Hoy es la fiesta de San Juan María Vianney, el cura de Ars. Confesor de los Sacerdotes y Patrono de los Párrocos…

04-08-san-juan-maria-vianney-cura-ars-patrono-sacerdotes

San Juan María Vianney, el Cura de Ars, brilló por su ardiente predicación y caridad. Logró miles de conversiones a través de la confesión…

San Juan María Vianney. (8 de mayo de 1786 – 4 de agosto de 1859), comúnmente conocido como el Santo Cura de Ars, fue un humilde sacerdote de parroquia francés venerado en la Iglesia Católica como el santo patrono de los sacerdotes. Es conocido internacionalmente por su labor sacerdotal y pastoral en su parroquia de Ars, Francia, debido a la radical transformación espiritual de la comunidad y sus alrededores. Consiguió su santidad a través de su perseverante ministerio en el sacramento de la confesión y a su ardiente devoción a la bienaventurada Virgen María.

Fiesta: 04 de Agosto

Martirologio romano: Memoria de san Juan María Vianney, el cura de Ars, que durante más de cuarenta años condujo admirablemente la parroquia que se le confía en el pueblo de Ars, cerca de Belley en Francia, con la una predicación diligente y muy intensa, oración y una ejemplar vida de penitencia. Todos los impartía catequesis a niños y adultos, administró de manera magistral y sencilla el sacramento de la reconciliación a los penitentes, y en con las obras impregnadas de una ardiente caridad, sacada de la fuente de la Sagrada Eucaristía, brilló de tal manera hasta el punto en que se extendió por todas partes sus grandes y sabios consejos y predicas.

Biografía de San Juan María Vianney

San Juan Bautista María Vianney nació en la localidad de Dardilly en Francia el 08 de mayo 1786. Fue el hijo de un granjero pobre. Él tuvo que tomar su Primera Comunión en secreto cuando tenía 13 años, debido a que la Iglesia estaba siendo perseguida. Trabajó como pastor hasta los 18 años, cuando comenzó la formación para el sacerdocio.

Juan Vianney atravesó por momentos muy difíciles durante sus estudios para el sacerdocio. Él luchó grandemente y se esforzó en aprender, pero tuvo un momento particularmente difícil con el latín, el cual no podía asimilarlo bien.

Fue despedido del seminario en Lyon, y lo readmitieron posteriormente; pero falló los exámenes nuevamente. Por último, el vicario general, sintiendo un poco de compasión por él, examinó a Juan en francés y pasó su prueba.

Vianney fue ordenado a la edad de 29 años en Grenoble en 1815, después de unos arduos once años de estudios. A esa edad ya era más viejo que su profesor.

Muchos católicos de la zona se sentían indignados en su ordenación, a sabiendas que su conocimiento, especialmente de latín, era poco ejemplar, así que hacen pasar una petición para que Vianney fuese removido como sacerdote.

Pero su obispo se dio cuenta que Vianney tenía un gran sentido común y era un modelo de nobleza y bondad; por lo que fue retirada tal petición y así Vianney logró su ordenación

Vianney: el gran confesor

Nombrado vicario a la parroquia de su primer sacerdote-instructor, el joven sacerdote Vianney pronto mostró dones particulares, como confesor.

En 1818, fue nombrado como párroco de Ars, una parroquia rural. Él comenzó a visitar a sus feligreses, especialmente los enfermos y pobres. Aquí había de pasar el resto de sus días.

San Juan María Vianney fue impulsado en vida para la gloria de Dios, la salvación de su alma y de las almas por las cuales él era responsable. Ardió de amor por Jesús y por medio de él Jesús encendió muchas llamas en la fe.

Vianney pasaba regularmente de 14 a 18 horas al día en el confesionario y pasaba dos y hasta tres días sin comer y cuando comía su comida consistía solamente en patatas cocidas.

Sus dones y carismas

En esta importante obra, Vianney se vio favorecido por el don espiritual de leer las conciencias de las personas.

Sus habilidades y dones extraordinarios como confesor se extendería por todos los pueblos cercanos, miles, incluidos obispos y aristocracia viajaban a Ars para recibir su consejo espiritual.

Oyó confesiones de personas de todo el mundo para escucharlo, quienes llegaban humildemente al confesionario, y ocurrían muchos milagros.

Su vida estuvo llena de obras de caridad y amor. Se registra que incluso los más acérrimos de los pecadores se convertían con tan sólo escuchar su predicación.

Para el año 1855, San Juan María Vianner (el cura de Ars) había escuchado alrededor de unas 20.000 confesiones en un año.

Con Catalina Lassagne y Benedicta Lardet, estableció “La Providencia”, un hogar para niñas y fue el modelo de instituciones similares establecidas más tarde por toda Francia.

Sólo un hombre de visión podría tener tal confianza que Dios iba a proveer a las necesidades espirituales y materiales de todos los que vinieron a hacer de “La Providencia” su casa.

San Juan María Vianney fue párroco de Ars durante 41 años. Ni en su lecho de muerte tuvo momentos de soledad que tanto deseaba.

La gente venía con rosarios y medallas para ser bendecidos, y para ser bendecidos ellos mismos. Incapaz de hablar, Juan levantaba la mano y hacía una señal débil de la cruz.

Su muerte

El 3 de agosto, que aún estaba vivo, a esos de las siete de la tarde, el obispo de Belley fue a visitarlos. Juan estaba demasiado enfermopara hablar y sólo podía sonreír. El obispo le dio un beso y se fue a la iglesia a orar por él.

A las dos de la mañana del día siguiente, 4 de Agosto de 1859, Juan María Vianney, cura de Ars, se había ido a la patria celestial; tenía setenta y tres años.

Muchos fueron los milagros que se dieron a través de la intercesión de Juan Vianney aún después de su muerte. Fue beatificado el 8 de enero de 1905 por el Papa San Pío X, y posteriormente canonizado el 31 de mayo de 1925 por el Papa Pío XI.

Hasta el día de hoy, su cuerpo permanece incorrupto y puede verse encerrado en vidrio en un altar de mármol en Ars, Francia.

En el 2010, El Papa Benedicto XVI, decretó un año sacerdotal, y asimismo declaró a San Juan María Vianney como Patrono Universal de los Sacerdotes, con ocasión del 150 aniversario de la muerte del Santo Cura de Ars

Oración a San Juan María Vianney

Santo Cura de Ars y espléndido modelo de todos los ministros de las almas, tú que fuiste un ejemplar conductor de almas, un constructor de puentes entre Dios y su pueblo, y que condujiste a innumerables penitentes a través del sacramento de la reconciliación, al encuentro con Jesús, te pedimos que inspires a todos los sacerdotes que se dedican como mediadores entre Dios y su pueblo.

Amén

 

Redacción : PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos

 

REDACCIÓN CENTRAL, 04 Ago. 17 / 12:02 am (ACI).- El 4 de agosto la Iglesia celebra a San Juan Bautista María Vianney o Cura de Ars, por el nombre del pueblo en Francia donde sirvió por muchos años.

Es el patrono de los párrocos y se le considera un gran confesor, tenía el don de profecía, recibía ataques físicos del demonio y vivió entregado a la mortificación y la oración.

Este año se celebran los 201 años de su ordenación sacerdotal que se realizó el 13 de agosto de 1815. Su gran amor por la salvación de las almas lo llevaba a pasar muchas horas en el confesionario donde arrebata varias almas al demonio.

Era desprendido de las cosas materiales, al punto que dormía en el suelo de su cuarto porque regaló la cama. Comía papas y de vez en cuando un huevo hervido. Solía decir que “el demonio no le teme tanto a la disciplina y a las camisas de pelo; lo que realmente teme es a la reducción de comida, bebida y sueño”.

Una vez el demonio hizo temblar su casa por 15 minutos, en otra ocasión quiso sacarlo de la Misa e incendió su cama, pero el santo mandó a otras personas a apagar el fuego y él no dejó el altar. Por horas el enemigo hacía ruidos para no dejar dormir al santo, y hasta le gritaba debajo de la ventana: “Vianney, Vianney come papas”.

Una de las secuelas de la revolución en Francia, fue la ignorancia religiosa. Para remediar esta situación el Santo pasaba noches enteras en la pequeña sacristía componiendo y memorizando sus sermones, pero al no tener muy buena memoria, le costaba retener lo que escribía.

Instruía a los niños en el catecismo y luchó para que la gente no trabajara o estuviera en las tabernas los domingos. En una de sus homilías dijo que “la taberna es la tienda del demonio, el mercado donde las almas se pierden, donde se rompe la armonía familiar”. Poco a poco logró que la taberna se cierre y que gente se acercar a Dios.

Su popularidad fue creciendo y llegaban miles de personas al pueblo de todas partes para confesarse con él. Más adelante se concedió al pueblo el permiso de construir una Iglesia, lo que garantizaría la permanencia del santo. Su tierno amor por la Virgen María llevó a que consagre su parroquia a la Reina del Cielo.

A las 2 a.m. del sábado 4 de Agosto de 1859, el Santo cura de Ars partió a la Casa del Padre. Fue canonizado en la fiesta de Pentecostés de 1925 por el Papa Pío XI.

Puede leer más sobre la vida de este santo aquí: