¿Por qué la gente busca con tanto desespero la sanación?…

jesus-tocar-manto-buscar-sanacion

Jesús no hace distinción entre ricos y pobres, entre hombres y mujeres, atiende nuestras necesidades, a mujeres enfermas y hombres afligidos…

1.- ¿Por qué la gente busca tan desesperadamente a Jesús?

San Marcos, nos cuenta en una parte de su Evangelio (Mc 5,21-43) que habían dos personas que buscaban desesperadamente a Jesús para conseguir la sanación de sus dolencias.

El primero de ellos fue Jairo, era una persona muy influyente y tenía posesiones y dinero. Era uno de los líderes de la sinagoga (v.22). Es el que guía las oraciones allí y además está a cargo de las instalaciones y de la administración general de la sinagoga.

El Evangelio nos narra que Jairo se arrodilló delante de Jesús, y le ha suplicado que vaya con él a ver a su hija, que se está muriendo, y le imponga las manos.

Debemos de tener en cuenta que el tocar a una niña muerta va en contra de la Torá, que declara impuro hasta la noche (Levítico 11,39), o por siete días (Números 19,11), a quien toque un cuerpo muerto. Tal persona debe permanecer fuera del campamento (Números 5,2-3)

Jairo y Jesús caminan rápido, seguidos por la multitud. De pronto Jesús se detiene y vuelve la vista atrás inquisitivo, mirando a cada uno de los que le siguen, como buscando algo. Jairo se pone nervioso: “No hay tiempo que perder, Jesús. Mi hija se muere. Apúrese. ¿Qué busca?”

Aquí entra en juego la segunda persona: La hemorroísa, quien, en una acto de desespero, había logrado tocar el manto de Jesús, e inmediatamente la hemorragia de la que sufría se secó; y sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel sufrimiento que le atormentaba (v.29). Al mismo tiempo Jesús nota que una fuerza había salido de Él, y pregunta, «¿Quién ha tocado mi manto?»

Los discípulos se miran extrañados, pues los apretujones de la multitud eran frecuentes. Pero la mujer, estando muy apenada, confiesa que fue ella, cae ante Jesús y le dice toda la verdad (v.33).  Y Jesús simplemente dice: “Hija, tu fe te ha salvado: vete en paz, y queda sanada de tu enfermedad” (v.34)

2.- ¿Por qué llama Jesús «hija» a la hemorroísa?

Quizás algunos no lo sepan, pero esta es la única vez que Jesús llama «hija» a una persona en el evangelio.

La palabra «hija» puede sonarnos como algo demasiado paternal para nosotros del siglo XXI. Pero en la época de Jesús era una manera normal de hablar.  El uso de esa palabra refleja un cariño y una aceptación, que esta mujer no habrá sentido de hace tiempo. Jesús la llama «hija», la declara familia de Dios, y la alaba por su fe que es la que ha producido el milagro. Ella se sentiría muy feliz, no sólo por ser sanada, sino también por ser tratada con tanto cariño. El enfermo necesita medicinas, pero también mucho cariño.

Jesús da todo su tiempo a la hemorroísa, que se lo merece igual que Jairo. Ni rehúsa a Jairo por su dinero y nivel social, ni ignora a la mujer por su pobreza y marginalización.

3.- ¿Quién era la hemorroísa?

No conocemos su nombre. Es una mujer insignificante, perdida en medio del gentío que sigue a Jesús. Ella es «impura», según la Ley, pues tiene pérdidas de sangre (Levítico 15,19-30). Ella ensucia hasta la cama en la que duerme y la silla en que se sienta, y éstas después transmiten su impureza al que las toque (Lev 15,25-30) Y no podía tocar nada. Esta mujer era marginada y excluida. Tampoco podía encontrar trabajo, ni siquiera como sirvienta doméstica.

Aquella mujer enferma ha escuchado a Jesús. Se da cuenta de que Él no habla de impureza ni de indignidad. Él sólo habla de amor e irradia fuerza curadora. Ella intuye que Él puede arrancar la «impureza» de su cuerpo y de su vida entera. Pero no se atreve a hablar con Jesús como lo hace Jairo, el jefe de la sinagoga.

Ni siquiera se siente con fuerzas para mirarle a los ojos. Por eso ella se acercará por detrás. Le da vergüenza hablarle de su enfermedad: actuará calladamente. No puede tocarlo físicamente: le tocará solo el manto. La hemorroísa cree que con solo tocar el vestido de Jesús se curará (v.28) Y tocando a Jesús, quedó curada.

3.- ¿Cómo Jesús sana a la hija de Jairo?

En esto llegan de casa del jefe de la sinagoga para decirle: “Tú hija se ha muerto. ¿Para qué molestar más al maestro?”… Jesús alcanzó a oír lo que hablaban y le dijo al jefe de la sinagoga: “No temas, basta que tengas fe”.

Jairo y Jesús vieron que el rito de los muertos ya había empezado: mujeres que gritan y lamentan de manera profesional, que gimen y lloran, se baten el pecho, se tiran del pelo, y rasgan sus prendas; flautas, que tocan canciones de lamentación. Todos se ríen cuando Jesús dice que la niña sólo está dormida.

Pero Jesús le dice a la niña: “Talitá kum” (“¡Niña, yo te lo ordeno, levántate!”). “Talitha qumi” (escrito en arameo), es una lengua semítica relacionada con el hebreo. Entre los judíos, el arameo era utilizado por la gente común, mientras que el hebreo permanecía siendo el lenguaje de la religión, del gobierno y de la clase alta.  Marcos traduce “Talitha qumi” al griego para los cristianos gentiles de la temprana iglesia, que quizá no sabían arameo.

4.- ¿Qué lecciones podemos sacar de esta enseñanza de Jesús?

Importancia de la fe. La fe es un componente imprescindible de estas dos historias. La hemorroísa era una mujer con mucha fe en Jesús. Y Jesús se lo reconoce: “Hija, tu fe te ha salvado”

A su vez, Jairo está convencido de que Jesús curará a su hija simplemente con tocarla (v.23) Y cuando Jairo oye que su hija ya está muerta, Jesús le dice, “No temas, cree solamente” (v.36), y resucita a la niña.

– Cariño de Jesús, que llama a la hemorroísa «hija». Jesús se preocupa por las necesidades de los demás, es solidario, nos impulsa a vivir atentos a los demás. Hay mucha gente que vive en circunstancias parecidas. Se siente humillada por heridas secretas que nadie conoce, buscan ayuda, paz y consuelo. Se sienten culpables cuando muchas veces solo son víctimas.

Para expresar el amor y la aceptación de la otra persona, mejor que cualquier discurso, es el tocar y el abrazar. El abrazar a una persona es muy saludable. Eso recomiendan a los padres: que abracen a sus hijos.

– Jesús no hace distinción entre ricos y pobres, entre hombres y mujeres. atiende nuestras necesidades, Atiende a mujeres enfermas, despreciadas.

En la balanza de Dios no existe diferencia de sexos. Hombre y mujer valen lo mismo. El evangelio reivindica la igualdad fundamental de la mujer respecto al hombre y la igual dignidad de ambos ante Dios (Gálatas 3,28)

Jesús da la sanación, pero tienes que tener fe. Otorga la sanación no sólo de las enfermedades físicas sino también las del alma, mente y corazón.


Padre José Martínez de Toda, S.J,
PildorasdeFe.net
El Padre José Martínez de Toda, S.J., es Coordinador del Sector Comunicación de la CPAL (Conferencia de Provinciales Jesuitas de América Latina) Venezuela