¿Cómo puedo alabar a Dios de la mejor manera, en una forma más completa?…

como-alabar-dios-oracion-adoracion-290916

Los medios que más me han ayudado a desarrollar mi propio lenguaje de alabanza y adoración a Dios ha sido rezar las oraciones de los santos…

Pregunta: Querido Dan, ¿puedes ayudarme para saber cómo puedo alabar a Dios de mejor manera? Yo disfruto asistir a la Adoración en el Santísimo Sacramento, y me gustaría realmente aprender como alabarlo. Siento que mis palabras no son adecuadas para expresar la alabanza que quiero darle.Dar gracias es más fácil, pero te agradecería mucho algún consejo sobre la alabanza.

La oración sincera

Querido amigo, gracias por preguntar. Esta es una pregunta realmente conmovedora…una expresión realmente hermosa solo por preguntarlo.

Los medios que más me han ayudado a desarrollar mi propio lenguaje de alabanza y adoración ha sido el rezar las oraciones de los santos.

Como ejemplo, una de mis oraciones favoritas durante la cuaresma esta expresada en la versión de San Alfonso Maria Ligorio de “El Camino de la Cruz”. En su reflexión de la segunda estación dice:

“Mi más adorado Jesús, yo abrazo todos los sufrimientos que has destinado para mi hasta mi muerte. Te ruego por todo el sufrimiento que llevaste al cargar Tu cruz, que me ayudes a cargar la mía con tu perfecta paz y resignación.

Te amo, Jesús mi amo; me arrepiento de haberte ofendido. No dejes que me separe de Ti nunca más.  Permite que pueda amarte siempre; y entonces haz conmigo lo que Tú quieras”.

La primera vez que recé esto me sentí incómodo. Yo sentía que no lo que decía no era del todo verdad.

Sí, yo amo  a Jesús, pero, sé que mi corazón está dividido. Lo amo con lo que a mí me parece ser un profundo amor, pero también estoy consciente de mis pecados y el hecho de que mi amor no es del todo lo sincero que deseo que sea.

Así que, me siento un poco falso diciendo estas palabras, “Te amo Jesús mi amor”. Parecería más sincero que yo rezara:

“No te amo tanto como debería, pero quiero amarte más de lo que ya lo hago”.

Expresar en forma sencilla

Mi rescate viene de los escritos de Santa Catarina de Siena. Ella transmite como no es posible para nosotros expiar incluso el pecado más pequeño (si es que existe algún pecado que pueda ser llamado pequeño).

Ella nota que a pesar de que esto es verdad, con la gracia de Dios trabajando a través nuestro para amarlo, seremos capaces de amarlo, por esa gracia que amplifica la virtud, de arrepentirnos y amar a Dios de manera más completa.

Me doy cuenta que cuando expreso el elogio más sencillo dicho con el más simple de los lenguajes, mis palabras alcanzan a Dios en una forma de que tiene mucha más belleza y gracias de la que pudiera haber musitado por mí mismo.

Es como si un niño poco habilidoso fuese capaz de producir la más hermosa de las pinturas para expresar su amor a Dios. Él trabaja tan duro como puede pero desde el punto de vista humano la pintura es artísticamente horrible. Sin embargo, por la poderosa gracia de Dios, Él recibe, en el deseo del niño y Su propia gracia magnificente, una pintura que es más hermosa de lo que el mismo Miguel Angel pudo haber realizado jamás.

Fui incluso, mayormente confortado, por las increíbles palabras del poema escrito por Santa Teresa Margarita del Sagrado Corazón,

“¿Cómo puedes tu decir que no amas a Dios cuando tu verdadero deseo de amar es el amor mismo?

Es la misma llama que desea escapar del fuego secreto de tu corazón.”

En lo que se refiere a rezar con los santos, hay muchos libros disponibles. Uno que he encontrado de particular bendición es “Intimidad Divina”. Para cada día del año, siguiendo el calendario litúrgico, hay meditaciones y oraciones muy hermosas de santos Carmelitas y otros hombres y mujeres santos.

Oraciones personalizadas

Rezar con estas oraciones y hacerlas propia ha sido extremadamente útil. Otra forma de abordar el tema, que me ha resultado útil es personalizar el tesoro de nuestras oraciones tradicionales.

Por ejemplo, yo comienzo casi cada una de mis momentos de meditación con una adaptación de “Hechos de Fe, Esperanza y Amor”.

Al principio de comenzar esta practica, yo simplemente las rezaba tal como son. Con el pasar del tiempo, comencé a orar extemporáneamente por las ideas y pensamientos que contienen.

Eso es, hice de estos actos, como propios y míos, en la forma tradicional o adaptándolos a mis propias experiencias y al estado de mi corazón cada vez que entraba en meditación. Esta mañana recé algo como esto en mi acto de fe:

“Señor, yo creo en Ti. Gracias por estar presente para mí. Doy gracias por que deseas mi presencia a pesar de mi pecado.

Antes de la creación del mundo, me formaste de la nada para que estuviera en comunión contigo.

Tú enviaste a tu Hijo para que me ayudara a comprender que no importa que tan profundo sea mi pecado, hay redención para mí.

Yo creo en tu amor, así que por eso espero en ti…”

Cuando siento que soy menos capaz de expresarme, simplemente regreso a la forma tradicional y los rezo como mi propia oración o solo me siento en el silencio y suavemente repito:

“Te amo Jesús mi amor. Permite que yo pueda amarte siempre, y entonces haz lo que quieras conmigo”.

Para todos nuestros amigos lectores, ¿qué acercamientos has realizado para mejorar su habilidad para alabar a Dios?

Adaptación y traducción al español por Manuel Rivas, para PildorasdeFe.net, de artículo publicado en: SpiritualDirection.com, autor: Dan Burke