San Antonio, Abad. Patrono y protector de los animales domésticos…

17-01-san-antonio-abad-patrono-protector-animales

San Antonio Abad distribuyó todos sus bienes entre los pobres. Trabajó para reforzar la acción de la Iglesia. Patrono de los animales…

San Antonio Abad, también conocido como San Antón, San Antonio de Abad, San Antonio del Desierto, San Antonio Abad o San Antonio de Egipto, fue un monje cristiano de Egipto. Por su importancia entre los Padres del Desierto y para todo el monasticismo cristiano posterior, también es conocido como el Padre de todos los monjes.

Fiesta: 17 de Enero

Martirologio Romano: Memoria de san Antonio, abad, que, habiendo perdido a sus padres, distribuyó todos sus bienes entre los pobres siguiendo la indicación evangélica y se retiró a la soledad de la Tebaida, en Egipto, donde llevó una vida ascética. Trabajó para reforzar la acción de la Iglesia, sostuvo a los confesores de la fe durante la persecución del emperador Diocleciano y apoyó a san Atanasio contra los arrianos, y reunió a tantos discípulos que mereció ser considerado padre de los monjes

San Antonio es también conocido como San Antón, San Antonio de Abad, San Antonio del Desierto, San Antonio Abad o San Antonio de Egipto.

Biografía de San Antonio, Abad

San Antonio Abada es el santo patrón de los animales domésticos entre otras cosas. Las bendiciones de los animales y tienen lugar el domingo más cercano al día de su fiesta del 17 de enero, fecha de su muerte física y nacimiento al Cielo

San Antonio Abad nació en Egipto aproximadamente en el año 251, de una familia muy acomodada. Sus padres murieron cuando tenía 20 años.

Revelación mística y su conversión

Durante una celebración Eucarística escucho las Palabras de Jesús: “Si quieres ser perfecto, ve y vende todo lo que tienes y dalo a los pobres”, y así fue, vendió toda su herencia, dio el dinero a los pobres, y se fue a seguir al Señor, viviendo en completa soledad en un sepulcro abandonado. Aquí, se sometió a una serie de tentaciones por lo general asociadas con la vida de ermitaño.

San Antonio luego se retiró al desierto, donde comenzó a llevar una vida de penitencia. Hizo vida eremítica en el desierto, junto a un cierto experto llamado Pablo. Después vivió junto a un cementerio, siendo testigo de la vida de Jesús que vence el temor a la muerte.

Su trabajo en favor de la Iglesia

Muchas personas iban a visitarlo en el desierto para escuchar sus enseñanzas, por lo que reunió un cuerpo de discípulos y comenzó la gran tradición monástica de la Iglesia.

Organizó comunidades de oración y trabajo. Pero posteriormente, dejó su monasterio nuevamente y continuó con su vida de ermitaño. Allí logró conciliar la vida solitaria con la dirección de un monasterio. Viajó a Alejandría para apoyar la fe católica ante las herejía arriana.

Tuvo muchos discípulos; trabajó en favor de la Iglesia, confortando a los confesores de la fe durante la persecución de Diocleciano, y apoyando a san Atanasio en sus luchas contra los arrianos.

Una colección de anécdotas, conocida como “apotegmas” demuestra su espiritualidad evangélica clara e incisiva.

Murió hacia el año 356, en el monte Colzim, próximo al mar Rojo. Se dice que vivió hasta la avanzada edad de 105 años. Su vida se convirtió en la inspiración de muchos grandes artistas, entre Bosch y Grunewald y el escritor francés Flavier.

 

PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos. Con información de Corazones.org