Hoy es la fiesta por los 40 mártires de Sebaste, sostenidos por la fe de una madre…

MartiresSebaste_10Marzo

“Por esta noche de hielo conseguiremos el día sin fin de la gloria en la eternidad feliz”, se animaban los mártires unos a otros, mientras permanecían en un lago congelado como castigo. Conozca lo que Cristo y los ángeles hicieron por ellos y el valiente gesto de la madre del mártir más joven.

Ante el decreto del emperador Licino (320), en el que se ordenaba la muerte de los cristianos que no renegaban de su fe, los valientes soldados dijeron al gobernador de Sebaste (entonces capital de la provincia de Armenia Menor, en Turquía) que ellos no ofrecerían incienso a los ídolos y que se mantendrían fieles a Jesús.

El gobernador los mandó torturar y encerrar en un calabozo oscuro. La cárcel se iluminó y se oyó que Cristo los animaba a sufrir con valentía. Posteriormente fueron llevados a un lago con agua helada.

Cuando se vieron obligados a desnudarse para entrar en las frías aguas, uno de ellos exclamó: “Al quitarnos las ropas, nos despojamos del hombre viejo; el invierno es duro, pero el paraíso es dulce; el frío es fortísimo, pero la gloria será agradable”.

Muy cerca del lago había un estanque con agua tibia para el que quisiera desanimarse. Resultó que uno de ellos abandonó a sus amigos cristianos y se metió al agua caliente, pero eso le produjo inmediatamente la muerte.

La tradición cuenta que 40 ángeles bajaron del cielo, cada uno con una corona, pero un ángel se quedaba sin encontrar a quién darle el premio porque uno había desertado. Un guardia al ver que los mártires seguían rezando y cantando himnos, gritó: “Yo también creo en Cristo”. Terminó también en el lago, el ángel se le acercó y le dio la corona del martirio.

Los soldados anticristianos invitaban al más joven de los mártires a que se desanime, pero su mamá lo animaba a permanecer fiel. Al amanecer, los mártires fueron sacados vivos del lago, les rompieron las piernas y los dejaron morir.

El comandante del ejército mandó que los cuerpos fueran quemados, pero de alguna manera el más joven sobrevivió y murió en brazos de su madre. La mujer recogió a todos los que pudo, los puso en un carro y se los llevó a un sitio seguro. Impresiona la fuerza espiritual de la mamá que alentaba a su hijo en el martirio.

Los cristianos en oriente celebran la fiesta de estos mártires el 9 de marzo, fecha en que dieron su vida, mientras que en occidente su fiesta es el 10 de marzo. Esta celebración coincide con la Cuaresma para alentar a los cristianos en el camino de la fe.

Así como estos mártires, a inicios del S. XX (1915 – 1923) se produjo el genocidio armenio (Turquía), donde murieron muchos cristianos a manos del imperio turco.

El próximo 21 de abril del 2015, el Papa Francisco realizará una solemne Eucaristía en la Basílica de San Pedro para conmemorar los 100 años de esta masacre, en la que se calcula los turcos asesinaron a un millón y medio de cristianos.

Santos Cuarenta Mártires de Sebaste

Cuando el gobernador de Capodocia y de Armenia Menor publicó un decreto que condenaba a muerte a todos los cristianos que no abandonasen su religión, cuarenta soldados –que pertenecían a la Legión del Trueno- y de diferentes nacionalidades, estacionados en Sebate, se negaron a ofrecer sacrificios a los ídolos y declarándose firmes seguidores del Señor, pese a las amenazas y halagos. Como los mártires permanecieron inconmovibles, el juez mandó que les dieran tortura y les arrojaran al calabozo; sin embargo el gobernador furioso ante la obstinación de los mártires, los sometió a que fueran llevados desnudos a un lago helado, junto al cual había un baño tibio para los que cedieran. Los mártires oraron al Señor, pidiendo que ninguno de ellos renegara de su fe y cediese a la tentación de abandonar el lago.

Después de tres días y tres noches de agonía, sólo uno de ellos renegó de la fe; pero la reacción que le produjo el agua caliente después del intenso frío le costó la vida, perdiendo así la salvación eterna. Al enterarse de lo sucedido, los mártires se afligieron mucho, pero el Señor les consoló reemplazando milagrosamente al desertor ya que uno de los guardias se convirtió al cristianismo y por inspiración divina compartió con ellos el martirio.