Hoy se celebra a San Nicolás, patrono de los niños, marineros, mineros y viajeros…

06-12-san-nicolas-santa-claus-papa-noel-regalos-patrono-ninos-marineros

En diferentes lugares a San Nicolás se le conoce como el patrón de marineros, mercantes, panaderos, niños y viajeros…

San Nicolás de Bari, llamado también como, San Nicolás de Mira, fue un obispo santo católico que se destacó por su ayuda generosa hacia los pobres y los niños. Es bien conocido debido a los muchos milagros atribuidos a su poderosa intercesión. San Nicolás es el santo patrono de los marineros, los mineros, mercaderes, arqueros, ladrones arrepentidos, niños, cerveceros, panaderos, viajeros y estudiantes. Su hermoso hábito de dar regalos secretos a los pobres dio lugar a un modelo tergiversado de su figura denominado Santa Claus.

Fiesta: 06 de Diciembre

Martirologio Romano: San Nicolás, obispo de Mira, en Licia, famoso por su santidad y por su intercesión ante el trono de la divina gracia. Murió a mediados del siglo IV y fue venerado por toda la Iglesia, sobre todo desde el siglo. Por su increíble y amorosa caridad dio origen al personaje conocido como ´Santa Claus´

Biografía de San Nicolás

En la actualidad, son muy pocas las personas que conocen la verdadera historia y origen cristiano este Santo, a quien hoy se le conoce con el nombre de Santa Claus (Saint Nikolaus).

Ya es tiempo de que les enseñemos a todos los niños y a los adultos en general de dónde sale este personaje de barba blanca y traje rojo que aparece en Navidad.

San Nicolás de Mira (como se le denomina en oriente) o San Nicolás de Bari (occidente) nació en el año 310 después de Cristo en Parara de Licia, en un tiempo de persecución, donde la enseñanza de la doctrina de Jesús suponía estar en contra del Imperio Romano.

Sus padres murieron atendiendo enfermos de una epidemia que azotó el poblado donde, y él quedó entonces, como heredero de una gran fortuna. ¿Qué hizo con ella?, lo que todo gran santo haría: repartió sus riquezas entre los pobres y se fue a un monasterio en donde se hizo monje.

Contaba también con la gracia de tener un tío que era obispo y este, al ver las virtudes que tenía su sobrino, lo llevó por los caminos del Señor y luego de un breve periodo lo consagró como sacerdote.

San Nicolás, Obispo por la gracia de Dios

San Nicolás, sintiendo el ardor deseo de visitar las tierras donde vivió y murió nuestro Señor Jesús, emprendió un peregrinaje a Tierra Santa, y luego de regresar a la ciudad de Mira (en Turquía) se encontró con que los obispos y sacerdotes estaban en el templo discutiendo a quién deberían elegir como nuevo obispo de la ciudad, ya que recién se había muerto el anterior.

Los obispos, después de mucho discutir y no llegar a ningún acuerdo, se dijeron entre si:

“Elegiremos al próximo sacerdote que entre al templo”.

Y en ese preciso instante, sin saber nada de esto, entró San Nicolás por esa puerta, los Obispos sintieron que esto era obra del Espíritu Santo y por aclamación unánime fue elegido obispo. Por eso se le conoce también por el nombre de San Nicolás de Mira

Posiblemente San Nicolás participó en el Concilio de Nicea en el año 325, donde se condenó la herejía arriana que ponía en duda la divinidad de Jesucristo y se instituyó el credo Nicenciano.

Por otra parte, su nombre no aparece en las antiguas listas de los obispos que participaron en el concilio. San Metodio afirma:

“Gracias a las enseñanzas de Nicolás, la metrópolis de Mira fue la única que no se contaminó con la herejía arriana la cual rechazó firmemente, como si fuese un veneno mortal”.

Un celo inagotable por la justicia

Cuando el gobernador Eustacio había sido sobornado para condenar a tres inocentes, Nicolás se presentó en el momento de la ejecución, detuvo al verdugo y puso en libertad a los prisioneros. Reprendió entonces a Eustacio, hasta que éste reconoció su crimen y se arrepintió.

En esa ocasión habían presentes tres oficiales que mas tarde, al verse ellos mismos en peligro de muerte le rezaron a San Nicolás.

Esa misma noche el santo se apareció en sueños a Constantino y le ordenó que pusiese en libertad a los tres inocentes.

Constantino interrogó a los tres y al darse cuenta por ellos de que habían invocado a San Nicolás, los envió libres al santo obispo con una carta en la que le rogaba que orase por la paz del mundo. Durante mucho tiempo ese fue el milagro mas famoso de San Nicolás.

Muerte y devoción a San Nicolás

Después de su muerte el 6 de diciembre, de 345 o 352, creció su devoción y aumentaron los reportes de sus milagros. Se convirtió en el patrón de los niños y marineros.

En el siglo VI, el emperador Justiniano construyó una Iglesia en Constantinopla en su honor. Fue nombrado también patrono de Rusia y, gracias a los zares, su devoción aumentó hasta tener mas iglesias dedicadas a su nombre en Rusia que ningún otro santo fuera de la Virgen María.

