Hoy la Iglesia celebra el Nacimiento de San Juan Bautista, el "Profeta del Altísimo"…

unnamed

San Juan Bautista es el Precursor del Señor, hijo de Zacarías e Isabel; quien fue lleno del Espíritu Santo estando aún en el vientre de su madre…

San Juan el Bautista es considerado como un profeta por tres religiones: el Cristianismo, el Islam y el Mandaeanismo. Él es el precursor de Cristo. Se le considera el último de los grandes profetas del Antiguo Testamento y el primero de los santos del Nuevo Testamento. Juan era el profeta que predicó la venida de Cristo como el Mesías. San Juan Bautista también predicó sobre la inminencia del juicio final de Dios, tuvo varios discípulos y bautizó a muchas personas a orillas del río Jordán

Fiesta: 24 de Junio

La Natividad de san Juan Bautista, Precursor del Señor, hijo de los santos Zacarías e Isabel; el cual fue lleno del Espíritu Santo estando aún en las entrañas de su madre.

Biografía de San Juan Bautista

San Juan Bautista nació en una familia sacerdotal, pero no se convirtió en un sacerdote como se esperaba. Los cuatro Evangelios dicen que Juan vino como un profeta para preparar y allanar el camino delante de Jesús.

Juan Bautista fue el hijo de Zacarías, un sacerdote del Templo en Jerusalén, y Isabel, una parienta de María, que la visitó. Jesucristo y Juan el Bautista estaban relacionados, pues sus madres, María e Isabel, eran primas.

Juan el Bautista nació 6 meses antes de Jesucristo y el anuncio de su nacimiento se encuentra detallado en el Libro de San Lucas (1,5-25) en la que cuenta que su padre, Zacarías, estaba ministrando en el templo, cuando de repente un Ángel del Señor se le aparece y le da la noticia de que Isabel, su esposa, daría a luz a un niño lleno del Espíritu Santo desde el momento de su nacimiento.

Zacarías dudó de la palabra del Ángel, por lo que éste, castigó a Zacarías dejándolo mudo hasta el nacimiento de Juan.

San Juan y el Bautismo

Treinta años más tarde, en el decimoquinto año del reinado del César, que corresponde a lo que llamaríamos el año 26 D.C., Juan comenzó su ministerio del bautismo, cuando tenía treinta años de edad.

San Juan Bautista llevaba un cinturón de cuero y una túnica de pelo de camello, vivía de comer de langostas y miel silvestre en el desierto, y predicó a todo el mundo un mensaje de arrepentimiento al pueblo de Jerusalén. Él convirtió a muchos, y preparó el camino para la venida de Jesús.

Juan estaba en un área silvestre en el río Jordán. La gente venía de todas partes, especialmente de Judá y de Jerusalén, a oír a Juan predicar y hacer caso a su llamado a arrepentirse de sus pecados y a ser bautizados.

El bautismo invitaba a las personas a dejar su camino de pecadopara que este muriera y fuese enterrado en su pasado y levantándose luego fuera del agua siendo una nueva persona, obteniendo el perdón y la oportunidad de comenzar una nueva vida para vencer el mal y las tentaciones de pecar.

Las personas que fueron bautizados por Juan estaban bastante prestos a escuchar el mensaje de salvación que él predicaba. Ellos sabían que estaba muy cerca la venida del Mesías que había sido profetizado desde tiempos remotos.

Las personas le preguntaban a Juan: “¿Qué vamos a hacer?” Él respondía: “El que tiene dos túnicas, que regale una al que no tiene. El que tiene comida, que le dé un poco a aquellos que les falta”

Setecientos años antes del nacimiento de Jesús, el profeta Isaías escribió cómo el Mesías sería “llevado como un cordero al matadero” como un sacrificio para quitar nuestros pecados (Isaías 53,7) Por eso, cuando Juan vio a Jesús que venía hacia él, dijo a sus discípulos:

“He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”

San Juan Bautista bautizó a Cristo en el río Jordán, después del cual, le dice a sus discípulos que de ahora en adelante sigan a Jesús.

Al hablar de Jesús, Juan Bautista dijo:

“Yo los bautizo con agua, pero viene uno que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de desatar la correa de sus sandalias; él los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego” (Lucas 3,16)

El Martirio de San Juan Bautista

Juan había reprendido públicamente al rey Herodes por tomar como suya a la mujer de su hermano, por lo que Herodes lo mandó a encarcelar. Herodías le guardaba mucho rencor a Juan por esto y ansiaba mucho que llegara el momento de matarlo. Herodes, por su parte, consideraba a Juan como un hombre justo y santo, y la gente de su pueblo lo consideraba un gran profeta, por lo que él tenía cierto miedo de matarlo.

Alrededor de un año de haber transcurrido después del encarcelamiento de San Juan Bautista, Herodes celebraba su cumpleaños, dio un banquete a sus cortesanos y oficiales. Salomé, la hija de Herodías e hijastra de Herodes, también fue a ese banquete.

Ella bailó para Herodes y su danza fue tan placentera, que Herodes quedó encantado y juró a Herodías, que la recompensaría con lo que ella quisiera pedir, hasta la mitad de su reino si ella lo deseaba.

Salomé no sabía qué pedirle a Herodes, así que corrió donde su madre y le preguntó a ella. Herodías, aún llena de rencor, le dijo que pidiera la cabeza de San Juan Bautista en una bandeja.

Salomé entonces se presentó ante Herodes y le exigió la cabeza de Juan el Bautista. Esta solicitud bárbara sobresaltó el propio tirano; pero regido por la promesa que había hecho delante de toda su corte, envió a un soldado a decapitar al santo en prisión.

El soldado cumplió la orden del rey, trajo la cabeza de Juan el Bautista en una bandeja y se la dio a Salomé, y esta se la dio a su madre Herodías.

Después los discípulos de Juan enterraron su cuerpo, y fueron y dijeron a Jesús lo sucedido (Mateo 4,3-12; Marcos 6,17-29)

Así murió el gran precursor de nuestro Señor y Salvador, unos dos años después de su entrada en su ministerio público, y un año antes de la muerte del Rey de reyes.

Cuando sus discípulos oyeron hablar de la muerte de Juan el Bautista, vinieron y tomaron su cuerpo, y lo pusieron en un sepulcro.

La fecha de la muerte de Juan el Bautista, el 29 de agosto asignado en los calendarios litúrgicos casi no se puede confiar, porque se basa apenas en documentos confiables.

Su lugar de entierro ha sido fijado por una vieja tradición en Sebaste (Samaria). Sus reliquias están en la iglesia de San Silvestre, Roma, Italia, y en Amiens, Francia.

Oración a San Juan Bautista

Señor mío, San Juan fue un hombre lleno de celo en su predicación sobre la necesidad de arrepentirse porque él quería que todos se reconciliaran Contigo.

Tan fuerte era su convicción de que no podía guardar silencio, incluso cuando sabía que su honestidad le hizo pagar un precio muy alto.

Ayúdame a hablar con valentía ante las injusticias de este mundo, a testimoniar la fe verdadera, aún en medio de la persecución, y a luchar contra el mal dondequiera que este abunde.

San Juan Bautista, ruega por mí.

Amén

 

PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos

 

Hoy la Iglesia celebra el nacimiento de San Juan Bautista, el "Profeta del Altísimo"

REDACCIÓN CENTRAL, 24 Jun. 17 / 12:03 am (ACI).- “La Iglesia celebra el nacimiento de Juan como algo sagrado y él es el único de los santos cuyo nacimiento se festeja”, explicaba el Obispo San Agustín (354-430) en sus sermones ya en los primeros siglos del cristianismo.

“Juan viene a ser como la línea divisoria entre los dos Testamentos, el antiguo y el nuevo. Así lo atestigua el mismo Señor, cuando dice: La ley y los profetas llegaron hasta Juan”, añadía el Santo Doctor de la Iglesia.

San Juan Bautista nació seis meses antes de Jesucristo. En el primer capítulo de San Lucas se narra que Zacarías era un sacerdote judío casado con Santa Isabel y no tenían hijos porque ella era estéril. Estando ya de edad muy avanzada, el ángel Gabriel se le apareció a Zacarías de pie a la derecha del altar.

El mensajero divino le comunicó que su esposa iba a tener un hijo, que sería el precursor del Mesías, y a quien pondría por nombre Juan. Zacarías dudó de esta noticia y Gabriel le dijo que quedaría mudo hasta que todo se cumpla.

Meses después, cuando María recibió el anuncio de que sería madre del Salvador, la Virgen partió a ver a su prima Isabel y se quedó ayudándole hasta que nació San Juan.

Así como el nacimiento del Señor se celebra cada 25 de diciembre, cercano al solsticio de invierno (el día más corto del año), el nacimiento de San Juan es el 24 de junio, alrededor del solsticio de verano (el día más largo). Así, después de Jesús los días van a más y después de Juan, los días van a menos hasta que vuelve “a nacer el sol”.

La Iglesia señaló estas fechas por el siglo IV con la finalidad de que se superpongan a dos fiestas importantes del calendario greco-romano: “día del sol” (25 de diciembre) y el “día de Diana” en el verano, cuya fiesta conmemoraba la fertilidad. El martirio de San Juan Bautista se conmemora cada 29 de agosto.

Más información de San Juan Bautista aquí: