PESCADOR DE HOMBRES… por Ing. For. Olivo Martinez…

Resultado de imagen para pescador de hombres

Todo ser humano aspira a obtener un título, un certificado, un reconocimiento, ello implica toda una vida de sacrificio, de penas y sufrimientos para alcanzar la meta deseada y por ende, máximas satisfacciones y emociones, lograr el sueño de su vida, toda una gran victoria. Sin embargo, no todo es realidad, no todo perdura, porque en el devenir de los tiempos todo queda atrás, todo queda en el olvido, nada perdura, al final de la vida nada se lleva………todo acaba.

En la vida existen títulos que pocos seres humanos aspiran, no le dan la debida importancia, para la mayoría no son bien vistos porque aparentemente no producen suficientes bienes económicos, ni tienen un sitial de honor dentro de la sociedad y no comulga con la vida moderna, entre otros casos, cabe mencionar el llamado del Señor a cerrar filas en su ejército espiritual, cuya misión está definida en seguirle a Él para proclamar en todos los seres humanos la doctrina del amor, por ello, Jesús te llama a integrar el grupo elegido: ser “Pescadores de hombres”, evangelizadores de su Palabra, testigos de la Luz.

Pescador de hombres, es un título de mayor retribución y gratificación que una persona puede llegar a alcanzar. Es el llamado del Señor “No temas, desde ahora en adelante serás pescador de hombres” (Lc. 5, 10 b). Es uno de los trabajos mejor pagados en la vida, porque la remuneración no es con dinero, ni oro, estos elementos los buscan los ladrones y corroe la polilla, no es con bienes materiales ni riquezas que codician los ambiciosos. La paga, para quienes acaten y obedezcan este mandato del Señor, es una mansión reservada en el Reino de los cielos. Así que Cristo está preparando un lugar para los que se alistan en la legión de hombres y mujeres, con valentía, euforia, audacia y brío, quienes van a los “charcos de agua” en busca de peces enlodados para sacarlos y llevarlos a fuentes de agua viva.

Este llamado del Señor, no está dirigido, ni reservado a los sacerdotes, religiosas, religiosos, diáconos, entre otros consagrados, Cristo Jesús llama sin diferencia ni distinción de raza, color, lengua, religión, nación, a pobres y ricos, a políticos y militares, a empresarios y obreros, a ancianos y jóvenes, a hombres y mujeres de buena voluntad que quieran lanzar sus redes mar adentro y con la presencia, la bendición y la Palabra del Señor la pesca será como torrencial de agua fresca, para la ¡Gloria de Dios!

¿Qué se debe hacer para ser un excelente pescador de hombres? Muchas son las experiencias vividas por otros servidores del Señor que han dejado un legado de valores espirituales, entre ellos:

clip_image001 A través del testimonio de vida, la Oración constante y permanente, es posible lanzar las redes y pescar gran cantidad de almas para la Gloria de Dios, porque tu vida pública habla de lo que vibra tu corazón por el bienestar corporal y espiritual del prójimo: los ancianos, enfermos, presos y abandonados.

clip_image001[1] Practicando las obras de misericordia corporales y espirituales, especialmente con los desposeídos, los que pasan hambre y sed, los que necesitan un buen consejo, una corrección con amor y una enseñanza de las obras misericordiosas de Cristo Jesús.

clip_image001[2] Siendo un cristiano honrado, honesto, fiel, leal, cabal, generoso, respetuoso, dedicado al servicio de los pobres, de los que viven en soledad (aun teniendo familia cerca). Trabajando por la conversión de los esclavos del vicio de las drogas, el alcohol, la prostitución, la delincuencia, entre otros.

clip_image001[3] Asiduo a la lectura y reflexión de las Sagradas Escrituras, a fin de conocer mejor la vida y obra de Jesucristo y darla a conocer a quienes desconocen estas virtudes del Señor.

clip_image001[4] Ser un cristiano católico a cabalidad, perseverante en la Sagrada Eucaristía, en la Comunión, la Reconciliación y el rezo diario del Santo Rosario en familia.

Aquel “Pescador de hombres” que trabaje y luche por la conversión de un pecador, alcanzará la Gloria eterna. Proclama el Apóstol Santiago: “Hermanos, si alguno de ustedes se extravía lejos de la Verdad y otro lo hace volver, sepan esto: el que endereza a un pecador de su mal camino, salvará su alma de la muerte y conseguirá el perdón de sus muchos pecados”. (Stg. 5,20)

Oración

Señor, enséñame a remar mar adentro, a ser un cristiano con fortaleza y sabiduría para echar las redes donde tú me mandes, que viva con gozo y alegría espiritual el llamado a ser “Pescador de hombres”, con el testimonio de vida, con la Oración perseverante y constante y el discernimiento de Tu Palabra y así llegar a alcanzar el título de proclamador de la Buena Nueva. Amén


Ing. For. Olivo Martínez Corredor
arbololivo@hotmail.com