La verdad acerca del día de San Patricio…

fiesta-de-san-patricio-mujeres-vestidas-de-verde

Con todos las festividades, es fácil perder de vista el hecho de que hay un héroe verdadero y extraordinario detrás de esto: San Patricio…

17 de marzo se ha convertido en una tradición anual de todo lo irlandés. En Estados Unidos, tenemos 35 millones de ciudadanos con ascendencia irlandesa, 7 veces la población real de Irlanda. Con tantos “irlandeses honorarios”, no sorprende que Estados Unidos se vista de verde en el Día de San Patricio (incluso tenemos medio millón de personas llamadas “Patrick” o “Patricio” en español).

Con todos los desfiles y festividades, es fácil perder de vista el hecho de que hay un verdadero hombre detrás de todo esto, y fue un extraordinario héroe de la fe y no sólo para Irlanda (en realidad nació en Gran Bretaña).

Incluso si no planeas vestirte de verde este 17 de marzo, puede que te guste saber “un poquito” sobre el inspirador hombre llamado San Patricio que nos tiene a todos vistiéndonos de verde todos los años.

El hombre que un día sería conocido como San Patricio nació en Gran Bretaña en el año 387 D.C. Primero viajó a Irlanda en contra de su voluntad. Fue secuestrado cuando tenía dieciséis años y contrabandeado a Irlanda y vendido como esclavo. Esta práctica bárbara era relativamente común en esos días, pero trágicamente, el tráfico de personas y la esclavitud es más desenfrenada HOY que en cualquier otro momento de la historia. Esto es algo contra lo que TODOS deberíamos luchar.

San Patricio fue víctima de la trata de personas, pero eso no definió su vida o su legado. Escapó seis años después y regresó a casa. Probablemente supondrías que él no querría NUNCA volver a Irlanda teniendo en cuenta las trágicas circunstancias de su llegada allí, pero después de varias décadas en casa, San Patricio sintió un llamado de Dios.

A medida que creció en su fe y devoción a Jesucristo e inspirándose en cómo Cristo había mostrado amor incluso a aquellos que lo maltrataron, San Patricio sintió un llamado innegable a regresar a Irlanda y compartir el amor de Jesús con las mismas personas que una vez lo esclavizaron.

Al regresar a Irlanda, San Patricio comenzó a evangelizar a la población compartiendo el mensaje del Evangelio con cualquiera que quisiera escucharlo.

Por miles, el país entero comenzó a pasar de las prácticas paganas a la fe en Cristo. Según la leyenda, una vez San Patricio bautizó a casi 12,000 personas en un solo día cerca de Killala. ¡Levantar a tanta gente del agua seguramente fue un duro entrenamiento para sus bíceps!

A medida que la nación de Irlanda se volcaba, aldea por aldea y pueblo por pueblo, a la fe en Cristo, la cultura de toda la nación cambiaba como resultado. Muchas de las prácticas barbáricas (como las que llevaron a San Patricio a Irlanda en primer lugar) comenzaron a ser reemplazadas por un clima cultural de amor, trabajo duro y comunidad.

Tristemente, en las últimas décadas, Irlanda ha visto conflictos religiosos entre católicos y protestantes que se han centrado más en sus diferencias que en lo que Cristo ha hecho para unificarnos.

Todas las naciones tienen sus defectos, pero la rica historia de la Isla Esmeralda ha sido consistentemente una de hospitalidad, trabajo duro y fe profunda en Cristo que comenzó cuando un antiguo esclavo siguió su llamado y predicó amor a aquellos que lo habían esclavizado.

Este día de San Patricio, en medio de todos los desfiles, el jolgorio, los sombreros verdes y camisetas que dicen “¡Bésame, soy irlandés!”, no olvides el significado más profundo. Todos podemos aprender mucho de esta persona real que tuvo la fe para salir de su zona de confort y, como resultado, cambió un país (y el mundo).

Al reflexionar sobre su vida y legado, pregúntate:

¿A qué podría estar llamándome Dios?

¿Qué querrá que haga Dios con mi vida? ¿Será que mi mayor oportunidad para el ministerio podría ser con el grupo de personas que me han lastimado o malinterpretado en el pasado?

¿Personalmente he abrazado el amor y la gracia de Jesús que cambió la vida de Patricio y una nación entera como resultado de su fe?

La vida y el legado de San Patricio nos recuerda que los planes de Dios para nuestras vidas casi siempre son diferentes de nuestros propios planes, pero Sus planes siempre demuestran ser perfectos.

Tú y yo quizás nunca seremos llamados a viajar a un país extranjero para hacer lo que hizo San Patricio, pero todos podemos comenzar a cambiar el mundo desde donde estamos compartiendo el amor y la gracia de Cristo con las personas en nuestros propios hogares, escuelas, oficinas y barrios.

Una manera fácil de comenzar la conversación este 17 de marzo podría ser hacer una pregunta simple… “¿Alguna vez has escuchado la historia del verdadero San Patricio?”

Adaptación y traducción por María Mercedes Vanegas para PildorasdeFe.net, del artículo publicado en: Dave Willis´s Blog, autor: Dave Willis