Hoy la iglesia celebra a San Maximiliano Kolbe, el mártir que ofreció su vida por un padre de familia. Patrono de las familias, encarcelados y medios católicos…

14-08-san-maximiliano-kolbe-martir-nazi-de-la-caridad-patrono-familias

San Maximiliano Kolbe es el mártir de la caridad. Arrestado y asesinado por los nazis al ofrecer su vida a cambio de la de un padre de familia…

San Maximiliano Kolbe (Maximiliano María Kolbe OFM, 1894 – 941) fue un humilde fraile franciscano polaco, que se ofreció a ser ejecutado voluntariamente cambiando de lugar por un extraño en el campo de exterminio nazi de Auschwitz, durante la Segunda Guerra Mundial. Fue un sacerdote muy activo en la promoción de la veneración de la Virgen María Inmaculada, fundando y supervisando el monasterio de Niepokalanów cerca de Varsovia, operando una emisora de radio y fundando o dirigiendo varias otras organizaciones y publicaciones. Fue declarado mártir de la caridad por San Juan Pablo II. Es el santo patrón de drogadictos, presos políticos, familias, periodistas, prisioneros, movimiento pro-vida y medios de comunicación católicos.

Fiesta: 14 de agosto

Martirologio romano: Memoria de San Maximiliano María Kolbe, Sacerdote mártir de la Orden de los Frailes Conventuales menores, quien, siendo fundador de la Milicia de la Inmaculada, fue deportado a diferentes lugares privándolo completamente de su libertad en tiempos de persecución nazi, y finalmente llegó al campo de exterminio de Auschwitz, cerca de Cracovia, en Polonia. Se entregó voluntariamente a los verdugos tomando el lugar de un compañero de prisión, quien estaba casado y con hijo y había sido condenado a muerte, ofreciendo así su ministerio, como un holocausto de la caridad y el modelo de fidelidad a Dios y al prójimo.

Biografía de San Maximiliano Kolbe

Cuando apenas era un niño, Maximiliano Kolbe tuvo un Sueño con la Virgen María, quien se le apareció, sosteniendo en sus manos dos coronas, una blanca y una roja, y le pregunta si le gustaría tener alguna de ellas, una es por la pureza, y la otra por el martirio, a lo que el Santo le respondió: “Yo elijo ambas.” Entonces ella le sonríe y desaparece”… Después de esta visión, San Maximiliano Kolbe jamás volvió a ser el mismo niño

San Maximiliano Kolbe entró en el seminario menor de los Franciscanos Conventuales en Lviv (entonces Polonia, hoy Ucrania), muy cerca de su lugar de nacimiento, y a los 16 se convirtió en un novicio.

A pesar de que más tarde alcanzó el doctorado en filosofía y teología, él estaba profundamente interesado en las ciencias, incluso le entusiasmaba la idea de la elaboración de planes de naves espaciales.

Luchador contra la indiferencia

Y es el que ardor de un corazón enamorado de Dios, no resiste nunca a sus encantos, Kolbe siente la fuerte vocación de ser Sacerdote. Él es Ordenado a los 24 años.

Durante su tiempo vivió la indiferencia religiosa de la sociedad y cómo esta llegaba a ser el veneno más mortífero en las personas. Su misión era la de luchar contra esto mismo.

San Maximiliano Kolbe funda la Milicia de la Inmaculada, cuyo objetivo era luchar contra el mal de la indiferencia, con un buen testimonio de vida, la oración, el trabajo y la mortificación

Luego de esto fundaría “el Caballero de la Inmaculada“, una revista religiosa de difusión mensual que estaba bajo la protección de María Santísima, en la que predicaba la Buena Nueva a todas las naciones y también “El Pequeño diario”

Para trabajar en estas publicaciones estableció una “Ciudad de la Inmaculada” -Niepokalanow- que albergaba a unos 700 de sus hermanos franciscanos.

Más tarde, San Maximiliano Kolbe fundó otra en Nagasaki, Japón. Tanto la Milicia y la revista, llegaron a marcar más de un millón en miembros y suscriptores.

Su amor de Dios se filtró diariamente a través de la devoción a María y pronto dio muchos frutos de santidad y que perdura también hasta los tiempos actuales

En 1939 los nazis invadieron Polonia con una velocidad mortal. Niepokalanow fue severamente bombardeada. Kolbe y sus hermanos fueron arrestados, pero pronto fueron puestos en libertad en menos de tres meses, en la fiesta de la Inmaculada Concepción.

En 1941 fue arrestado nuevamente. Él ya había fundado una radiodifusora y estaba dirigiendo la revista “El caballero de la Inmaculada”, con gran éxito y notable difusión. El propósito de los nazis era liquidar a los que eran líderes de algo.

Fue deportado a diferentes lugares privándolo completamente de su libertad, hasta que al final, fue trasladado a Auschwitz, tres meses más tarde, después de terribles palizas y humillaciones.

El Martirio de San Maximiliano

Un día se fugó un preso. La ley de los alemanes era que por cada preso que se fugara del campo de concentración, tenían que morir diez de sus compañeros. Hicieron el sorteo y al que le tocó ser el número 10, exclamó: “Dios mío, yo tengo esposa e hijos. ¿Quién los va a cuidar?”.

En ese momento el padre Kolbe dice al oficial: “Yo me ofrezco para reemplazar al compañero que ha sido señalado para morir de hambre”. El oficial le responde: ¿Y por qué?, a lo que Maximiliano responde:

“Él tiene esposa e hijos que lo necesitan, y yo sólo soy un simple Sacerdote”.

El oficial acepta el intercambio y Kolbe es llevado con sus otros 9 compañeros a morirse de hambre en un subterráneo.

En el “bloque de la muerte” se les ordenó a desnudarse, y allí comenzaron los tiempos de oscuridad, condenados a morir en el olvido bajo una muerte lenta de hambre. Pero no hubo gritos ni lamentos; los prisioneros más bien cantaban junto a Kolbe.

El santo sacerdote anima a todos y reza con ellos. Poco a poco, uno a uno van muriendo, y después de varios días, tan sólo queda Kolbe con vida.

Como los guardias necesitan ese local para otros presos que están llegando, le ponen una inyección de cianuro y lo matan. Era el 14 de agosto de 1941.

Fue beatificado en 1971 y canonizado en 1982 como “Mártir de la Caridad”

Oración a San Maximiliano Kolbe

Querido Jesús, San Maximiliano fue encarcelado en Auschwitz donde ministró a los cautivos y celebró la Santa Misa consagrando del pan y el vino que habían logrado pasar a escondidas. Fue martirizado después de que asumió voluntariamente el lugar de un prisionero casado joven condenado a muerte.

Como él es el santo patrón de los drogadictos y personas en prisión, te pido, Señor mío, mediante su intercesión, por todos los que están presos y condenados a muertes, sana sus corazones heridos y líbralos del mal que los rodea, ellos merecen una segunda oportunidad con tu gracia.

Oh San Maximiliano, te pido que también intercedas ante el Señor por los adictos en mi familia y en las familias de mis amigos para que pronto puedan encontrar paz en sus corazones. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén

 

 

PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos
14 de agosto: San Maximiliano Kolbe, el mártir que ofreció su vida por un padre de familia

REDACCIÓN CENTRAL, 14 Ago. 17 / 12:01 am (ACI).- Maximiliano significa “el más importante de la familia”. San Maximiliano Kolbe nació un 8 de enero de 1894 en la ciudad polaca de Zundska Wola, que en ese momento se encontraba ocupada por Rusia.

Siendo niño realizó una travesura que su mamá le reprochó. Tiempo después, la madre vio que el pequeño Kolbe había cambiado de actitud y que frecuentemente oraba llorando ante un pequeño altar que tenía escondido entre dos roperos.

La madre preocupada le pidió que le contara todo. Entonces, temblando de emoción y con los ojos llenos de lágrimas le dijo: “Mamá, cuando me reprochaste, pedí mucho a la Virgen que me dijera lo que sería de mí. Lo mismo en la Iglesia, le volví a rogar. Entonces se me apareció la Virgen, teniendo en las manos dos coronas: una blanca y otra roja”.

“La blanca significaba que perseveraría en la pureza y la roja que sería mártir. Contesté que las aceptaba… (las dos). Entonces la Virgen me miró con dulzura y desapareció”.

Este hecho marcó profundamente la vida de Maximiliano, quien se volvió un gran devoto de la Virgen Inmaculada e ingresó a la Orden de los Franciscanos.

Estando como estudiante en Roma, funda la “Milicia de la Inmaculada” con la finalidad de promover el amor y el servicio a la Virgen y la conversión de las almas a Cristo. De regreso a Polonia, publica la revista mensual “Caballero de la Inmaculada”.

En 1929 funda la “Ciudad de la Inmaculada” en el convento franciscano de Niepokalanów, a 40 kilómetros de Varsovia. Tiempo después se ofrece como voluntario para ir al Japón. Estando allá funda una nueva “Ciudad de la Inmaculada” (“Mugenzai No Sono”) y publica la revista “Caballero de la Inmaculada” en japonés.

Regresa a Polonia en plena Segunda Guerra Mundial, es apresado y enviado a campos de concentración. Cierto día se escapa un prisionero y los alemanes, para dar muestra de severidad, escogen a 10 prisioneros que son condenados a morir de hambre. El décimo número le tocó al sargento Franciszek Gajowniczek, polaco también, quien exclamó: “Dios mío, yo tengo esposa e hijos”.

Ante esto, el P. Maximiliano ofrece intercambiarse por el condenado. El sacerdote es llevado a un subterráneo, donde alienta constantemente a los demás presos a seguir unidos en la oración. Todos mueren y solo él queda vivo. Al final, le aplican una inyección letal que acaba con su vida.

Su máximo deseo era: “Concédeme alabarte, Virgen santa, concédeme alabarte con mi sacrificio. Concédeme por ti, solo por ti, vivir, trabajar, sufrir, gastarme, morir…”

El Papa Pablo VI lo declaró Beato y fue canonizado por San Juan Pablo II, su paisano, quien dijo que “Maximiliano Kolbe hizo como Jesús, no sufrió la muerte sino que donó la vida”.

El 19 de julio de 2016 el Papa Francisco visitó la “celda del hambre” donde fue encerrado San Maximiliano Kolbe hasta el día de su muerte, durante su visita al campo de concentración nazi de Auschwitz, en el tercer día de su viaje apostólico a Polonia para la Jornada Mundial de la Juventud.

Para mayor información, los invitamos a visitar nuestra sección especial sobre San Maximiliano Kolbe: