¿San Mateo dijo que Jesús prohibió llamar Padre a los Sacerdotes? ¡No!…

llamar-padre-sacerdotes

Si tomamos literalmente las palabras de Jesús, -uno solo es nuestro padre-, ¿porqué San Juan llamó a los cristianos «sus hijos?…

¿Por qué llamamos a los sacerdotes “Padre”?, ¿No lo prohibió Jesús en Mateo 23, 8-11?

“En cuanto a ustedes, no se hagan llamar “maestro”, porque no tienen más que un Maestro y todos ustedes son hermanos. A nadie en el mundo llamen “padre”, porque no tienen sino uno, el Padre celestial. No se dejen llamar tampoco “doctores”, porque sólo tienen un Doctor, que es el Mesías. El más grande entre ustedes será el que los sirva”

Responde el Padre Jordi Rivero:

Para interpretar la Biblia correctamente hay que tomar en cuenta varios factores esenciales. Entre ellos:

1.- Leer los versículos en su contexto.

Si se leen los versículos que siguen al de arriba, se puede ver que el propósito de Jesús es enseñar a no presumir, a no creerse superiores por ser padres o maestros o directores:

“El más grande entre ustedes será el que los sirva, porque el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado” (Mt 23,11-12)

2.- Interpretar a la luz de la Biblia completa.

En la Biblia San Pedro, San Pablo y San Juan se identifican ellos mismos como padres espirituales.

San Pedro llama al evangelista Marco “hijo”:

“La Iglesia de Babilonia, que ha sido elegida como ustedes, los saluda, lo mismo que mi hijo Marcos.”. (1 Pedro 5,13)

San Pablo se hace llamar él mismo como padre espiritual:

“Porque, aunque tengan diez mil preceptores en Cristo, no tienen muchos padres: soy yo el que los ha engendrado en Cristo Jesús, mediante la predicación de la Buena Noticia”. (1 Cor 4,15)

“Te suplico en favor de mi hijo Onésimo, al que engendré en la prisión.” (Filemón 10)

Pablo es padre espiritual y vive su vocación como tal en completa humildad. El sabe que engendra por y para Cristo. San Pablo es fidedigno intérprete de las palabras de Jesús ya que la Biblia no se contradice.

San Juan llama a los cristianos “hijos míos” y llama a los padres “padres”, cosa que estaría prohibida si tomamos literalmente a Mateo 23 donde dice “Ni llaméis a nadie “Padre” nuestro en la tierra”.

“Hijos, les he escrito porque ustedes conocen al Padre. Padres, les he escrito porque ustedes conocen al que existe desde el principio”. (1 Juan 2,14a)

¿Si se deben tomar literalmente las palabras de Jesús, “uno solo es nuestros padre”, como es que San Juan con frecuencia llama a los cristianos “hijos míos”? ¿Acaso no se está identificando como padre?

  • “Hijos míos, les escribo esto para que no pequen”. (1 Juan 2,1)

  • “Les escribo a ustedes, hijos míos” (1 Juan 2,12)
  • “Hijos míos, es la última hora” (1 Juan 2,18)
  • “Y ahora, hijos míos, permaneced en él” (1 Juan 2,28)
  • “Hijos míos, que nadie los engañe” (1 Juan 3,7)
  • y otros.

    3.- Entender la Biblia con la ayuda de la Tradición Apostólica.

    La Biblia no se puede comprender plenamente fuera de la Tradición Apostólica.. La Iglesia desde los primeros siglos ha llamado a sus pastores “padre”. (Ver: Padres de la Iglesia)

    Algunos dirán que no necesitan conocer la enseñanza de los primeros siglos porque el Espíritu les ayuda a interpretar personalmente. Pero el Espíritu Santo no se contradice al pasar el tiempo ni enseña doctrinas opuestas a diferentes grupos. Además, el Espíritu Santo no comunica toda la verdad directamente a cada miembro del cuerpo sino que, habiendo instruido a la Iglesia, inspira a cada miembro a recurrir a ella humildemente para formarse.

    Las palabras de Jesús, tomadas en un sentido literal absoluto, prohibirían dejarse llamar padre, maestro o director. No se admitirían excepciones. Entonces nos preguntamos: ¿Cómo llaman los hermanos separados a sus progenitores, educadores y directores?; ¿Prohíben los padres protestantes que sus hijos les llamen “papa”? ¿Por qué sólo objetan a que se le llame “padre” al sacerdote?

    Pedro, Pablo y Juan reconocieron que Dios unge al pastor espiritual para ser padre. Los sacerdotes son padres espirituales porque, como San Pablo, “engendran en Cristo Jesús” por medio del bautismo y la Palabra.

    Jesús, en el pasaje discutido (Mt 23, 8-11) hace una importante advertencia contra el abuso de la autoridad espiritual (Ver: Ez 34)

    Los obispos y sacerdotes no son padres por cuenta propia sino por delegación divina. Se les pedirá cuenta por esa gran responsabilidad. Jesús advierte contra los abusos de los que están en autoridad, especialmente los obispos y sacerdotes, porque los ama y de ellos depende la salud de las ovejas.

    4.- Nos comenta además Frank Morera, apologista EWTN,

    acerca de la condición de que si podemos llamar Padre a nuestros progenitores pero no a los Sacerdotes:

    Muchas hermanos cristianos separados y confundidos podrán decir que el Señor no tiene reparo en que se llame “Padre” a nuestros padres carnales, que Jesús en ese pasaje solo se refiere al clero, pero en este pasaje de Romanos vemos que San Pablo llama Padre a Abraham en el sentido espiritual de quien engendra un pueblo en la Fe o en la Historia:

    “¿Y qué diremos de Abraham, nuestro padre según la carne?” (Romanos 4,1)

    También en Lucas 16,24 en adelante, Jesús pone en boca del rico Epulón el titulo de “Padre” para Abraham el cual no era padre natural sino padre en la FE.

    “Y, gritando, dijo: Padre Abraham, ten piedad de mi y en vía a Lázaro para que, con la punta del dedo mojada en agua, refresque mi lengua, porque estoy atormentado en estas llamas.” (Lucas 16,24)

    ¿Porqué el rico epulón llamó a Abraham “Padre” si Jesús supuestamente lo prohíbe?, ¿Por qué Jesús pone ese ejemplo en donde supuestamente se va a contradecir a sí mismo en sus palabras?

    Conclusión

    Queridos hermanos, no nos dejemos confundir por la Apostasía, muchos hermanos cristianos separados y confundidos llaman “pastores” a sus lideres cuando Jesús se autotituló Pastor, ¿no podríamos decir entonces nosotros que es arrogancia de ellos autoapropiarce de este título de Jesús? Si podríamos, pero no lo haremos pues nuestra misión no es contender, sino predicar la Palabra para la edificación.

    El titulo oficial de los Ministros de la Iglesia es “Presbítero” pero con justicia lo podemos llamar “Padre” ya que su función es engendrar hijos en la Fe para Dios por medio del ministerio del Bautismo que nos hace hijos de Dios, es justo llamar “Padre” a quien ha descartado la posibilidad de hacer familia para custodiar la familia de Dios, Jesús jamás le quitaría el título de “Padre” a quien engendra hijos en su Nombre, el no vino a contender, vino a salvar.

    Oremos por nuestros Sacerdotes:

    Oh Jesús!

    Te ruego por tus fieles y fervorosos sacerdotes, por tus sacerdotes tibios e infieles, por tus sacerdotes que trabajan cerca o en lejanas misiones, por tus sacerdotes que sufren tentación, por tus sacerdotes que sufren soledad y desolación, por tus jóvenes sacerdotes, por tus sacerdotes ancianos, por tus sacerdotes enfermos, por tus sacerdotes agonizantes por los que padecen en el purgatorio. Pero sobre todo, te encomiendo a los sacerdotes que me son más queridos, al sacerdote que me bautizó, al que me absolvió de mis pecados, a los sacerdotes a cuyas Misas he asistido y que me dieron tu Cuerpo y Sangre en la Sagrada Comunión, a los sacerdotes que me enseñaron e instruyeron, me alentaron y aconsejaron, a todos los sacerdotes a quienes me liga una deuda de gratitud, especialmente a… (Nombrar a tus Sacerdotes conocidos)

    ¡Oh Jesús, guárdalos a todos junto a tu Corazón y concédeles abundantes bendiciones en el tiempo y en la eternidad! Amén


    Adaptación realizada por PildorasdeFe.net del artículo publicado en Corazones.org del Padre Jordi Rivero, con aportes de Frank Morera, Apologista Ewtn.com, Apologética Siloe