Hoy se celebra a San Guillermo de Vercelli. Abad y fundador y San Próspero de Aquitania, discípulo de San Agustín…

  san guillermo de vercelli abad fundador

San Guillermo de Vercelli fundó el monasterio de Monte Virgen, allí reunió a unos monjes a los que impartió una profunda doctrina espiritual…

San Guillermo de Vercelli, (1085-1142) fue un ermitaño católico que se hizo abad y fundador de una congregación religiosa conocida como los ermitaños de Monte Virgen.

Fiesta: 25 de Junio

Martirologio Romano: En Goleto, cerca de Nusco, en la Campania italiana, san Guillermo, abad, el cual, nacido en Vercelli, se hizo peregrino y pobre por amor a Cristo, y, aconsejado por san Juan de Matera, fundó el monasterio de Monte Virgen, en el que reunió a unos monjes a los que impartió una profunda doctrina espiritual, y también otros diversos monasterios, tanto masculinos como femeninos, en varias regiones de la Italia meridional.

Biografía de San Guillermo

San Guillermo nació en Vercelli, Italia, en 1085, de una familia acomodada en. Sus padres murieron cuando él era un bebé y fue criado por familiares.

Cuando Guillermo tenía catorce años, se fue en peregrinación a Santiago de Compostela en España. Allí decidió que quería vivir sólo para Dios y se convirtió en un ermitaño.

Un día se Dios obró un milagro a través de este Santo en donde sanó a un hombre ciego, y de repente se hizo muy famoso sin siquiera quererlo.

Pronto, sacerdotes y laicos se comenzaron a acercar a él y querían aprender de su forma de vida y orar con él.

Guillermo era demasiado humilde como para ser feliz con la admiración de la gente. Él realmente quería seguir siendo un ermitaño para que pudiera dar toda su atención a Dios, pero no pudo quedarse sólo.

Muchos hombres se reunieron en torno al santo y el pueblo entero se multiplicó, así que comenzó una comunidad religiosa y construyó un monasterio al que dedicó a la Virgen María.

Sus seguidores se convirtieron en monjes del monasterio. Las personas nombraron a la montaña como la montaña de la Virgen.

Después de un tiempo, algunos de los monjes comenzaron a quejarse de que la vida en el monasterio era demasiado duro. Ellos querían una mejor alimentación y que el trabajo fuese más fácil.

Guillermo no quería aligerar la regla ni para sí mismo. Por el contrario, eligió un nuevo jefe para los monjes. Entonces él y cinco fieles seguidores iniciaron otro monasterio, tan estricto como al que estaban acostumbrados.

Una amistad santa

Uno de sus compañeros fue San Juan de Mantua. Tanto Guillermo y Juan de Mantua eran líderes y grandes amigos, pero ellos vieron las cosas de manera diferente.

Pronto se dieron cuenta de que cada uno lo haría mejor si trabajaban por separados, así que cada uno inició un monasterio. Juan se fue al este y Guillermo se fue al oeste. Ambos hicieron muy bien. De hecho, ambos se convirtieron en santos.

Más tarde, Guillermo se convirtió en el consejero del rey Roger I de Nápoles y el rey, a cambio, ayudó mucho a San Guillermo en todas las necesidades del monasterio.

La buena influencia que Guillermo ejercía en el rey, hizo que algunos hombres malvados, pertenecientes a la corte, se pusieran muy celosos. Trataron de demostrar al rey que Guillermo era una persona mala, y que se escondía detrás de un hábito santo.

Enviaron una mala mujer para tentar a Guillermo y hacerlo pecar, pero fracasaron. Más bien, Guillermo logró que la mujer se lamentara de lo que había hecho. Ella se arrepintió y abandonó su vida de pecado.

San Guillermo murió el 25 de junio 1142 en Guglietto en Italia.

Cuando San Guillermo murió, él aún no había escrito una regla oficial para sus religiosos; su segundo sucesor, Roberto, por temor a la disolución de una comunidad sin constituciones, los colocó bajo la de San Benito, y es considerado como el primer abad de la Congregación benedictina de Monte-Virgen

 

Redacción : PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos

 

Hoy es la fiesta de San Próspero de Aquitania, discípulo de San Agustín

REDACCIÓN CENTRAL, 25 Jun. 17 / 12:02 am (ACI).- San Próspero de Aquitania fue un laico discípulo de San Agustín que participó activamente en las principales controversias religiosas de la época, especialmente la semipelagiana; además sirvió al Papa León I durante su pontificado.

El semipelagianismo fue una doctrina que buscó conciliar las ideas de los pelagianos con la doctrina de la lglesia sobre la gracia y el pecado original. Los pelagianos negaban la existencia del pecado original, falta que habría afectado solo a Adán, y aseguraban que la vida eterna podía ser asegurada sin ayuda de la gracia.

El semipelagianismo fue condenado como herejía en el concilio ecuménico de Orange en 529 después de más de 100 años de controversias.

La vida de Próspero de Aquitania se dio a conocer gracias a sus escritos que se conservan hasta la actualidad. Nació en la antigua región francesa de Aquitania en el siglo IV y fue formado por monjes en el monasterio de San Víctor en Marsella.

En el 428 Próspero escribió una carta a San Agustín –que se hallaba en Hipona– que trataba sobre las dificultades levantadas contra su doctrina en Marsella y los lugares cercanos.

Por ello Agustín escribió sus tratados “Sobre el don de la perseverancia” y “De la predestinación de los santos”, dejando a Próspero en medio de la controversia semipelagiana, oponiéndose a las ideas de San Juan Casiano, y posiblemente, de San Vicente de Lérins.

Por entonces escribió Próspero lo que era en realidad un corto tratado sobre la gracia y la libre voluntad. Entre sus obras teológicas se cuentan Adversus Ingratus (contra el pelagianismo), Pro Augustino Responsiones (una defensa de San Agustín) y De gratia Dei et libero arbitrio (una polémica contra San Juan Casiano).

También se le conoce a San Próspero por escribir la “Crónica”, que comprende un período de la historia desde la creación hasta la conquista de Roma por los vándalos, en el año 455. Este escrito fue un resumen de la de San Jerónimo pero con algún material adicional.

Próspero terminó sus días como seglar siendo secretario nada menos que del Papa San León Magno.  Murió después del año 455, sin que se pueda conocer con más exactitud la fecha de su muerte.