Leyenda de los tres niños

Estaba San Nicolás de camino de Nicea para asistir al concilio acompañado de Eudemo, obispo de Pátara, y tres sacerdotes más, se detuvieron al caer de la tarde en una posada donde determinaron pasar la noche. Al servirles la cena el dueño de la posada puso sobre la mesa una fuente con tajadas de carne en salmuera.

En el momento en que San Nicolás fue a echar la bendición, se le reveló que aquellas viandas no eran de otra cosa que de carne humana.

El dueño de la posada era un asesino que, de vez en cuando, mataba a un huésped y salaba la carne, que ofrecía después a viajeros.

Las últimas víctimas habían sido tres niños, que se encontraban despedazados en una cuba.

San Nicolás acusó al asesino de su horrendo crimen y, como el mal hombre lo negó todo, el Santo invitó a todos los que se encontraban allí a que le acompañasen a la bodega, donde, se puso en oración frente a una cuba sellada, y luego salieron de ella los tres niños vivos y completamente sanos, saltaron de alegría dando gracias al Santo por su intercesión.

Leyenda de los marineros

Durante una hambruna, el santo pidió que se organice una flota para llevar grano a un pueblo que sufría hambre. La flota sobrevivió una terrible tormenta gracias a la bendición del obispo.

En otra oportunidad estaban unos marineros en medio de una terribilísima tempestad en alta mar, empezaron a rezar a Dios diciendo:

“Oh Dios, por las oraciones de nuestro buen Obispo Nicolás, sálvanos”.

Y en ese momento vieron aparecer sobre el barco a San Nicolás, el cual bendijo al mar, que se calmó, y en seguida desapareció.

Leyenda de las tres doncellas

Se cuenta que en la diócesis de Mira un vecino de San Nicolás se encontraba en tal pobreza que se decidió a exponer a sus tres hijas vírgenes a la prostitución para sacar de ese vil mercado el sustento para él y para ellas… Sin dinero no podían pagar la dote de una, por lo que ninguna se podía casar.

Para evitar eso, San Nicolás tomó una bolsa con monedas de oro y, al amparo de la oscuridad de la noche, la arrojó por la chimenea de la casa de aquel hombre.

Con el dinero se casó la hija mayor. Luego de un tiempo, hizo lo mismo para favorecer a las otras dos hermanas y al fina las tres se pudieron casar

En diferentes lugares a San Nicolás se le conoce como el patrón de marineros, mercantes, panaderos, niños y viajeros.

Los marineros tienen una estrella llamada “la estrella de San Nicolás” y se desean buen viaje con estas palabras: “que San Nicolás lleve tu timón”. Su imagen se representa en el arte en diferentes formas según sus milagros.

Es además Patrono de Rusia, de Grecia y de Turquía. En Roma ya en el año 550 le habían construido un templo en su honor.

San Nicolás, ruega por nosotros.

 

PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos

 

Hoy se celebra a San Nicolás, patrono de los niños, marineros y viajeros

ROMA, 06 Dic. 17 / 12:01 am (ACI).- “Sería un pecado no repartir mucho, siendo que Dios nos da tanto”, solía decir San Nicolás, patrono de los niños, los marineros, los viajeros y de Rusia, Grecia y Turquía. Un aceite milagroso brota de sus restos, que ha servido para la curación de los enfermos. Su fiesta se celebra cada 6 de diciembre.

Al tratarse de un santo de los primeros siglos, poco se sabe con certeza de él, salvo que nació en Licia (actual Turquía), y en una familia muy rica. Tenía un tío Obispo que lo ordenó sacerdote.

Sus padres murieron atendiendo a los enfermos de una epidemia y dejaron a San Nicolás una fortuna. sin embargo, el joven decidió repartirla entre los pobres e ingresar a un monasterio como monje. Más adelante peregrinó a Egipto y Palestina, donde conoció Tierra Santa.

A su regreso, llegó a la ciudad de Mira, en Turquía, donde los obispos y sacerdotes discutían en el templo sobre quién debía ser elegido como nuevo Obispo de la ciudad. Al final decidieron que sería el próximo sacerdote que ingresara al recinto. En ese momento entró San Nicolás y fue elegido como Prelado por aclamación de todos.

Sin embargo, se desató una persecución contra los cristianos y es encerrado en una prisión, de la que es liberado por el emperador Constantino, cuando éste subió al trono.

“Gracias a las enseñanzas de Nicolás, la metrópolis de Mira fue la única que no se contaminó con la herejía arriana la cual rechazó firmemente, como si fuese un veneno mortal”, decía San Metodio. El arrianismo negaba la divinidad de Jesucristo. Así mismo San Nicolás combatió incansablemente el paganismo.

Defensor de la justicia, salvó a tres jóvenes de ser ejecutados, víctimas de un soborno del gobernador Eustacio, quien luego se arrepintió al ser reprendido por San Nicolás.

