¿Cuál es la diferencia entre Evangelizar y hacer proselitismo?…

evangelizar-proselitismo

El evangelizador busca proclamar el señorío de Cristo, por tanto es honesto al hablar de los hechos, sin imponer o manipular las emociones…

Pregunta:

Hola Fray Nelson, me parece que desempeña una importante misión en la apologética , he oído algunos de sus talleres online y sigo su reflexión dominical. Mi pregunta es la siguiente. Cual es la diferencia entre evangelizar y hacer proselitismo pues muchas veces he escuchado que la iglesia católica no hace proselitismo sino que ayudamos sin que nos importe si son católicos o no, o no le decimos a la gente que se conviertan para ayudarlos, pero al mismo tiempo es necesario evangelizar y no olvidar predicar la verdad que predica la iglesia católica. – L.A.Z.G.

* * *

Respuesta de Fray Nelson Medina

La pregunta es muy importante porque el proselitismo ha sido motivo de serias tensiones entre distintas confesiones cristianas. La idea central es que el proselitista tiene como objetivo principal conseguir seguidores y para ello utiliza medios incluso éticamente incorrectos. El evangelizador quiere proclamar el señorío de Cristo y precisamente porque entiende que Cristo es Señor de toda nuestra existencia, sólo utiliza como recursos aquellos que son éticamente correctos.

  • El proselitista quiere imponer; el evangelizador quiere ofrecer.

     

  • El proselitista es obsesivo con los números porque le preocupa ante todo la cantidad; el evangelizador sabe que la cantidad es importante pero sólo por el deseo de servir y amar a un mayor número, y por eso se concentra más en la calidad e integridad del mensaje.

     
  • El proselitista no tiene reparo en manipular los sentimientos o en ocultar información, si cree que eso lo permitirá que la gente se adhiera más a su causa; el evangelizador pide honestidad y es honesto en la presentación de los hechos, sin pretender usar emociones o medias verdades en su tarea.

     
  • El proselitista mira casi completamente “hacia afuera” y su interés está sólo en la eficacia de las estrategias; el verdadero evangelizador mira ante todo “hacia adentro,” en el sentido de preguntarse si está siendo fiel al Señor.

     
  • Al proselitista le interesa mucho ser cabeza, ser el que dirige; de hecho, a menudo quiere quedarse con los honores, los aplausos y los beneficios también económicos; al evangelizador, en cambio, no se le olvida ser oveja aunque lo nombren de pastor, y no se le olvida ser discípulo aunque la gente lo tenga por maestro.

     
  • Por último, el proselitista tiene interés sólo en “su” grupo, el cual quiere que crezca y sea fuerte y visible; el evangelizador, por el contrario, tiene amor y deseo de servicio hacia todos, y trata de abrir un puente hacia afuera, incluso si en este momento no los ve en plena comunión con sus ideas, de modo que en un futuro se pueda proclamar con mayor claridad a Jesucristo como Señor de todos.

Fuente: Fray Nelson Medina | FrayNelson.com