste. Eran tuyos y tú me los diste. Ellos han cumplido tu palabra y ahora conocen que todo lo que me has dado viene de ti, porque yo les he comunicado las palabras que tú me diste; ellos las han recibido y ahora reconocen que yo salí de ti y creen que tú me has enviado.

Te pido por ellos; no te pido por el mundo, sino por éstos, que tú me diste, porque son tuyos. Todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío. Yo he sido glorificado en ellos. Ya no estaré más en el mundo, pues voy a ti; pero ellos se quedan en el mundo”.

Palabra del Señor…

Gloria a ti, Señor Jesús…

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Por esta ofrenda que te presentamos, Señor, en la conmemoración de San Isidro, concede a tus fieles los dones de la unidad y de la paz. Por Jesucristo, nuestro Señor…

Prefacio I-V de Pascua.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Mt 16,33

El que quiera venir conmigo, que renuncie a sí mismo, que tome su cruz y que me siga, dice el Señor. Aleluya…

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Que los sacramentos recibidos, Señor, en la conmemoración de San Isidro, santifiquen nuestras mentes y nuestros corazones, para que merezcamos participar de la naturaleza divina. Por Jesucristo, nuestro Señor…

Evangelio del día: Jesús es el abogado defensor que reza por mí…

Imagen1

San Juan 17,1-11 – VII Martes de Pascua: Padre, te pido por ellos; no te pido por el mundo, sino por éstos, que Tú me diste, porque son tuyo…

Evangelio según San Juan 17,1-11

Jesús reza por los suyos: En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo dijo: “Padre, ha llegado la hora. Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo también te glorifique, y por el poder que le diste sobre toda la humanidad, dé la vida eterna a cuantos le has confiado. La vida eterna consiste en que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado. Yo te he glorificado sobre la tierra, llevando a cabo la obra que me encomendaste. Ahora, Padre, glorifícame en ti con la gloria que tenía, antes de que el mundo existiera.He manifestado tu nombre a los hombres que tú tomaste del mundo y me diste. Eran tuyos y tú me los diste. Ellos han cumplido tu palabra y ahora conocen que todo lo que me has dado viene de ti, porque yo les he comunicado las palabras que tú me diste; ellos las han recibido y ahora reconocen que salí de ti y creen que tú me has enviado. Te pido por ellos; no te pido por el mundo, sino por éstos, que Tú me diste, porque son tuyos. Todo lo mío es tuyo y lo tuyo mío. Yo he sido glorificado en ellos. Ya no estaré más en el mundo, pues voy a ti; pero ellos se quedan en el mundo.” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Jesús, habla con el Padre, en este discurso, y dice: “Te ruego por ellos”. Por lo tanto, Jesús ruega por nosotros. Un hecho que podría parecer un poco extraño, porque nosotros pensamos que es justo rezar a Jesús y Jesús nos da la gracia.

Pero Jesús reza por nosotros. Jesús que ora, Jesús el hombre-Dios que reza. Y reza por nosotros: ruega por mí, ruega por ti y por cada uno de nosotros.

En realidad, Jesús ya lo había dicho claramente a Pedro, asegurándole que rezaba para que su fe no decaiga.

En este discurso de despedida, Jesús ruega por todos los discípulos que vendrán y que creerán en Él. No ruega por el mundo, sino que ruega por ellos, diciendo al Padre que su oración es por estos que tú me diste, porque son tuyos.

Así, Jesús nos recuerda que todos nosotros somos del Padre y Él ruega por nosotros ante el Padre.

San Pablo, en el capítulo octavo de la Carta a los romanos, nos dice que es una oración de intercesión. De este modo, hoy, mientras nosotros rezamos aquí, Jesús ruega por nosotros, ruega por su Iglesia.

Y el apóstol Juan nos tranquiliza diciendo que, cuando pecamos, sabemos que tenemos un abogado ante el Padre: alguien que ruega por nosotros, nos defiende ante el Padre, nos justifica.

Es importante pensar mucho en esta verdad, en esta realidad: en este momento Jesús está orando por mí. Yo puedo seguir adelante en la vida porque tengo un abogado que me defiende. Si soy culpable, si tengo muchos pecados, Jesús es un buen abogado defensor y hablará al Padre de mí.

Y precisamente para destacar que Él es el primer abogado, nos dice: Les enviaré otro paráclito, otro abogado. Pero Él es el primero. Y ruega por mí, en la oración de intercesión que hoy después de la Ascensión al cielo Jesús hace por cada uno de nosotros.

Del mismo modo como cuando nosotros en la parroquia, en casa, en la familia tenemos algunas necesidades, algunos problemas, decimos “reza por mí”, lo mismo debemos decir a Jesús:

“Señor Jesús, ruega por mí”

¿Y cómo ruega hoy Jesús?: amando. Pero hay una cosa que Jesús hace hoy, estoy seguro que lo hace: muestra al Padre sus llagas. Y Jesús con sus llagas ruega por nosotros. Como si dijese:

“Padre, este es el precio. Ayúdales, protégelos, son tus hijos a quienes yo he salvado”. (Homilía en Santa Marta, 03 de Junio de 2014)

Oración de sanación

Jesús mío, Tú eres mi Rey y mi salvador, eres lo más grande mi vida y quiero confesarte que hoy te necesito más que nunca. Con tu sabiduría y tu gracia, ayúdame a tomar las decisiones correctas

Sé que en mi vida no conseguiré mayores éxitos si no uno fuerzas contigo en la oración, el poderoso instrumento que nos dejaste para establecer una relación de amor Contigo, el Padre y el Espíritu Santo.

Te doy gracias porque escuchas mis plegarias y me llenas de tu poder para ser valiente y audaz en mi camino personal, permitiendo que pueda realizar mis sueños sin desligarme de tu proyecto de salvación

En los momentos más difíciles, tu Espíritu viene en mi auxilio, dando a mi corazón sus inspiraciones para vencer y haciéndome sentir que Tú caminas a mi lado, acompañándome en las batallas de la vida

Yo no me canso de orarte, de pedirte, de amarte, y muchas veces no me doy cuenta que Tú también rezas por mí ante el Padre, para que no me deje avasallar por las preocupaciones y angustias del mundo.

Eres mi modelo para ser perseverante en la oración. Quiero aprender a orar contigo, a buscar momentos de soledad como Tu cuando te retirabas a hablar a solas con el Padre y tener una relación profunda a Él.

Enséñame, Señor mío, a distanciarme de los ruidos del mundo, a construir la paz en mi corazón, brindándote mi tiempo y mi compañía en la oración,

Ese momento de diálogo Contigo, debe ser mi tesoro, pues en él, Tú me iluminas para ir progresando en mi camino hacia la vida eterna. Amén.

Propósito para hoy

Rezar un rosario, preferiblemente en familia, pidiendo la intercesión de María, para prepararnos espiritualmente para recibir el Espíritu Santo en Pentecostés.

Frase de reflexión

“La Confirmación es importante para el cristiano; nos da fuerzas para defender la fe y anunciar el Evangelio con entusiasmo”. Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com

 

LECTURAS DEL LUNES VII DE PASCUA 14 DE MAYO SAN MATÍAS APÓSTOL (ROJO)…

Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado…


 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

SAN MATÍAS APÓSTOL

ANTÍFONA DE ENTRADA Jn 15, 16

No son ustedes los que me han elegido, dice el Señor; soy yo quien los ha elegido y los ha destinado para que vayan y den fruto y su fruto permanezca. Aleluya…

Se dice o se canta El Gloria…

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que asociaste a san Matías al colegio de los Apóstoles, concédenos, por su intercesión, que, teniendo la dicha de ser amados por ti, merezcamos ser contados entre tus elegidos. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos…

LITURGIA DE LA PALABRA

Echaron suertes, le tocó a Matías y lo asociaron a los once apóstoles…

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 1, 15-17. 20-26

En aquellos días, Pedro se puso de pie en medio de los hermanos, que eran unos ciento veinte, y dijo: “Hermanos, tenía que cumplirse aquel pasaje de la Escritura en que el Espíritu Santo, por boca de David, hizo una predicción tocante a Judas, quien fue el que guio a los que apresaron a Jesús. Él era de nuestro grupo y había sido llamado a desempeñar con nosotros este ministerio. Ahora bien, en el libro de los Salmos está escrito: Que su morada quede desierta y que no haya quien habite en ella; que su cargo lo ocupe otro. Hace falta, por lo tanto, que uno se asocie a nosotros como testigo de la resurrección de Jesús, uno que sea de los que nos acompañaron mientras convivió con nosotros el Señor Jesús, desde que Juan bautizaba hasta el día de la ascensión”.

Propusieron entonces a dos: a José Barsabá, por sobrenombre “el Justo”, y a Matías, y se pusieron a orar de este modo: “Tú, Señor, que conoces los corazones de todos, muestra a cuál de estos dos has elegido para desempeñar este ministerio y apostolado, del que Judas desertó para irse a su propio lugar”. Echaron suertes, le tocó a Matías y lo asociaron a los once apóstoles.

Palabra de Dios…

Te alabamos, Señor…

Del salmo 112

R/. Lo puso el Señor entre los jefes de su pueblo. Aleluya…

Bendito sea el Señor, alábenlo sus siervos. Bendito sea el Señor desde ahora y para siempre. R/.

Desde que sale el sol hasta su ocaso, alabado sea el nombre del Señor. Dios está sobre todas las naciones, su gloria, por encima de los cielos. R/.

¿Quién hay como el Señor? ¿Quién iguala al Dios nuestro, que tiene en las alturas su morada, y sin embargo de esto, bajar se digna su mirada para ver tierra y cielo? R/.

Él levanta del polvo al desvalido y saca al indigente del estiércol, para hacerlo sentar entre los grandes, los jefes de su pueblo. R/.

ACLAMACIÓN   Cfr. Jn 15, 16

 

R/. Aleluya, aleluya…

Yo los he elegido del mundo, dice el Señor, para que vayan y den fruto y su fruto permanezca… R/.

No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien los ha elegido…

Del santo Evangelio según san Juan: 15, 9-17

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Como el Padre me ama, así los amo yo. Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecen en mi amor; lo mismo que yo cumplo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea plena.

Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande a sus amigos que el que da la vida por ellos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a ustedes los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que le he oído a mi Padre.

No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien los ha elegido y los ha destinado para que vayan y den fruto y su fruto permanezca, de modo que el Padre les conceda cuanto le pidan en mi nombre. Esto es lo que les mando: que se amen los unos a los otros”.

Palabra del Señor…

Gloria a ti, Señor Jesús…

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, los dones que tu Iglesia te presenta con devoción en la festividad de san Matías, y, por ellos, fortalécenos con el poder de tu gracia. Por Jesucristo, nuestro Señor…

Prefacio I o II de los Apóstoles

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 15, 12

Éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado, dice el Señor…

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, tú que das con abundancia a tu familia, estos dones celestiales, por la intercesión de san Matías dígnate recibirnos en la claridad de tu luz, para que tengamos parte con los santos. Por Jesucristo, nuestro Señor…

Puede utilizarse la fórmula de bendición solemne…

LECTURAS DEL DOMINGO DE LA SOLEMNIDAD DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR 13 DE MAYO (BLANCO)…

El Señor Jesús, después de hablarles subió al cielo y esta sentado a la derecha de Dios…


 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA

ANTÍFONA DE ENTRADA Hch 1, 11

Hombres de Galilea, ¿qué hacen allí parados mirando al cielo? Ese mismo Jesús, que los ha dejado para subir al cielo, volverá como lo han visto marcharse. Aleluya…

Se dice o se canta El Gloria…

ORACIÓN COLECTA

Concédenos, Dios todopoderoso, rebosar de santa alegría y, gozosos, elevar a ti fervorosas gracias ya que la ascensión de Cristo, tu Hijo, es también nuestra victoria, pues a donde llegó él, que es nuestra cabeza, esperamos llegar también nosotros, que somos su cuerpo. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos…

LITURGIA DE LA PALABRA

Se fue elevando a la vista de sus apóstoles…

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 1, 1-11

En mi primer libro, querido Teófilo, escribí acerca de todo lo que Jesús hizo y enseñó, hasta el día en que ascendió al cielo, después de dar sus instrucciones, por medio del Espíritu Santo, a los apóstoles que había elegido. A ellos se les apareció después de la pasión, les dio numerosas pruebas de que estaba vivo y durante cuarenta días se dejó ver por ellos y les habló del Reino de Dios.

Un día, estando con ellos a la mesa, les mandó: “No se alejen de Jerusalén. Aguarden aquí a que se cumpla la promesa de mi Padre, de la que ya les he hablado: Juan bautizó con agua; dentro de pocos días ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo”.

Los ahí reunidos le preguntaban: “Señor, ¿ahora sí vas a restablecer la soberanía de Israel?” Jesús les contestó: “A ustedes no les toca conocer el tiempo y la hora que el Padre ha determinado con su autoridad; pero cuando el Espíritu Santo descienda sobre ustedes, los llenará de fortaleza y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los últimos rincones de la tierra”.

Dicho esto, se fue elevando a la vista de ellos, hasta que una nube lo ocultó a sus ojos. Mientras miraban fijamente al cielo, viéndolo alejarse, se les presentaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: “Galileos, ¿qué hacen allí parados, mirando al cielo? Ese mismo Jesús que los ha dejado para subir al cielo, volverá como lo han visto alejarse”.

Palabra de Dios…

Te alabamos, Señor…

Del salmo 46

R/. Entre voces de júbilo, Dios asciende a su trono. Aleluya…

Aplaudan, pueblos todos; aclamen al Señor, de gozo llenos; que el Señor, el Altísimo, es terrible y de toda la tierra, rey supremo. R/.

Entre voces de júbilo y trompetas, Dios, el Señor, asciende hasta su trono. Cantemos en honor de nuestro Dios, al rey honremos y cantemos todos. R/.

Porque Dios es el rey del universo, cantemos el mejor de nuestros cantos. Reina Dios sobre todas las naciones desde su trono santo. R/.

Lo hizo sentar a su derecha en el cielo…

clip_image004

De la carta del apóstol san Pablo a los efesios: 1, 17-23 

Hermanos: Pido al Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, que les conceda espíritu de sabiduría y de revelación para conocerlo. 

Le pido que les ilumine la mente para que comprendan cuál es la esperanza que les da su llamamiento, cuán gloriosa y rica es la herencia que Dios da a los que son suyos y cuál la extraordinaria grandeza de su poder para con nosotros, los que confiamos en él, por la eficacia de su fuerza poderosa. 

Con esta fuerza resucitó a Cristo de entre los muertos y lo hizo sentar a su derecha en el cielo, por encima de todos los ángeles, principados, potestades, virtudes y dominaciones, y por encima de cualquier persona, no sólo del mundo actual sino también del futuro. 

Todo lo puso bajo sus pies y a él mismo lo constituyó cabeza suprema de la Iglesia, que es su cuerpo, y la plenitud del que lo consuma todo en todo.

Palabra de Dios…

Te alabamos, Señor…

ACLAMACIÓN Mt 28, 19. 20

R/. Aleluya, aleluya…

Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos, dice el Señor, y sepan que yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo… R/.

Subió al cielo y esta sentado a la derecha de Dios…

Del santo Evangelio según san Marcos: 16,15-20

En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: “Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda criatura. El que crea y se bautice, se salvara; el que se resista a creer, será condenado. Estos son los milagros que acompañaran a los que hayan creído; arrojan demonios en mi nombre, hablan lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos, y si beben el veneno mortal, no les hará daño; impondrán las manos a los enfermos y estos quedaran sano”.

El Señor Jesús, después de hablarles subió al cielo y esta sentado a la derecha de Dios. Ellos fueron y proclamaron el Evangelio por todas partes, y el Señor actuaba con ellos y confirmaba su predicación con los milagros que hacían.

Palabra del Señor…

Gloria a ti, Señor Jesús…

Se dice Credo…

PLEGARIA UNIVERSAL

Oremos a Jesús resucitado, vida y esperanza de la humanidad entera.

Después de cada petición diremos: Jesús resucitado, escúchanos…

Para que Cristo, desde el trono de su gloria, venga en ayuda de su Iglesia y no permita que sus fieles se dejen cautivar por los bienes de la tierra. Oremos.

Para que Jesús, el Señor, revele su nombre a los hombres que aún no lo conocen y atraiga a todos hacia sí. Oremos.

Para que el Señor, que con su triunfo ha glorificado nuestra carne, llene de esperanza a los que sufren enfermedades en el cuerpo o angustias en el espíritu. Oremos.

Para que el Señor, camino, verdad y vida, asista a los maestros y a todos los trabajadores de la educación y sean conscientes de la gran responsabilidad que tienen en sus manos. Oremos.

Para que el Señor, elevado al cielo, nos envíe el Espíritu Santo, para que nos enseñe a amar los bienes de arriba. Oremos.

Escucha, Señor, nuestra oración, y envíanos tu Espíritu Santo. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Al ofrecerte, Señor, este sacrificio en la gloriosa festividad de la ascensión, concédenos que por este santo intercambio, nos elevemos también nosotros a las cosas del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor…

Prefacio I o II de la Ascensión

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Mt 28, 20

Yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo. Aleluya…

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Dios todopoderoso y eterno, que nos permites participar en la tierra de los misterios divinos, concede que nuestro fervor cristiano nos oriente hacia el cielo, donde ya nuestra naturaleza humana está contigo. Por Jesucristo, nuestro Señor…

Puede utilizarse la fórmula de bendición solemne…

Evangelio del día: Cristo Jesús, ascendido al Cielo, es nuestro abogado…

San Marcos 16,15-20 – VII Domingo de Pascua: El Señor Jesús fue llevado al cielo y está sentado a la derecha de Dios…

Evangelio según San Marcos 16,15-20

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación. El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará. Y estos prodigios acompañarán a los que crean: arrojarán a los demonios en mi Nombre y hablarán nuevas lenguas; podrán tomar a las serpientes con sus manos, y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño; impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán”.

Después de decirles esto, el Señor Jesús fue llevado al cielo y está sentado a la derecha de Dios. Ellos fueron a predicar por todas partes, y el Señor los asistía y confirmaba su palabra con los milagros que la acompañaban” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Queridos hermanos y hermanas, la Ascensión no indica la ausencia de Jesús, sino que nos dice que Él está vivo entre nosotros de una manera nueva; ya no está en un preciso lugar del mundo tal como era antes de la Ascensión; ahora está en el señorío de Dios, presente en todo espacio y tiempo, junto a cada uno de nosotros.

En nuestra vida nunca estamos solos: tenemos este abogado que nos espera, que nos defiende. No estamos nunca solos. El Señor crucificado y resucitado nos guía; con nosotros hay muchos hermanos y hermanas que en el silencio y la oscuridad, en la vida familiar y laboral, en sus problemas y dificultades, en sus alegrías y esperanzas, viven cotidianamente la fe y llevan al mundo, junto con nosotros, el señorío del amor de Dios, en Cristo Jesús resucitado, ascendido al Cielo, nuestro abogado. (Audiencia general de Papa Francisco, 17 de abril de 2013)

Jesús asciende al cielo, o sea regresa al Padre, quien le había enviado al mundo. Hizo su trabajo y retornó al Padre. Pero no se trata de una separación, porque Él se queda siempre con nosotros, de una nueva manera. Con su ascensión el Señor resucitado atrae la mirada de los apóstoles -y también nuestra mirada- a las alturas del cielo para mostrarnos que la meta de nuestro camino es el Padre. Él mismo dijo que se habría ido para prepararnos un lugar en el cielo.

Entretanto, Jesús se queda presente y operante en las situaciones de la historia humana con la potencia y los dones de su Espíritu; está al lado de cada uno de nosotros: mismo si no lo vemos con los ojos, él está, nos acompaña y guía, nos toma de la mano y nos levanta cuando caemos.

Jesús resucitado está cerca de los cristianos perseguidos y discriminados, cercano a cada hombre y mujer que sufre, está cercano de todos nosotros. (Cf Papa Francisco, Homilía de la Fiesta de la Ascensión del Señor, 1 de junio de 2014)

Diálogo con Jesús

Mi amado Señor, gracias por la vida y todo lo que a diario me das. Gracias por tu verdad revelada, por tus Palabras de esperanza que colman mi corazón de alegría y me hace mirar el futuro con libertad y confianza para estar en él del mismo modo en que Tú lo estuviste y viviste. Quiero plantear mi vida, mis proyectos y toda mi felicidad, basado en el misterio de tu resurrección y ascensión al Cielo. Deseo pasar por la vida haciendo el bien, por amor, porque sé que más allá de todo esto, estás Tú, sentado a la derecha del Padre, esperando por mi encuentro contigo. Ayúdame, en mi paso por este mundo, a descubrir la bondad y tener gestos de caridad en favor de todos los oprimidos, explotados y necesitados. Quiero darles a conocer tu amor, tu mensaje de misericordia y sobre todo, darles a conocer tu perdón reconciliador. Quiero ponerme en sintonía y aprender a vivir como Tú, que toda tristeza siempre la transformabas en alegría. Dame, mi buen Jesús, ánimo y fortaleza para salir adelante, para hacer obras y prodigios en tu nombre y entregarte los frutos de la acción de Tu Espíritu Santo en mi vida. Amén…

Propósito para hoy

Pediré a Dios por el Papa, los Obispos y Sacerdotes, para que sean fieles en el seguimiento de Cristo y sean luz para que guíen los pasos de todos hacia nuestro Padre

Reflexiones juntos esta frase

“Dios es muy misericordioso con nosotros. Aprendamos también nosotros a tener misericordia con los demás, especialmente con los que sufren” Papa Francisco


Redacción:
PildorasdeFe.net | Fuente del audio: Fraynelson.com

LECTURAS DEL SÁBADO VI DE PASCUA 12 DE MAYO MISA DE SANTA MARÍA DE GUADALUPE TIEMPO PASCUAL (BLANCO)…

Yo les aseguro: cuanto pidan al Padre en mi nombre, se lo concederá…


 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

SAN NEREO, SAN AQUILEO Y SAN PANCRACIO MÁRTIRES

ANTÍFONA DE ENTRADA

¡Bendita tú, Madre de la luz: siendo Virgen engendraste a Cristo, y eres modelo y Madre de la Iglesia, que engendra a la vida nueva a todos los que creen, mediante el agua virginal del bautismo! Aleluya…

ORACIÓN COLECTA

Dios y Padre nuestro, que por el misterio pascual de tu Hijo colmaste de bendiciones y de los dones del Espíritu Santo a la santísima Virgen María, concédenos, por la intercesión de aquella a quien veneramos bajo la advocación de Guadalupe, que participemos de los mismos dones para proclamar con nuestras obras y palabras la buena nueva de la resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos…

LITURGIA DE LA PALABRA

El judío Apolo demostró, por medio de la Escritura, que Jesús es el Mesías…

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 18, 23-28

En aquellos días, después de haber estado en Antioquía algún tiempo, emprendió Pablo otro viaje y recorrió Galacia y Frigia, confirmando en la fe a los discípulos. Un judío, natural de Alejandría, llamado Apolo, hombre elocuente y muy versado en las Escrituras, había ido a Éfeso. Aquel hombre estaba instruido en la doctrina del Señor, y siendo de ferviente espíritu, disertaba y enseñaba con exactitud lo concerniente a Jesús, aunque no conocía más que el bautismo de Juan. Apolo comenzó a hablar valientemente en la sinagoga. Cuando lo oyeron Priscila y Aquila, lo tomaron por su cuenta y le explicaron con mayor exactitud la doctrina del Señor. Como él deseaba pasar a Grecia, los hermanos lo animaron y escribieron a los discípulos de allá para que lo recibieran bien. Cuando llegó, contribuyó mucho, con la ayuda de la gracia, al provecho de los creyentes, pues refutaba vigorosamente en público a los judíos, demostrando, por medio de las Escrituras, que Jesús era el Mesías.

Palabra de Dios…

Te alabamos, Señor…

Del salmo 46

R/. Dios es el rey del universo. Aleluya…

Aplaudan, pueblos todos; aclamen al Señor, de gozo llenos, que el Señor, el Altísimo, es terrible y de toda la tierra, rey supremo. R/.

Porque Dios es el rey del universo, cantemos el mejor de nuestros cantos. Reina Dios sobre todas las naciones desde su trono santo. R/.

Los jefes de los pueblos se han reunido con el pueblo de Dios, Dios de Abraham, porque de Dios son los grandes de la tierra. Por encima de todo Dios está. R/.

ACLAMACIÓN cfr. Jn 16, 28

 

 

R/. Aleluya, aleluya…

Salí del Padre y vine al mundo, ahora dejo el mundo y vuelvo al Padre, dice el Señor… R/.

El Padre mismo los ama, porque ustedes me han amado y han creído que salí del Padre…

Del santo Evangelio según san Juan: 16, 23-28

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Yo les aseguro: cuanto pidan al Padre en mi nombre, se lo concederá. Hasta ahora no han pedido nada en mi nombre. Pidan y recibirán, para que su alegría sea completa.

Les he dicho estas cosas en parábolas; pero se acerca la hora en que ya no les hablaré en parábolas, sino que les hablaré del Padre abiertamente. En aquel día pedirán en mi nombre, y no les digo que rogaré por ustedes al Padre, pues el Padre mismo los ama, porque ustedes me han amado y han creído que salí del Padre. Yo salí del Padre y vine al mundo; ahora dejo el mundo y vuelvo al Padre”. 

Palabra del Señor…

Gloria a ti, Señor Jesús…

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Dios y Padre nuestro, que estos dones que te presentamos, por el amor con que resucitaste a tu Hijo y por la intercesión de santa María de Guadalupe, nos ayuden a estar atentos a la acción de tu Espíritu Santo y buscar en todo tu gloria. Por Jesucristo, nuestro Señor…

PREFACIO

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación glorificarte siempre, Padre santo, pero más que nunca en este tiempo en que Cristo, nuestra Pascua, fue inmolado.

Con él, que ha vencido a la muerte, nosotros, invocando a santa María bajo el título de Guadalupe, oramos como en un nuevo cenáculo, esperando el don de Pentecostés.

Al participar, llenos de júbilo, de la gloria de la Pascua, anhelamos sobresalir en el ejercicio de la caridad, a fin de que la Iglesia se muestre como madre solícita, empeñada en acoger a todos y hacerlos partícipes de la gracia de la Pascua de su Señor y Esposo.

Por eso, alegres por la resurrección del Redentor y unidos a los ángeles y a los santos, cantamos el himno de tu gloria, diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo…

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Lc 1, 28

Alégrate, Virgen María, porque Cristo ha resucitado del sepulcro…

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Dios y Padre nuestro, que nos alimentas con el pan vivo de tu Hijo resucitado, concédenos participar de su victoria pascual, para que en la alegría de este tiempo y ayudados por santa María de Guadalupe, juntos avancemos por el camino de la salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor…

Evangelio del día: ¡Ser valientes en la oración, desafiando a Jesús!…

Imagen1

San Juan 16,23b-28 VI sábado de Pascua: Les aseguro que todo lo que pidan al Padre, Él se lo concederá en mi Nombre…

Evangelio según San Juan 16,23b-28

Pidan y se les dará: En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Les aseguro que todo lo que pidan al Padre, Él se lo concederá en mi Nombre. Hasta ahora, no han pedido nada en mi Nombre. Pidan y recibirán, y tendrán una alegría que será perfecta. Les he dicho todo esto por medio de parábolas. Llega la hora en que ya no les hablaré por medio de parábolas, sino que les hablaré claramente del Padre. Aquel día ustedes pedirán en mi Nombre; y no será necesario que yo ruegue al Padre por ustedes, ya que Él mismo los ama, porque ustedes me aman y han creído que yo vengo de Dios. Salí del Padre y vine al mundo. Ahora dejo el mundo y voy al Padre” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Jesús, por decirlo de modo un poco fuerte, nos desafía a que oremos, y dice así:

“Todo lo que pidan en mi Nombre lo haré, de manera que el Padre sea glorificado en su Hijo”.

Si me piden algo en mi nombre, yo lo haré… ¡Esto es muy fuerte!

¿Tenemos el valor de ir a Jesús y pedirle así: Tú nos has dicho esto, ¡hazlo! Haz que la fe vaya adelante, haz que la evangelización avance, haz que este problema que yo tengo se resuelva…? ¿Tenemos esta valentía en la oración?

¿O rezamos un poco así, como se puede, empleando poco tiempo en la oración? ¿Y el valor, la parresía –la audacia para decir la verdad- también en la oración?.

En la Biblia leemos que Abraham y Moisés tuvieron el valor de negociar con el Señor. Un valor a favor de los otros, a favor de la Iglesia, que hoy también es necesario.

Cuando la Iglesia pierde la valentía, entra en ella la atmósfera de tibieza. Los tibios, los cristianos tibios, sin valor… eso hace tanto daño a la Iglesia, porque la tibieza te lleva hacia dentro, y comienzan los problemas entre nosotros: no tenemos horizontes, no tenemos valor, ni la valentía de la oración hacia el Cielo, ni tampoco el valor de anunciar el Evangelio.

Somos tibios… Nos centramos entonces en nuestras cosas pequeñas, en nuestros celos, en nuestras envidias, en el carrerismo, en el avanzar de modo egoísta… en todas estas cosas. Pero eso no hace bien a la Iglesia: ¡la Iglesia debe ser valerosa!

Todos nosotros debemos ser valientes en la oración, desafiando a Jesús. Que el Señor nos dé a todos la gracia de la valentía y la perseverancia en la oración. (Homilía en Santa Marta, 02 de mayo de 2013)

Oración de sanación

Amado Señor, Dios de mi vida y de todo mi ser, cómo no seguir las indicaciones que me das en tu Palabra si ellas son fuente de sabiduría y están cargadas de tanto amor.

Tú quieres lo mejor para mí, por eso me dices que le insista al Padre, que lo busque, lo llame, que le pida con fe en tu bendito Nombre, que confíe en su bondad, en su amor generoso que siempre busca el bien de sus hijos.

Mi Señor, Tú guardas aquello especial para mí y que tanto lo necesita mi alma, sólo esperas a que yo abra mi corazón y te lo pida con humildad, que crea en tu proyecto de amor y todo lo que me has prometido.

No temo buscarte Señor, no temo pedirte ni temo cansarme de invocarte por tiempo indefinido porque sé que, en tu divina sabiduría, sabrás el tiempo adecuado para darme eso que me ayudará a crecer en santidad.

Te doy las gracias por tanta bondad y porque me amas en toda circunstancia. Cuento contigo, con tu presencia que me protege y en que me das las soluciones que necesito para salir victorioso a tu manera.

Gracias por hacerme comprender que tu amor sobrepasa toda necesidad. Que Tú me das tantas bendiciones que me ayudan a experimentar tu paz y en que puedo encontrar fortaleza y consuelo en Ti.

Tú eres quien me cuida, quien me provee. Eres Tú mi refugio y mi tienda del encuentro. Eres Tú quien me sostiene y me llevas por caminos de bien.

Confío en que escuchas mi plegaria, en que la atiendes y colmas de gracia a mi sediento corazón. Confío en tu Amor de Padre y eso me basta. Amén

Propósito para hoy

Practicar el desprendimiento de los bienes materiales donando algo que me gusta a la parroquia más cercana

Frase de reflexión

“Queridos jóvenes, no tengan miedo a casarse. Unidos en matrimonio fiel y fecundo, serán felices”. Papa Francisco

Redacción y diálogo: PildorasdeFe.net | Audio: Fraynelson.com