Tres oficiales fueron testigos de estos hechos y posteriormente, cuando estaban en peligro de muerte, rezaron a San Nicolás. El Santo se le apareció en sueños a Constantino y le ordenó que los liberase porque eran inocentes.

El emperador, luego de que los soldados le dijeran que ellos habían invocado a San Nicolás, los envió libres y con una carta al Santo Obispo, en la que le pedía que orase por la paz en el mundo.

Es patrono de los marineros porque en medio de una tempestad unos marineros empezaron a  clamar: “Oh Dios, por las oraciones de nuestro buen Obispo Nicolás, sálvanos”. En ese momento, se cuenta, apareció San Nicolás sobre el barco, bendijo el mar y este se calmó. Luego el Obispo desapareció.

Según la costumbre de oriente, los marineros del mar Egeo y del Jónico tienen una “estrella de San Nicolás” y se desean buen viaje diciendo: “Que San Nicolás lleve tu timón”.

Se narra también que tres niños fueron asesinados y arrojados en un barril de sal. Sin embargo, por la oración de San Nicolás los infantes volvieron a la vida. Por ello es patrono de los niños y se le suele representar con tres pequeños a su costado.

Otra leyenda narra que en la Diócesis de Mira había un vecino en extrema pobreza que decidió exponer a sus tres hijas vírgenes a la prostitución para que todos ellos puedan subsistir.

San Nicolás, buscando evitar que esto sucediera y en la oscuridad de la noche, arrojó por la chimenea de la casa de aquel hombre una bolsa con monedas de oro. Con el dinero se casó la hija mayor.

Quiso el Santo hacer lo mismo en bien de las otras dos, pero en la segunda ocasión, después de tirar la bolsa sobre la pared del patio de la casa, San Nicolás se enredó con la ropa que estaba tendida para secar y el padre descubrió a su bienhechor y le agradeció su caridad.

San Nicolás partió a la Casa del Padre un 6 de diciembre, pero no sabe con exactitud si fue en el año 345 o en el 352. Más adelante su devoción aumentó y se reportaron numerosos milagros.

En el S. VI, el emperador Justiniano construyó una Iglesia en Constantinopla (hoy Estambul) en su honor, y se hizo popular en todo el cristianismo. San Nicolás es patrono de Rusia, Grecia y Turquía. Además es honrado en ciudades de Italia, Holanda, Suiza, Alemania, Austria y Bélgica.

En 1087 sus huesos fueron rescatados de Mira, que había caído bajo invasión musulmana, y se llevaron a Bari, en la costa adriática de Italia. Por esto es llamado San Nicolás de Mira o San Nicolás de Bari. Sus reliquias reposan en la Iglesia de “San Nicola de Bari”.

De sus restos brota un aceite conocido como el “Manna di S. Nicola”. En Mira, se decía que “el venerable cuerpo del obispo, embalsamado en el aceite de la virtud, sudaba una suave mirra que le preservaba de la corrupción y curaba a los enfermos, para gloria de aquél que había glorificado a Jesucristo, nuestro verdadero Dios”.

Por haber sido tan amigo de la niñez, en su fiesta se reparten dulces y regalos a los niños, y como en alemán se llama “San Nikolaus”, lo empezaron a llamar Santa Claus, siendo representado como un anciano vestido de rojo, con una barba muy blanca, que pasaba de casa en casa repartiendo regalos y dulces a los niños. De San Nicolás escribieron muy hermosamente San Juan Crisóstomo y otros grandes santos, pero su biografía fue escrita por el Arzobispo de Constantinopla, San Metodio.

Desde niño se caracterizó porque todo lo que conseguía lo repartía entre los pobres. Unos de sus tíos era obispo y fue éste quien lo consagró como sacerdote, pero al quedar huérfano, el santo repartió todas sus riquezas entre los pobres e ingresó a un monasterio.

Según la tradición, en la ciudad de Mira, en Turquía, los obispos y sacerdotes se encontraban en el templo reunidos para la elección del nuevo obispo, ya que el anterior había muerto. Al fin dijeron: “elegiremos al próximo sacerdote que entre al templo”. En ese momento sin saber lo que ocurría, entró Nicolás y por aclamación de todos fue elegido obispo. Fue muy querido por la cantidad de milagros que concedió a los fieles.

En la época del Licino, quien decretó una persecución contra los cristianos, Nicolás fue encarcelado y azotado. Con Constantino fueron liberados él y los demás prisioneros cristianos. Se dice que el santo logró impedir que los herejes arrianos entrasen a la ciudad de Mira.

El santo murió el 6 de diciembre del año 345. En oriente lo llaman Nicolás de Mira, por la ciudad donde fue obispo, pero en occidente se le llama Nicolás de Bari, porque cuando los mahometanos invadieron a Turquía, un grupo de católicos sacó de allí, en secreto, las reliquias del santo y se las llevó a la ciudad de Bari, en Italia.

En esta ciudad se obtuvieron tan admirables milagros por su intercesión, que su culto llegó a ser sumamente popular en toda Europa. Es Patrono de Rusia, de Grecia y de Turquía.

Más información: